Ideas para un desayuno nutritivo para niños

Agetna · 16 octubre, 2017

Un desayuno nutritivo es el que brinda las energías necesarias para tener una jornada plena de aprendizaje e interés en el estudio. En la escuela, donde todos los sentidos, el ánimo y la dedicación deben estar a 100 % de capacidad, solo una alimentación matutina adecuada podrá garantizar todo eso.

El desayuno ideal durante la infancia

El desayuno ideal durante la infancia, y quizás en cualquier momento de la vida, es aquel que contiene los grupos esenciales de alimentos; esos que incorporan al organismo carbohidratos, vitaminas, calorías, proteínas, minerales y grasas.  

Para preparar un desayuno nutritivo a tu hijo y lograr todo ello puedes variar entre las siguientes propuestas:

  • Una loncha de jamón, pan con mantequilla de maní y un zumo de frutas.
  • Un vaso de leche con cereales endulzado con azúcar moreno o miel de abejas junto con un tazón extra lleno de macedonia de frutas.
  • Una manzana, pan tostado con queso de untar y un vaso de leche fría con mermelada.
  • Un huevo revuelto con jamón, queso y vegetales mixtos, galletas integrales y un zumo de frutas o un yogurt con frutas picadas.
  • Un plátano, pan tostado con miel o mermelada, un yogurt y un huevo cocido.

Además, podrás ir alternando determinados alimentos según los gustos de tu hijo, así los huevos cocidos y revueltos pueden ser fritos o en tortilla, la fruta se puede variar y el jamón puede ser sustituido por cualquier otro fiambre o embutido.

¿Cómo motivar a un niño que no quiere desayunar?

Si tu hijo es inapetente y le cuesta desayunar por las mañanas, sobre todo, los días de colegio, deberás prepararle un desayuno que lo motive. Es importante que no piense que el momento de sentarse a la mesa es una obligación, una exigencia, solo así tendrá ganas de hacerlo.

Para ello, te ofrecemos las siguientes sugerencias:

Inclúyelo en la elaboración de los alimentos

Proponle que se levante con un poco más de tiempo para que participe en la elaboración de su desayuno; que sea él mismo quien decida qué y de qué manera va a ingerir un alimento determinado. Así, si un día le apetece comer algo concreto, podrás dárselo sin ningún problema.

Disfrutando del yogur

Evita los desayunos rápidos

Un niño que no quiere desayunar necesita tiempo. La presión de llegar temprano a clase solo hará que pierda el apetito y se vaya sin probar bocado. Por eso, es bueno que se levante con tiempo y pueda desayunar a su ritmo. Una buena opción es que lo haga mientras vea sus dibujos favoritos en la televisión.

Combina los alimentos

Aunque tu hijo prefiera solo algunos alimentos, combínaselos; de esta manera, lo sorprenderás cada día con un desayuno diferente y, quizás, así puedas ir incluyendo progresivamente algunos comestibles nuevos.

Con un desayuno que varíe lo mantendrás motivado día tras día y con ganas de levantarse para ver qué toca esa mañana.

Sirve la mesa

La mesa bien servida invita a degustar todo lo que hay en ella; en cambio, los desayunos con un pie en la puerta de salida y los recipientes en la mano, no invitan a comer.

Cada mañana sirve la mesa de forma sugerente, coloca los alimentos de manera tal que sus colores se alternen, haz diseños dentro del plato… ingenia miles de maneras hasta que encuentres una que impulse a tu hijo a desayunar.

Haz que la familia comparta el desayuno

Por lo general, cuando se habla de compartir la mesa en familia se hace referencia a las comidas o a las cenas; pero si tu hijo se muestra reacio a ingerir alimentos por las mañanas, sería bueno que incluyeras también al desayuno dentro de la tradición familiar de reunirse todos juntos.

Hablar sobre los planes del día y los asuntos que competan a la familia, ver a los demás comer y recibir invitaciones a que pruebe uno y otro plato serán incentivos seguros para tu hijo.

El desayuno es de las comidas más importantes del día. Incúlcale a tu hijo el hábito de incorporar a su organismo un buen desayuno nutritivo antes de ir al colegio

Un desayuno nutritivo es el que incorpora todo tipo de alimentos.

La pizza: desayuno nutritivo para niños

Aunque no todas las madres consideren que la pizza sea un buen desayuno para los niños ya que se sale de la comida tradicional que se ingiere en las mañanas, hay que saber que la clave está en los ingredientes que incorporemos.

La receta que te sugerimos a continuación es otro ejemplo de un desayuno nutritivo y fácil de elaborar:

Ingredientes

  • Masa de pizza
  • Salsa Vitanova (puré de tomate condimentado)
  • Queso triturado (blanco, amarillo… el que le guste más a tu hijo)
  • Tomate troceado (los fragmentos deben ser lo más pequeños posibles, por lo que conviene pasarlo por la trituradora de vegetales. Antes de echar la fruta a la pizza deja que escurra el agua)
  • Encurtido de col troceada
  • Yema de huevo cocida
  • Chorizo triturado

Modo de elaboración

Para hacer esta pizza, lo primero que tienes que hacer es bañar con vitanova toda la superficie de la masa. Después aplasta la yema del huevo en un recipiente aparte y luego espárcela por encima de la vitanova. A continuación, añade el queso, la col y el chorizo. Lleva la masa al horno y cuando esté lista sirve la pizza acompañada de un zumo de frutas. A tu hijo le encantará.