Aprendizaje dialógico: qué es y en qué consiste

02 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la pedagoga María Matilde
Hablamos sobre una perspectiva educativa basada en la importancia de la comunicación entre las personas, el aprendizaje dialógico.

¿Es posible aprender a través del diálogo? O, dicho de otro modo: ¿es posible aprender dialogando? Desde un enfoque de aprendizaje dialógico, la respuesta es un sí rotundo, porque desde esta perspectiva la comunicación entre las personas es la condición fundamental para hacer posible tanto una enseñanza efectiva como un aprendizaje significativo.

¿Qué es el aprendizaje dialógico?

En primer lugar, hay que definir el concepto de diálogo. El diálogo hace referencia a una manera de comunicación verbal o escrita que permite que las personas que se comuniquen. Es decir, un diálogo es una conversación entre dos o más individuos en la que intercambian información, ideas, opiniones, sentimientos y afectos.

Ahora bien, un enfoque de aprendizaje dialógico se enmarca dentro de una comunidad de aprendizaje, es decir, un modelo educativo que defiende prácticas de inclusión, igualdad y, precisamente, diálogo, con una finalidad de transformación social y educativa.

Profesor dando clase a sus alumnos aplicando el aprendizaje dialógico.

Con lo cual, la perspectiva del aprendizaje dialógico se basa en el diálogo, pero entendido este como uno igualitario. Esto significa que, en un intercambio comunicativo, las personas que conversan proporcionan argumentos con pretensiones de validez y no de poder.

Así, en un contexto institucional y escolar, se enfatiza un diálogo igualitario entre todos los actores educativos. Es decir, que directores, profesores, alumnos y familia puedan beneficiarse de un aprendizaje basado en el diálogo como forma, no solo de apropiación de conocimientos, sino, además, como forma de transformación social y cultural.

En este sentido, un enfoque teórico y práctico del aprendizaje dialógico en las escuelas requiere, entonces, de la creación de determinadas condiciones que propicien el diálogo a nivel institucional. Y esto significa que, políticas, prácticas pedagógicas y metodologías didácticas estén en la misma línea y sean coherentes, con un aprendizaje basado en diálogos equitativos.

Principios del aprendizaje dialógico

Ramón Flecha García (1997) habla de los siete principios del aprendizaje dialógico. Estos principios son los fundamentos teóricos que permiten comprender mejor la esencia de la perspectiva del aprendizaje dialógico. Además, son principios que ayudan a orientar las actuaciones y las prácticas educativas.

Si bien el autor hace un análisis más complejo y exhaustivo sobre este tema, a continuación, se explican de forma sucinta los siete principios del aprendizaje dialógico.

  • Diálogo igualitario. No existen relaciones de poder y jerarquía entre las personas que conversan.
  • Inteligencia cultural. Todos pueden aprender de todos, tanto saberes académicos y teóricos, como prácticos e instrumentales, y contextualizados según distintas culturas y costumbres.
  • Transformación. A través del diálogo, de la sociedad, la cultura y la educación. Y transformación de la realidad personal y social de los interlocutores involucrados en las interacciones.
  • Dimensión instrumental. Aprendizaje de las competencias y habilidades necesarias para desenvolverse y convivir en la sociedad actual.
  • Creación de sentido. Supone otorgar sentido tanto a lo personal como a lo social, y a partir de la confrontación de interpretaciones sobre la utilidad y aplicación práctica y cotidiana de saberes y conceptos.
  • Solidaridad. Basada en el derecho de todas las personas a hablar y a expresarse, y a exteriorizar conocimientos, opiniones, emociones, y necesidades.
  • Igualdad de diferencias. Supone la equidad real para todas las personas basada en el respeto a la diversidad.

¿En qué consiste en la práctica un aprendizaje dialógico?

Como se ha afirmado, un aprendizaje dialógico persigue fomentar, propiciar y promover el intercambio comunicativo entre las personas. Este tipo de aprendizaje pretende hacer de la comunicación una herramienta para poder aprender contenidos académicos, competencias y habilidades. Y aprender, también, sobre la interpretación de la vida cotidiana, las emociones y los afectos.

Con lo cual, en un intento de simplificar, a un nivel práctico, se podría decir que el aprendizaje dialógico consiste en:

  • Respetar el turno de la palabra y la opinión de las otras personas.
  • Conceder y reconocer la validez de los argumentos de los compañeros de clase en función de su situación personal, su experiencia y su práctica.
  • Reconocer que todas las personas tienen algo que aprender y todos tienen algo que enseñar. Incluso uno mismo. Independientemente de su origen, raza, sexo, religión, orientación sexual, país de nacimiento, etc.
  • Utilizar y promover el diálogo como forma de resolución de conflictos y como forma de consecución de acuerdos y consensos, en los que todos se sientan beneficiados.
  • Reconocer y hacer de la diferencia y la diversidad entre las personas un disparador de los aprendizajes.
    Alumnos con las manos levantadas.

Las importantes ventajas de un aprendizaje basado en la comunicación entre las personas

Un aprendizaje basado en el diálogo entre los individuos tiene ventajas importantes, tanto a nivel cognitivo y psíquico, como instrumental, social y emocional. Es una forma de aprendizaje que trabaja desde la inclusión y la integración de los alumnos. De esta forma, se facilita un trabajo colaborativo en grupo y equipo.

Además, un aprendizaje dialógico genera una positiva interdependencia entre las personas. Es decir, los alumnos comprenden que, para aprender, es necesario integrar puntos de vista, aportaciones e interpretaciones de otras personas. Incluso cuando se trate de aprendizajes intermediados por o en los que se integren las nuevas tecnologías.

Por último, otra ventaja importante de un aprendizaje basado en la interacción entre las personas es la promoción de valores, como la solidaridad y la empatía, la colaboración, la capacidad de escucha, la participación y la implicación. Valores que se promueven con el contacto cara a cara o a través de una pantalla, pero siempre priorizando el diálogo, la comunicación y el entendimiento entre las personas.

  • Vargas, J. y Flecha, R. (2000). El aprendizaje dialógico como" experto" en resolución de conflictos. Contextos Educativos. Revista de Educación, (3), pp. 81-88. Recuperad de https://publicaciones.unirioja.es/ojs/index.php/contextos/article/view/465/429
  • Aubert, A., Garcia, C. y Racionero, S. (2009). El aprendizaje dialógico. Cultura y educación21(2), pp. 129-139.
  • Prieto, O. y Duque, E. (2009). El aprendizaje dialógico y sus aportaciones a la teoría de la educación. Teoría de la Educación. Educación y Cultura en la Sociedad de la Información10(3), pp. 7-30. Recuperado de https://www.redalyc.org/pdf/2010/201014898002.pdf
  • Aubert Simon, A., Flecha Fernandez, A., García Yeste, C., Flecha García, R. y Racionero Plaza, S. (2011). Aprendizaje Dialógico en la Sociedad de la Información. Barcelona: Hipatia.
  • Flecha García, R. (1997). Compartiendo palabras. Paidós. Barcelona.