¿Cómo evitar la violencia en adolescentes?

Mervis Romero · 8 agosto, 2018
En los sucesos asociados a la violencia, no es extraño ver adolescentes involucrados, ya sea como víctimas o como agresores. Es dentro del entorno familiar, social o escolar donde se condiciona el comportamiento de los jóvenes. Por ello, reconocer los factores de riesgo pueden ayudarte a evitar este problema.

Es en la adolescencia cuando se ponen de relieve los peligros que encierra la conducta violenta de los jóvenes. Por tal razón, es importante que, como madre, pongas en práctica estrategias para evitar la violencia en adolescentes.

Tener una conducta violenta es perjudicial en cualquier etapa de la vida. Sin embargo, en la adolescencia es particularmente complicado, puesto que en esta fase los jóvenes están empezando a formar su carácter y aún no son totalmente conscientes de los peligros a los que pueden estar expuestos.

Causas de la violencia en la adolescencia

Los factores de riesgo que pueden contribuir a la violencia juvenil, y que posiblemente están fuera de tu control, pueden ser:

Dentro de la familia

A muy corta edad, los chicos pueden verse expuestos a observar la conducta violenta de sus padres, a ser víctimas de castigos severos y a sentir el rechazo o la falta de afecto de los padres. Asimismo, la descomposición familiar también puede desembocar en este tipo de inconvenientes.

Contexto escolar

Entre las causas que estimulan la violencia en la escuela, se pueden destacar:

  • Ser víctima de bullying por parte de compañeros de clase.
  • Ausentarse mucho de clase.
  • Manifestar conducta agresiva o, por el contrario, ser muy introvertido.
  • Tener problemas de aprendizaje y malas calificaciones.

¿Cómo es un joven violento?

Puede decirse que un adolescente tiene una conducta violenta si cumple estas condiciones:

  • Persiste en el acoso o busca provocar a los chicos de su edad o quizás menores que él.
  • Ya ha participado en alguna acción delictiva, por la que ha sido arrestado antes de cumplir los 14 años.
  • Ingiere bebidas alcohólicas o consume drogas.
  • Ha tenido que recibir ayuda profesional por problemas emocionales o mentales.
Los adolescentes pueden sentirse incomprendidos y aislados.

Consecuencias de la violencia en los jóvenes

Las consecuencias más evidentes de los jóvenes que han sido víctimas de violencia juvenil, generalmente se reflejan a nivel psicológico.

Desequilibrio psicológico. Se aíslan socialmente, presentan depresión, pensamientos de suicidio, trastornos de ansiedad.

Otras consecuencias son: bajo rendimiento escolar, deterioro del entorno familiar, muerte prematura, promiscuidad sexual y ausencia de valores morales.

Estrategias para evitar la violencia en adolescentes

Evitar la violencia en adolescentes es especialmente difícil, ya que es en esta etapa cuando los jóvenes tratan de llevar a cabo un desapego hacia los padres. A pesar de esto, hay estrategias que puedes usar para prevenir la violencia juvenil:

Vigílalo

Observa si tu hijo tiene una conducta violenta desde niño, en especial desde los 10 años. Si es el caso, toma las medidas pertinentes para desalentar el desarrollo de esta personalidad.

“En esta fase, los jóvenes están empezando a formar su carácter y aún no son totalmente conscientes de los peligros a los que pueden estar expuestos”

Demuéstrale amor

Esto hará que se sienta querido y seguro. En esas circunstancias, es menos probable que se muestre con una actitud violenta.

Involúcrate emocionalmente con el adolescente

Para ayudarlo en su desarrollo, es importante que no solo le expliques lo que ha hecho mal, sino también cómo puede ponerse en el lugar de la otra persona. Trabajar en la empatía contribuirá a disminuir la conducta violenta hacia los demás.

Supervísalo

Tanto la salud como la seguridad del adolescente son tu responsabilidad. Por tal motivo, es necesario que sepas con quién se relaciona y qué hacen juntos.

Esto te dará la tranquilidad de saber qué hace el chico fuera de casa. Por supuesto, debes respetar su intimidad e independencia; no te conviertas en su sombra, pues lo alejarás de ti.

Establece reglas claras

Los niños necesitan tener normas que seguir, pero en la adolescencia estas pueden negociarse entre madre e hijo. Para evitar la violencia en adolescentes, es elemental tener disciplina para el normal desarrollo del joven.

Practica actividades diferentes

Puedes mantener a un adolescente alejado de la violencia practicando algún deporte de equipo. En esta clase de deportes, liberará tensiones y aprenderá a cumplir las reglas. Además, se verá forzado a adaptarse y ser parte de un grupo de iguales.

Otra alternativa para evitar la violencia en adolescentes sería motivarlo a hacer trabajo comunitario. Existen asociaciones que están dispuestas a recibir adolescentes que deseen ayudar. Esto le enseñará a trabajar en equipo y cumplir reglas que pueden servirle a lo largo de su vida.

Cero bullying

Si el chico es víctima de bullying, toma acción y comunícaselo a sus profesores; involúcrate en su educación. Además, debes garantizar que ese problema no se repita.

Si es algo que lleva tiempo sucediendo, puedes considerar cambiar al chico de escuela. De este modo, podrá establecer una nueva reputación sin ser etiquetado.

Prevenir el consumo de alcohol y drogas es vital para evitar la violencia en adolescentes.

Prohibidas las drogas y el alcohol

Es importante que vigiles que tu hijo no esté consumiendo drogas de ningún tipo o alcohol. Estos malos hábitos pueden llevarlo a no ser consciente de sus actos en muchas situaciones, por lo que es probable que las reacciones violentas aparezcan con mayor frecuencia.

Madre, es tu responsabilidad el desarrollo de ese joven en el que tu hijo se ha convertido. Por lo tanto, debes advertir cualquier señal que ponga en riesgo su bienestar y el de quienes le rodean.