Caída del pelo en el embarazo, ¿cómo frenarla?

Adrianazul · 13 diciembre, 2015

Si estás embarazada y se te ha empezado a caer el pelo, seguramente te sientes nerviosa. Hay una enfermedad que se llama alopecia androgénica, y aunque se desconoce su causa, su efecto cesa después del embarazo.


Durante el embarazo se producen una serie de modificaciones vasculares, endócrinas, metabólicas e inmunológicas que te hacen especialmente susceptible a un grupo de cambios cutáneos, tanto fisiológicos como patológicos, explica la Sociedad Española de Pediatría y Obstetricia (SEGO).

Según la SEGO la alopecia androgénica, también conocida como calvicie androide, ocasionalmente se puede desarrollar en mujeres embarazadas, cuando existe historia familiar.

Los apuntes de la asociación aseguran que esta tiende a regresar en embarazos subsecuentes, pero que hay recuperación después de resuelto el embarazo.

Durante su efecto se observa pérdida difusa del pelo, con adelgazamiento progresivo. Y aunque su causa se desconoce, esta se resuelve sola, sin tratamiento.

43f6601c0fa805a91691e928da152ae5

Caída del pelo después del parto

Para algunos expertos resulta más llamativa la muda post-parto, porque es intensa, de cabello largo, generalizada y de larga evolución, pues se extiende durante semanas o incluso meses.

Suele aparecer a los 2-3 meses del parto, a veces antes, y no tiene porque repetir después de cada embarazo. Tampoco influye el sexo del recién nacido, apunta un documento de la SEGO.

Las mudas estacionales son más propias de las personas adultas y suelen autolimitarse en unos 2-3 meses.

Todas estas mudas deben considerarse fisiológicas, no requieren tratamiento, cesan por si mismas y no inducen a alopecia a menos que hubiera sufrimiento previo del folículo piloso. De ellas se aprovechan los vividores del cabello y la propaganda de los productos comerciales.

Otro doumento explica que la alopecia o “efluvio telógeno puerperal” se describe una caída brusca del pelo que comienza del 1 al 4 mes luego del parto, y se autolimita luego de 6 a 12 meses.

Una situación semejante puede ocurrir luego del estrés metabólico inducido por enfermedad grave o trauma emocional. Este cambio fisiológico no necesita tratamiento alguno pues es reversible.

Los expertos recomiendan aplicar el lavado normal y evitar el trauma local así como apoyo emocional.

La caída del pelo o alopecia dejó de ser exclusividad masculina, y hay estudios que se encargaron de demostrarlo. Más del 25% de las mujeres comienza a padecerla antes de la menopausia.
-Academia Americana de Dermatología-

shutterstock_252331183

Consejos para mantener tu pelo

Aunque los especialistas aseguran que los transtornos de caída del cabello no requieren de tratamiento porque se resuelven solos, no está de más saber qué nutrientes son defensores del cabello y te ayudan a mantenerlo sano.

Las dietas inapropiadas o los malos hábitos alimenticios pueden influir en la salud de tu cabello, el cual necesita de proteínas para creer.

Si le fatan proteínas, según la Asociación Americana de Dermatología, el cuerpo trata de ahorrarlas deteniendo el crecimiento del cabello. A los dos o tres meses, puede aparecer una caída masiva.

Según la nutricionista Viviana Viviant, nutricionista, todo esto se evita ingiriendo los siguientes nutrientes:

VITAMINAS A
• Función: favorece la cicatrización de los tejidos y ayuda a combatir infecciones.
• Fuentes: lácteos enteros, manteca, crema, hígado, yema de huevo, hortalizas y frutas de color verde, rojo, amarillo y anaranjado.
• Signos de carencia: falta de brillo y caída del cabello.

B2 (RIBOFLAVINA)
• Función: es útil en problemas de dermatitis y eczema.
• Fuentes: principalmente, la leche, el yogur y los quesos, pero, también, en germen de trigo, cereales integrales y levadura de cerveza en polvo.
• Signos de carencia: picazón y descamación del cuero cabelludo y caída del cabello.

B5 (ÁCIDO PANTOTÉNICO)
• Función: cumple un papel muy importante en el crecimiento del pelo.
• Fuentes: carnes, huevo, cereales integrales, legumbres, frutas secas, levadura de cerveza en polvo y germen de trigo.

MINERALES
ZINC
• Función: si se consume en conjunto con suficiente vitamina B6, puede resultar eficaz contra la caspa.
• Fuentes: carnes magras, mariscos, huevo, germen de trigo y legumbres.
• Signos de carencia: disminución del grosor y longitud del pelo que, a su vez, pierde brillo, se vuelve quebradizo y puede llegar a caerse.

HIERRO
• Fuentes: carnes, hígado, cereales integrales o fortificados, legumbres (soja, lentejas) y hortalizas de color verde oscuro (acelga, espinaca, bróccoli).
• Signos de carencia: fragilidad y debilidad del cabello.

AZUFRE
• Función: es necesario para la formación de colágeno e indispensable para la producción de queratina. Ayuda a disminuir la grasa en el pelo y la piel.

YODO
• Función: participa activamente en el crecimiento del cabello y las uñas. • Fuentes: pescados y frutos de mar.

MAGNESIO
• Función: se lo indica para el tratamiento de cabellos frágiles y de la calvicie prematura.
• Fuentes: frutas secas y semillas, cereales integrales, salvado, hortalizas de color verde intenso y legumbres.

PROTEÍNAS

• Función: se encargan de la formación, reparación y mantenimiento de todos los tejidos del cuerpo. La piel, el cabello y las uñas están constituidos por proteínas.

• Fuentes: las de mejor calidad, las encontramos en lácteos, carnes y huevo (en especial, en la clara).

COENZIMA-Q o ubiquinona Es una sustancia proteica con función “anti-age” que puede ser producida por nuestro cuerpo. Diversos estudios han revelado que niveles bajos pueden contribuir al envejecimiento en forma directa. Comparte propiedades antioxidantes con la vitamina E.