¿Es posible el aprendizaje por ósmosis?

27 Enero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la pedagoga María Matilde
Conoceremos en este artículo cómo y por qué es posible aprender por ósmosis.

Existen muchísimas formas de aprender, tanto dentro como fuera de la escuela. Toda forma de aprendizaje es válida en función de los objetivos educativos que se pretenden alcanzar y considerando el nivel educativo, las características y las necesidades de quien aprende. Sin embargo, existen formas de aprendizaje tal vez menos conocidas, pero no por ello menos efectivas y necesarias. Nos referimos al aprendizaje por ósmosis, el aprendizaje que se produce de forma natural y compartiendo con los demás.

¿Se puede aprender por ósmosis?

Muchos de vosotros habéis oído hablar, con sentido irónico y como si ello no fuera posible, del aprendizaje por ósmosis. Pues bien, este sí es posible. Ósmosis significa la difusión que tiene lugar entre dos líquidos o gases capaces de mezclarse a través de una membrana semipermeable. O, dicho de otro modo, la influencia recíproca entre dos elementos que están en contacto. Con lo cual, un aprendizaje por ósmosis sería un aprendizaje basado en la influencia recíproca entre dos individuos.

Así, el aprendizaje por ósmosis es una forma de aprendizaje basada en la observación y en la imitación de las conductas y las habilidades de otras personas, y que se produce de forma natural, en diversos contextos, cotidianos y escolares, y no siempre de forma consciente.

Niños en clase con una tablet estudiando cómo funciona el aprendizaje por ósmosis.

Aprendizaje por ósmosis: aprender del entorno y de los demás

Si el aprendizaje por ósmosis se basa en el contacto con los demás, se trata, entonces, de un aprendizaje cotidiano basado en la práctica y en la experiencia. Esto significa que se trata de un aprendizaje del entorno y de la forma en que las personas se comportan dentro de él. Entorno en el que aprendemos códigos y creencias, conductas y conocimientos, formas de relacionarnos y de hablar.

Entonces, dependiendo de las características del entorno aprendemos unas u otras cosas, ya que existen entornos más estimulantes y con personas interesantes u otros más hostiles. Y entornos en los que, incluso, sentimos que no encajamos. Pues bien, de todos estos entornos, incluso del más insignificante, tanto de forma consciente como inconsciente, siempre aprenderemos algo nuevo.

Por lo tanto, en un entorno concreto, aprendemos habilidades y conductas, y aumentamos nuestros conocimientos. Pero también, en ocasiones, desaprendemos, principalmente, creencias y actitudes. Es decir, en la diversidad de entornos y en el contacto con los demás aprendemos tanto cosas buenas como malas que nos ayudan a configurarnos como personas.

Principales características de un aprendizaje por ósmosis

Como principales características del aprendizaje por ósmosis destacamos:

  • Se produce en contextos muy diversos y mediante el contacto y el intercambio con los demás.
  • Se trata de un aprendizaje basado en la observación de los comportamientos de las otras personas (padres, educadores, amigos, personajes de la televisión o de las redes sociales).
  • Conduce a la imitación y a la repetición, o al rechazo, como forma de interiorización de nuevos conocimientos (valores, conductas, gestos, códigos, maneras de hablar).
  • Es un aprendizaje que se da de forma natural. Y, aunque también sea posible en contextos formales de educación, se produce de manera informal y no siempre de forma consciente.
    Alumnos en clase usando una metodología de aprendizaje basado en proyectos para saber más sobre el aprendizaje por ósmosis.

La importancia del entorno y la figura adulta en un aprendizaje por ósmosis

Al igual que cualquier otra forma de aprendizaje, un aprendizaje por ósmosis complementa y debe ser complementado por otros tipos de aprendizajes. Al tratarse de un aprendizaje estrechamente relacionado con el entorno, son importantes, entonces, entornos favorables para que se produzcan aprendizajes significativos.

Para lo cual, si nos referimos a la educación de niños y de adolescentes, la figura de los padres y de los educadores es fundamental para crear entornos favorables, además, porque son los adultos quienes  deben guiar, acompañar y orientar a los hijos y alumnos en la interpretación y reinterpretación de los entornos en los que se desarrollan.

Para finalizar…

Debemos decir que el aprendizaje por ósmosis es una forma de aprendizaje que es inevitable, que se da en cada situación y contexto, y en cada momento vivencial de las personas. Se trata de un aprendizaje cotidiano y constante, y que, si se produce en entornos positivos y estimulantes y con personas extraordinarias, puede ser transformador.

  • Díaz Vicario, A. y Gairín Sallán, J. (2014). Monográfico: Entornos escolares seguros y saludables. Algunas prácticas en centros escolares de Cataluña. Revista Iberoamericana de Educación, nº 66, pp. 189-206. Recuperado de https://rieoei.org/historico/documentos/rie66a12.pdf
  • Bower, G. H y Hilgard, E. R. (2007). Teorías del Aprendizaje. Editorial Trillas. México.