Cochecito del bebé: consejos y consideraciones

Francisco María García · 26 octubre, 2017

El cochecito del bebé es uno de los elementos básicos de los que debes disponer cuando tengas un bebé. Sin embargo, saber elegir el adecuado no siempre es sencillo. Son muchos los modelos y opciones que ofrece el mercado. Por eso, es normal que no sepas por dónde empezar a mirar. A continuación, te presentamos una serie de consejos para que tu compra se adecue a todo lo que tu bebé necesita.

Ante todo: estética y practicidad

No siempre la estética, es decir, nuestros gustos, va de la mano con aquello que es práctico o manejable. Así, es fundamental que tengas en cuenta ciertos aspectos a la hora de elegir el cochecito de tu hijo. Por ejemplo, que entre en el maletero de tu coche o en el ascensor. No obstante, eso no significa que no puedas elegir el cochecito que más te guste: son muchas las opciones, así que seguro que encontrarás aquella que conjugue ambos requisitos.

Características del cochecito del bebé:

Lo primero de todo es que te cerciores de que tu hijo viajará en el cochecito seguro. El cinturón del mismo deberá contar con anclajes sencillos y rápidos a la hora de abrirlos. Además, deberá contar con una barra de seguridad que ofrezca garantías suficientes.

También deberá ser ligero. Esto es, una vez plegado, debería poderse llevar con una sola mano. Además, es importante que sea manejable, esto es, que ruede y gire bien para que lo puedas llevar con mayor comodidad. De hecho, existen algunos tipos de ruedas con la capacidad de adaptarse a diferentes terrenos y tipos de suelos. Estas son las más adecuadas para los viajes.

El carrito del bebé debe ser manejable y ajustable.

En cuanto a las medidas o dimensiones, deberás comprobar que se adapte a tus necesidades. Si tienes una vivienda reducida, lo mejor será que el carrito no ocupe demasiado espacio. También es primordial que compruebes que sea ajustable a diferentes alturas. No es lo mismo llevar el carrito con deportivas que con tacones. Si el cochecito puede regular su altura te evitarás muchos problemas de espalda.

Con respecto a los complementos, muchos modelos grandes tienen incorporado un espacio para todo tipo de accesorios: bolsos, mochilas, sombrilla y, por supuesto, una capota para la lluvia. Por último, asegúrate de que la silla puede reclinarse y la tapicería se puede desenfundar, además de que sea lavable, transpirable y acolchada.

Análisis de modelos: los maxi-cosi

Los modelos llamados maxi-cosi, que se integran sobre un sencillo chasis, son una opción más funcional que los denominados capazo. En la actualidad hay carritos para niños maxi-cosi que aseguran un confort para el bebé y una correcta postura.

El modelo maxi-cosi ofrece más comodidad que el capazo. Además, no es tan aparatoso, ofrece la posibilidad de que se coloquen en él accesorios y suele ser también una opción más barata. Estos cochecitos para niños suelen tener tres piezas junto al chasis, formado por las patas y las ruedas. Estas tres partes son:

  • La silla de paseo, que se usa a partir de los 6 meses, cuando ya el pequeño puede sujetar por sí mismo su cabeza.
  • El capazo o cuco, donde los bebés con muy poco tiempo de vida van tumbados, como si de una cama se tratara.
  • El maxi-cosi propiamente dicho, esto es, el centro del cochecito. Aunque es el nombre de una marca, el nombre deriva de esta pieza.
El cochecito del bebé debe ser reclinable.

Aspectos culturales para llevar al recién nacido

La manera en que transportamos a los bebés recién nacidos tiene un matiz cultural. En España, la mayor parte de los niños van en un capazo, sobre todo si son pequeños. Además, muchos profesionales aconsejan esta opción. Esto se debe a que se suele defender la teoría de que la espalda de los pequeños tiene que estar continuamente en horizontal.

Sin embargo, el cochecito del bebé estándar no existe. Lo que puede ser adecuado para unos niños, no lo es para otros. Por ello, hay que tener en cuenta las necesidades y peculiaridades de cada uno. En cualquier caso, hay algunas características que cualquier cochecito del bebé debería tener:

  • Que sea pequeño, cómodo y transportable.
  • Que su peso no sea elevado. A ello habría que sumar el peso del niño, por lo que el conjunto podría ser muy pesado.
  • Si se trata de padres que les gusta viajar, el cochecito del bebé tiene que ser todoterreno. Así se podrá adaptar a cualquier tipo de suelo

La cuestión de que tenga capazo o no dependerá de los gustos de los padres. Normalmente, si ese trata de un recién nacido, el cochecito suele llevarlo. En caso de que apuestes por uno de ellos, es recomendable que el capazo sea sencillo, ligero y, si puede ser, plegable. Así lo podrás guardar en casa cuando tu hijo crezca y solo quieras usar el cochecito. Además, existen algunos modelos homologados para viajar en coche.