Babies: un documental sobre cuatro niños de culturas muy diferentes

Este artículo fue redactado y avalado por la educadora social Natalia Cobos Serrano
· 5 junio, 2019
Bayar, Mari, Ponijao y Hattie son cuatro bebés de diferentes partes del mundo, y son los protagonistas del documental Babies.

Babies, un documental dirigido por Thomas Balmès que sigue la vida de cuatro bebés de culturas muy diferentes: Ponijao, Hattie, Bayar y Mari. A través de Babies, los veremos nacer, jugar, relacionarse, llorar y, en definitiva, crecer en entornos y culturas muy distintas entre sí.

El documental nos hace viajar a cuatro puntos muy distintos del planeta. Por un lado, Opuwo, Namibia, donde vive Ponijao, un bebé de la etnia Himba. Por otro lado, Babies nos lleva cerca de Bayanchandmam, Mongolia, para conocer al siguiente bebé, Bayar. El siguiente destino es Tokyo, la ciudad en la que vive la bebé japonesa Mari. Y, por último, San Francisco, donde se encuentra la estadounidense Hattie.

Babies y cómo se vive el nacimiento en las diferentes culturas

La preparación del parto

De un modo u otro, la preparación para el parto, por muy diferente que sea, se realiza en todas las comunidades humanas. En las cuatro culturas que enseña Babies, las madres se preparan para dar a luz, como si de un ritual se tratase.

En Namibia, las madres se untan la barriga con el ungüento rojo a base de manteca de vaca tan característico de los poblados Himba. Este ungüento lo utilizan para el aseo diario y como protección contra el sol y los insectos. Por otro lado, la madre de Bayar asiste a unas clases antes de dar a luz.

Babies: un documental sobre cuatro niños de culturas muy diferentes
© Focus Features

Nacimiento

En el nacimiento vemos grandes diferencias entre las cuatro culturas. Por ejemplo, la primera escena de Hattie es en el hospital conectada a numerosos cables; mientras que Ponijao nace en una de las chozas de su poblado.

Por otro lado, tras el nacimiento del niño mongol, los padres realizan la vuelta a casa en moto, con la madre sentada detrás del padre llevando a Bayar en brazos.

Postparto

Ciertamente, el postparto es una etapa para vivirla junto a tu bebé, pero también en compañía de los demás. Por un lado, Babies, muestra cómo las madres de Hattie y Mari asisten a clases postparto con otras madres y sus bebés. Por su parte, Ponijao está constantemente junto a su madre y el resto de mujeres y niños Himba.

Por otro lado, Bayarjagal es el bebé que más veces aparece a solas, constantemente envuelto en mantas tumbado sobre una cama. Quizás, debido a la alta carga de trabajo de sus padres, Bayar tiene que permanecer mucho tiempo a solas, y estar envuelto es una forma de garantizar su seguridad.

Apoyo social a la madre y al recién nacido en Babies

La madre de Ponijao, el niño africano, es a la que vemos más acompañada, esencialmente de otras mujeres y niños. A las demás madres de las otras culturas las vemos asistiendo a comidas familiares, especialmente.

Por otro lado, vemos cómo Hattie y su madre, por su parte, asisten a clases, mientras que Mari y su madre asisten a reuniones en casas de amigos y familiares, disfrutando de la maternidad junto a otras madres y bebés.

Presencia y ausencia de los padres en Babies

Este es uno de los aspectos en los que se aprecian más diferencias de una cultura a otra. Por una parte, el padre de Ponijao no aparece en ninguna de las escenas de todo el documental, mientras que, por otro lado, el padre de Hattie, aparece casi tanto como la madre e, incluso, aparece implicándose de forma activa en su crianza (asiste junto a Hattie a clases de estimulación psicomotriz).

En la familia de Mongolia, el padre aparece en algunas escenas, pero solamente en las reuniones familiares, nunca a solas con el bebé. Por su parte, el padre de la niña japonesa Mari, sí que aparece cuidándola en el hogar.

Exploración y libertad de movimiento en Babies

Ponijao, el bebé africano, es el único que tiene plena libertad de movimiento a lo largo de todo el documental. El bebé mongol Bayar, por su parte, pasa de una restricción absoluta de movimiento a una libertad sin límites para explorar y moverse tras pasar los primeros meses de vida.

Hattie y Mari, en cambio, aparecen constantemente en sus cochecitos o en brazos de sus madres. Solamente, estando en el hogar, las dos niñas tienen alguna opción para moverse por sí solas. Aunque incluso el hogar parece no resultar tampoco seguro para Hattie, ya que aquí también tiene restringido el movimiento.

Babies: un documental sobre cuatro niños de culturas muy diferentes.
© Focus Features

Babies, la semejanza en lo diferente

Un momento especialmente conmovedor del documental es cuando aparecen de forma consecutiva escenas de los cuatro bebés gateando. Aunque lo hagan en entornos y paisajes muy diferentes, y por muy distintas que sean sus culturas, cuando gatean, las diferencias culturales parecen extinguirse, y permanece la universalidad del crecimiento de un bebé humano.

En la escena final del documental en la que aparece Bayar sosteniéndose en pie por sí solo por primera vez, se muestra que, aunque algunos tarden más o menos en hablar o andar, al fin y al cabo, todos logran conseguirlo.

Babies nos muestra que, aunque unos vivan en plena naturaleza y otros en grandes urbes, todos los bebés del documental ríen, lloran, pelean con sus hermanos, sienten curiosidad por su entorno y sonríen al ver el rostro de sus madres.

La diversidad cultural es fascinante y enriquecedora. Es un error juzgar, desde nuestros ojos y desde nuestro contexto, al resto de culturas. Babies, a través de algo tan puro como es la infancia, nos enseña que todas las culturas merecen su valor y respeto.

«Culturalmente sabemos cuál es la forma correcta de comer, pensar, escribir, hacer todo. Es crucial cambiar las perspectivas y darse cuenta de que hay muchas formas de hacer las cosas.»

-Thomas Balmès-

  • Chabat, A. y Balmès, T. (2010). Babies. Francia: StudioCanal