El miedo también se transfiere de la madre al hijo

Adrianazul · 23 febrero, 2017

Cuando tu hijo se está formando en tu vientre, tú eres su mundo. Se alimenta de ti. Y su alimento no sólo se basa en lo que toma a través del cordón umbilical, que desde luego lo nutre, sino que también se alimenta de tus sueños, tus esperanzas, tus alegrías, pero además se llena de tu estrés, de tu inconformidad, de tus frustraciones y de tus miedos. Una madre es el universo de un niño, lo es todo. Y de ella conoce hasta la sensación del miedo.

Todos conceptualizamos al miedo como una emoción poco agradable, angustiante y hasta paralizadora. Sin embargo, el miedo no es malo en sí mismo, la especie humana lo necesita y este la ha salvado de la muerte en muchas ocasiones. Aunque parezca contradictorio, el miedo es tan beneficioso como limitador y ha sido el responsable de guerras e incultura así como también ha inspirado a cientos de artistas y ha colaborado en nuestra supervivencia.

No obstante, son pocas las ocasiones en las que una persona realmente salva su vida gracias a la energía que le imprime ser presa del pánico. En estos días los miedos que todos padecemos son esencialmente ilusorios y limitantes, sobre todo si estás encinta. En ese momento, la desagradable sensación que produce el miedo puede atravesar el cuerpo, la mente y el alma de cualquier mujer embarazada y tocar a su bebé, el más amado huésped de su vientre.

26de22a54b9cd694046cf79f5c8eea14

El miedo, como todas las demás emociones que experimenta la madre las siente el bebé en carne propia. Y aunque es natural que sientas algunos miedos, también es necesario que sepas que no hay nada en este mundo que no se pueda resolver y que es posible transcender los problemas y miedos.

Tu bebé puede sentir tu miedo

Hay investigaciones que demuestran que los bebés pueden aprender la expresión maternal del miedo muy temprano en la vida, incluso antes de que puedan tener sus propias experiencias, adquieren las de sus madres. Y lo peor de todo es que esta importa que se queda tallada en su mente, en su cuerpo y su alma es de larga duración. La experiencia del miedo no se borra fácilmente, a diferencia de otro tipo de lecciones o aprendizajes que suelen desaparecer rápidamente si no se repiten.

Pero, en cambio si lo que se experimenta es un miedo intenso o un trauma, este queda fijado con mayor intensidad en la memoria del bebé o de cualquier persona que lo sienta. Este hecho se circunscribe a la lógica evolutiva, y es que en la mente se queda grabado con más fuerza lo que daña que aquello que da placer, y no es que seamos masoquistas, al contrario es que aprendemos a no hacernos daño mediante el dolor y nos adaptamos o lo evadimos para no repetir la experiencia. Es tan desagradable que no quieres vivirla otra vez.

embarazada-se-mira-tripa-p

Puede sonar algo exagerado, pero basta quemarse una sola vez con fuego para no volver a colocar sin cuidado alguna parte del cuerpo sobre una llama. Si alguien se olvidara inconscientemente de esto se podría quemar todos los días de su vida.

Uno de los hallazgos más importantes que han hecho los científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Michigan y de la Universidad de Nueva York, en Estados Unidos,  demuestra que desde el vientre el bebé puede sentir y aprender la expresión maternal del miedo.

Y no solo eso, sino que hay una correlación entre las madres que padecen algún tipo de fobia, que se encuentran traumatizadas o que padecen de trastornos de ansiedad o depresión y sus hijos, quienes terminan padeciendo los mismos síntomas.