¿Cómo ayudar al bebé a adaptarse a la guardería?

El cambio de casa a la guardería no es fácil para los bebés. Por eso, queremos acercarte algunos consejos para que puedas ayudar a tu niño a transitarlo mejor.
¿Cómo ayudar al bebé a adaptarse a la guardería?
María José Roldán

Escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán el 02 noviembre, 2021.

Última actualización: 02 noviembre, 2021

Los cambios nunca son fáciles para nadie y para un bebé que no entiende lo que ocurre a su alrededor esto puede ser aún más complicado.

Entonces, resulta fundamental que como padre o madre puedas ayudar a tu pequeño a adaptarse a la guardería de la mejor manera posible. Ten paciencia, pues salir de la zona de confort implica un enorme esfuerzo para todos.

Consejos para que tu bebé se adapte mejor a la guardería

Cuando nos enfrentamos a nuevos desafíos el miedo y la ansiedad son dos sentimientos inevitables. Como adultos podemos gestionarlos y a fin de cuentas, logramos afrontar el cambio. Pero los bebés no cuentan con las herramientas necesarias para elaborar emociones tan intensas.

Por otro lado, a los pocos meses de vida los pequeños tienen con un conocimiento del mundo bastante limitado. De esta forma, el cambio de casa a la guardería puede ser su primera gran experiencia de vida y es totalmente natural que se quieran resistir a ella.

Muchos niños experimentan esta transición con gran angustia, pues sienten que sus padres les están abandonando y que nunca más volverán. Este malestar se exterioriza a través de crisis de llanto recurrentes, vómitos, pérdida del apetito e incluso, problemas para dormir. No obstante, son cuestiones transitorias que merman en la medida que el pequeño se acostumbra a la nueva realidad y comprueba que sus padres siempre regresan.

A continuación, vamos a darte algunos consejos para que ayudes a tu hijo a vivenciar esta etapa de la mejor manera posible. ¡Toma nota!

1. Ante todo, entiéndele

nina pequena llora con angustia mira a sus padres

Aunque tú seas el adulto y lo veas todo tan fácil, para tu bebé esto no es así. Debes hacer un esfuerzo por comprender sus emociones intensas e intentar ponerte en su piel. Imagínate que no te puedes valer por ti mismo y que tus cuidadores te dejan al cargo de un extraño, en un sitio nuevo y lleno de otros extraños.

Como ves, la angustia de tu hijo está más que justificada y por ende, es necesario que lo apoyes y acompañes en todo momento.

2. Anticípale en casa

El período de adaptación a la guardería debe comenzar en casa. Por ejemplo, un día puedes ir a la escuela de niños para que tu bebé vea las instalaciones, conozca a las personas que estarán con él y sepa que después de un rato ambos regresan a casa juntos y tranquilos.

También puedes proponerle algunos juegos o leerle cuentos que le permitan entender lo que va a experimentar. De esa forma, lo ayudar a empezar a tramitar las emociones.

3. Haz el cambio de forma progresiva

Una buena adaptación a la guardería es aquella que respeta los tiempos de cada pequeño. Por eso, lo mejor es hacer cambios de manera progresiva: el primer día llévale solo media hora, al día siguiente una hora, luego hora y media y así. Aumenta el tiempo de a poco para que se adapte sin contratiempos.

Quizá el centro infantil te aconseje un tipo de adaptación diferente, pero según las características de tu pequeño podréis llegar a un acuerdo para que el plan se adapte mejor a él.

4. Mantén una actitud positiva

Es importante que no montes un drama porque tu hijo comienza la guardería. Mantener una actitud positiva es la mejor manera de animar a tu pequeño y ayudarlo a reducir el estrés o el miedo.

Tu ansiedad puede causarle mucha angustia al niño, así que trata de mantener una actitud serena y motivadora todo el tiempo.

5. Permítele llevar un objeto de apego

Un objeto de apego puede ser un buen aliado durante los primeros días de adaptación. Elije su favorito: un peluche, una mantita, un biberón o cualquier elemento que le proporcione seguridad y que le transmita la confianza y el calor de su hogar.

6. Acompáñale

Es importante que tu hijo se sienta acompañado todo el tiempo, para que borre de su mente la idea de que jamás regresarás.

Por eso, acompáñale hasta la puerta y recógele siempre de manera puntual, ya que tu retraso puede generarle mucha angustia.

7. Despídete siempre pero no lo prolongues

abrazo gesto despedida amor madre hijos

Te tienes que despedir de tu niño siempre y no desaparecer como por arte de magia. Sino, no le permites elaborar correctamente la situación.

Además, es importante que no prolongues demasiado las despedidas porque puedes generar una gran ansiedad de separación en el pequeño. La despedida debe ser tranquila y segura: dale un beso, márchate con buena actitud y cede el cuidado al adulto encargado de la clase.

La adaptación a la guardería involucra a la familia entera

Como has podido ver, no solo el bebé tiene que adaptarse a esta nueva etapa. Pon en práctica estos consejos y verás que el proceso resulta bastante más sencillo para todos.

Sé consciente todo el tiempo de que los cambios nunca suelen ser fáciles y usa toda tu empatía para brindarle amor, comprensión y seguridad todo el tiempo.

Te podría interesar...
Beneficios de las guarderías para bebés y niños
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Beneficios de las guarderías para bebés y niños

Las guarderías para bebés y niños pueden ser una experiencia muy bella. Allí, ellos aprenden a relacionarse con los demás y a desarrollar sus habil...