El valor de la disciplina en la alimentación

Cuando una persona es disciplinada, probablemente le resulte más fácil conseguir buenos resultados en lo que se propone. Por ello, hablaremos en este artículo sobre el valor de la disciplina para poder conseguir una alimentación saludable.

Escrito y verificado por la pedagoga María Matilde el 28 Enero, 2020.

Última actualización: 28 Enero, 2020

En casi todos los ámbitos de la vida, ser disciplinado ayuda a conseguir que las cosas salgan bien y se cumplan los objetivos. Al igual que cuando uno trabaja, estudia, construye algo, practica un deporte o hace dieta, la disciplina juega un papel fundamental. Insistiremos en este artículo en el valor educativo de la disciplina en la alimentación como una manera de interiorizar hábitos de constancia y de orden y poder, así, mantener una alimentación saludable y ayudar a conseguir una buena salud.

Disciplina y alimentación

La disciplina hace referencia a un conjunto de normas o reglas cuyo cumplimiento conducen  a cierto resultado. Es decir, hace referencia a un orden y a su mantenimiento como condición para conseguir algo. Con lo cual, podríamos intuir también que, para conseguir cierto orden, es necesaria una cierta anticipación o previsión.

Por lo tanto, la disciplina en la alimentación implica establecer un orden y un conjunto de normas a seguir para conseguir el objetivo de alimentarse correctamente. Aunque estos objetivos también pueden ser bajar de peso, consumir menos azúcar o menos alimentos procesados, o aumentar el consumo de frutas y verduras. Pero, en definitiva, de lo que se trata es de encontrar un equilibrio en los nutrientes que ingerimos a través de nuestras comidas y poder, así, mantener una buena nutrición.

Aprendiendo a comer y a alimentarnos correctamente

La disciplina en la alimentación tiene un componente educativo importante y debemos educar a los niños y los jóvenes en este valor. El mismo acto de alimentare requiere de un orden, de una regularidad, de una higiene y de ciertas conductas en tanto condiciones para una buena alimentación. Por lo tanto, la educación para una buena alimentación se debe orientar hacia la interiorización de hábitos y rutinas adecuadas en este sentido.

Por lo tanto, tanto en la escuela como en el hogar, los alumnos e hijos deben aprender desde tempranas edades a comer correctamente. Esto supone aprender qué alimentos consumir, de qué forma y a qué horas hacerlo, como forma de conseguir, así, estar sanos y evitar enfermedades.

Cómo conseguir una disciplina en la alimentación

Para poder conseguir que nuestros hijos y alumnos sean disciplinados en su alimentación, deben ir aprendiendo progresivamente lo siguiente:

  • La importancia de una rutina para comer. Lo cual implica horarios, sitios adecuados, formas correctas de sentarse y de manejar los cubiertos, y medidas de higiene.
  • Ir conociendo progresivamente tipos, características y beneficios de los alimentos. Para saber comer equilibradamente, integrando en las comidas porcentajes correctos de proteínas, carbohidratos y grasas saludables, y descartando o minimizando la ingesta de comida chatarra o basura (bollería industrial y alimentos muy procesados o con altos porcentajes de azúcares).
  • Comprender la relación entre alimentación saludable y desarrollo personal. El aprendizaje de una disciplina con la comida permite que los niños y jóvenes comprendan el beneficio de una buena alimentación como apoyo para conseguir logros a nivel físico, intelectual y emocional.
  • Aprender sobre la importancia de ayudar en el hogar y a los padres con la compra del supermercado o mercado. Sobre la base de la necesidad de una buena organización y previsión  de alimentos como forma de conseguir una alimentación beneficiosa.
Te podría interesar...
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
5 libros para cultivar el valor de la amistad

El valor de la amistad hará a los más pequeños comprenderlo mejor a través de la lectura y de libros para cultivar el valor de la amistad.




Licenciada en Ciencias de la Educación por la Universidad Nacional de Córdoba (Argentina, 2003) y en Pedagogía por la UNED (2012). Máster en Políticas y Prácticas de Innovación Educativa otorgado por la Universidad de Almería en el año 2013. Entrenadora Personal e Instructora de Fitness en la Escuela Nacional de Entrenadores Centro Bio-Natura en Sevilla (2011). Tiene siete años de experiencia como entrenadora personal. Y más de 10 años de experiencia dedicada a la enseñanza tanto en ámbitos públicos como privados. Ha realizado cursos relacionados con la educación, de los que se destacan: “Programación Didáctica”, “Inclusión y Aplicación de las Tecnologías en los Centros Educativos”, “Atención a la Diversidad” impartidos por la Universidad Rey Juan Carlos e “Igualdad de Oportunidades” impartido por el Instituto de la Mujer. En la actualidad trabaja como formadora, entrenadora personal y redactora de textos académicos y en medios digitales.