Conectar con la naturaleza para conectar con la familia

Mariajose 4 diciembre, 2016

Es posible que recuerdes tu infancia cuando tus padres te permitían jugar libremente en la puerta de casa o en los parques con tus amigos. Hoy en día, los padres tienen más miedo a causa de la información que tenemos y de todo lo malo que sucede alrededor del mundo. El miedo se apodera y se protege más a los niños, pero esta protección no debe condicionarnos, es posible conectar con la naturaleza para conectar con la familia.

Las personas somos naturaleza y gracias a ella existimos. Nuestros padres disfrutaban del tiempo en el porche, hablando con otros familiares o con los vecinos.

Estoy segura que los niños de las nuevas generaciones es la que menos contacto tiene con la naturaleza de toda la historia. Incluso, sería buena idea hablar de trastornos por déficit de naturaleza… ¡la naturaleza es necesaria para nuestra salud mental!

Si creciste en contacto con la naturaleza, trepando a los árboles, persiguiendo insectos y construyendo presas a contracorriente en los ríos, entonces estarás de acuerdo conmigo que todos los niños merecen ese tipo de experiencias y que además, son necesarias para su buen desarrollo.

equilibrio entre familia y trabajo

El contacto con la naturaleza

El contacto con la naturaleza familiar nos ayuda a acercarnos más a nosotros mismos, nos permite disfrutar de nuestro planeta y de las personas que más queremos. Hoy en día, parece que no tenemos tiempo para ir al campo, si enviamos a nuestros hijos a jugar a la puerta de la casa es peligroso con tanto coche, en ocasiones no hay otros niños para poder jugar por los mismos motivos, un adulto debe estar vigilándoles para asegurarse de que están a salvo… pero los adultos tenemos demasiados quehaceres.

Por estos motivos son muchos los niños los que pasan la mayor parte de su tiempo dentro del hogar, por eso los niños a medida que crecen prefieren estar en casa con el ordenador o las tablets que salir a la naturaleza y disfrutar realmente de la vida.

Pero los niños necesitan aire fresco y hacer ejercicio, y los padres también. Si las familias encuentran la forma de estar al aire libre juntos nutrirán sus cuerpos, sus mentes y conectarán con la vida, la naturaleza y con ellos mismos. Existen numerosos estudios que demuestran cómo la naturaleza es beneficioso no solo para los niños, sino también para la familia en conjunto.

Beneficios de mantener contacto con la naturaleza

Se hará un tiempo para la familia

Estar en contacto con la naturaleza aporta muchos beneficios tanto a los niños como a las familias enteras, algunos de estos beneficios son:

  • Tranquilidad. La tranquilidad se notará en casa y habrán menos tensiones y ansiedad. El contacto con la naturaleza reduce la necesidad de que los niños quieran moverse y los adultos controlarlos, el aire fresco aporta calma a los niños y a los adultos en todos los sentidos.
  • Felicidad. Son muchos los estudios que demuestran que el sol, el aire fresco y la actividad física mejora el estado de ánimo del núcleo familiar y fomenta la felicidad en todos sus integrantes, además reduce las tendencias a la depresión tanto en adultos como en niños.
  • Menos propensión al sobrepeso. Los pediatras recomiendan que los niños y los adultos tengan una hora de juego físico activo cada día para luchar contra la obesidad y la diabetes, algo que en los niños es aún más importante.
  • Mejor visión. Los niños que juegan al aire libre tendrán una mejor visión y una menor necesidad de llevar gafas. Nada tiene que ver con no mirar tanto las pantallas, resulta que la vitamina D y la exposición a la luz natural es importante para que el ojo tenga un buen desarrollo y esté sano.
  • Mejores estudios. Las investigaciones muestran que los niños que juegan al aire libre en realidad tienen más capacidad de atención, más tolerancia a la frustración y les va mucho mejor en la escuela. Los niños incluso pueden obtener mejores resultados en los exámenes si primero se les permite jugar al aire libre. El oxígeno que entra hacia el cerebro es realmente importante para esto.
  • Creatividad. Los juegos en contacto con la naturaleza ayudará a que sean menos estructurados por lo que los niños podrán dejar crecer su imaginación y potenciar su creatividad casi sin que se den cuenta.

Pasar tiempo en familia en la naturaleza –senderismo, andar, ciclismo…- permite que la familia se sincronice y conecten emocionalmente. Esto podrá crear en los niños recuerdos maravillosos, es necesario para todos.  Jugar juntos en el jardín o en el parque, con el teléfono desconectado… es lo que realmente importa.

Te puede gustar