Etapas del gateo en el bebé

El desarrollo del bebé se produce de forma secuencial, lo que significa que una habilidad aprendida ayudará a que surja otra. Primero comienza con funciones simples y a medida que va adquiriendo aprendizaje, inicia con habilidades más complejas. Por ejemplo, antes de comenzar a caminar, el bebé pasará por las etapas del gateo. Esto lo ayudará a moverse de un lado a otro y a prepararse para comenzar a utilizar sus piernas.

Las partes del sistema nervioso actúan de forma coordinada. Cada área interactúa con otras para que todas las habilidades del bebé evolucionen correctamente. El desarrollo es lineal, de arriba abajo, como indica la ley de desarrollo céfalo-caudal, es decir, desde la cabeza hasta los pies. Por otro lado, la ley de desarrollo próximo-distal advierte que se inicia desde el centro del cuerpo hacia afuera.

Cómo comienzan las etapas del gateo

El bebé comenzará con las etapas del gateo aproximadamente hacia el final del primer año, en torno a los 9 meses. Sin embargo, tenemos que destacar que cada niño sigue su proceso de desarrollo y que la etapa del gateo no se produce en todos los niños, esto es, algunos bebés aprenden a caminar directamente sin necesidad de gatear.

El desarrollo del movimiento se divide en motor grueso y en motor fino. El área motor gruesa es la que se encarga del control postural, locomoción y coordinación corporal. Por su parte, el área motora fina se relaciona con la coordinación óculo-manual, grafomotricidad etc.

No todos los niños aprenden a gatear.

Una vez que el niño logra mantener la cabeza recta y sostenerse sobre sus brazos, puede aprender a darse vuelta. Esto le ayudará a comenzar a desarrollar las siguientes habilidades. Los desplazamientos de las etapas del gateo y el caminar requieren de movimientos de rotación, que sean independientes entre los hombros y la cadera y que, además, estén sincronizados. Los factores que intervienen en el desarrollo de la etapa del gateo son:

  • El balanceo.
  • La coordinación.
  • La dimensión corporal.
  • La fuerza desarrollada en los miembros.

Pautas para proporcionar el gateo

Gracias a la etapa del gateo, el bebé puede desarrollar el tacto, la visión, el habla, la manualidad, la orientación, la percepción, el equilibrio y los distintos tipos de movimientos. Existen algunas pautas para ayudar a tu hijo a gatear; si notas que se sienta sin ayuda y está listo para ponerse en dicha posición, puedes comenzar a ponerlas en práctica:

  1. Cuando el bebé ya comienza a desplazarse con las manos, puedes colocarte detrás de él y dirigir sus piernas para que realice el movimiento sincrónico con las manos e inicie el reptado. Lo más importante es que el niño quiera desplazarse y utilice cualquier parte de su cuerpo para comenzar a hacerlo.
  2. En el momento en que el bebé esté sentado, es importante ayudarlo para que apoye las manos hacia adelante. En ese momento debes doblarle las rodillas y dirigir sus pies hacia atrás, con un ligero empujoncito, de esta forma quedará apoyado en posición de gateo.
  3. Una vez que el niño ya se encuentre en posición de gateo, irá aprendiendo poco a poco a pasar de la posición de sentado a la de gateo y descubrirá que puede balancearse de adelante hacia atrás él solo cuando se encuentre en dicha posición.
  4. Tras este proceso, comenzará a ver que si hace presión contra el suelo con sus rodillas, dará un pequeño impulso, justo el que necesitará para comenzar a gatear. Finalmente comenzará a pasar de sentado a posición de gateo. Lo ideal es perfeccionar su técnica y que logre gatear correctamente hacia los 12 meses.

Ventajas del gateo en el desarrollo del bebé

La actividad motora del niño está relacionada al desarrollo de su inteligencia. Por ejemplo, en el caso de la escritura, el niño debe desarrollar correctamente la motricidad fina y tener una regulación tónico-postural correcta. Así, también el gateo proporciona algunos beneficios importantes a nivel de aprendizaje, entre los que destacan:

  • El patrón cruzado de movimiento es la función neurológica que hace posible el desplazamiento corporal. Consiste en mover el brazo derecho y pie del lado contrario, y realizar lo mismo con el otro brazo y el otro pie. Cuando los bebés gatean tonifican sus músculos, lo que les permitirá tonificar a la vez su columna y les ayudará a mantenerse erguidos cuando se pongan de pie.
  • El gateo ayudará al bebé a ejercitar y perfeccionar la visión. Aprende a enfocar ambos ojos a una distancia de 30-40 cm.
  • Se desarrolla el sistema vestibular, que es el encargado de regular el equilibrio.
Jugar al aire libre hará a tu hijo amar la naturaleza.

  • El gateo estimula la tactilidad de las palmas de la mano.
  • En las etapas del gateo se madura la coordinación óculo-manual.
  • Conecta los hemisferios cerebrales creando rutas de información para la maduración de las funciones cognitivas.
  • Ayuda a establecer la lateralización del cerebro en torno a los 5-6 años de edad.
  • Los niños desarrollan su capacidad de comunicación al explorar e interactuar con su mundo.

Aprender a gatear es muy importante para los bebés y genera muchos beneficios en su aprendizaje. Intenta estimular el gateo con estos tips para que tu hijo pueda aprender de la manera más rápida posible.

Categorías: Bebés Etiquetas:
Te puede gustar