Alimentación adecuada para niños deportistas

Corina González · 28 noviembre, 2018
Los niños deportistas requieren de un aporte energético mayor para su desenvolvimiento intelectual y físico, por lo que se recomienda equilibrar en su dieta el consumo de hidratos de carbono, azúcar, vitaminas y minerales.

Durante la infancia, todo individuo debe consumir alimentos que aporten suficientes nutrientes esenciales para lograr un desarrollo óptimo, tanto físico como intelectual. Este requerimiento se hace más exigente cuando se practica alguna actividad física. ¿Cuáles son las características de una alimentación adecuada para niños deportistas?

Al igual que los peces necesitan agua para vivir y los automóviles combustible para moverse, los músculos de los seres vivos precisan de un suministro suficiente de azúcares para poder realizar su función, mantenerse en forma y en perfecta armonía.

Este azúcar es suministrado por los hidratos de carbono al consumir alimentos que lo contienen en gran proporción. Ejemplos de ello son el pan, las pastas y las legumbres, entre otros.

En particular, en los períodos de entrenamiento y, más aún en las horas inmediatas a las competiciones deportivas, es costumbre proporcionar a los atletas cierta cantidad de sustancias más o menos azucaradas.

Esta práctica responde a que los hidratos de carbono, el almidón y el azúcar, por medio de acciones digestivas, se transforman en azúcar de la sangre o dextrosa. Esta sustancia se encarga, principalmente, de proporcionar energía muscular.

Alimentación adecuada para niños deportistas en competiciones de corta duración

En las competiciones de corta duración, suele darse a los niños deportistas alimentos como frutas con miel, compotas, arrope o simplemente azúcar diluida en medio vaso de agua. En las actividades futbolísticas, es regla de rutina suministrar a los jugadores quince gramos de azúcar; se toma la mitad antes de empezar a jugar y la otra parte durante el descanso.

Según los expertos, los deportistas sienten claramente un efecto vigorizador al ingerir azúcar, ya que esta proporciona fuerza y aliento al momento de ejercitarse. Es recomendable consultar con un especialista sobre cuál sería la cantidad exacta a suministrar; esta dependerá de la edad del niño, el deporte que practica y su condición fisiológica.

Hay numerosas recetas de pollo para hacer que los niños coman variado.

No existe una gran diferencia entre la dieta de un niño deportista y la de uno que no realice actividad física. La  alimentación ideal de estos pequeños atletas se resume en encontrar un equilibrio entre todos los grupos de alimentos, con el objetivo de reponer las calorías que necesita su organismo para cumplir con todas sus funciones, en especial tras haber practicado deporte.

Para una preparación ante una competición de corta duración, la alimentación adecuada para niños deportistas masculinos o femeninos debe ser mixta —cárnica y vegetariana—.

Es necesario un consumo de carnes limitado, excepto en la primera fase del entrenamiento. En su fase más avanzada, hay que disminuir las proteínas y sustituirlas con mayores cantidades de hidratos de carbono (azúcar, arroz, patatas y legumbres).

Alimentos que los niños deportistas deben consumir

Un niño normalmente consume diariamente entre 1600 y 2200 calorías; esta cantidad se incrementa por razones obvias con la práctica de deporte. En una hora de entrenamiento intenso, un pequeño puede llegar a quemar unas 700 calorías, y si la jornada se extiende por 60 minutos más, hasta 1200 calorías.

Para conseguir una alimentación adecuada para niños deportistas, los padres deben procurar que las sustancias que contienen los alimentos que conforman el menú de sus pequeños promuevan una mejor absorción del azúcar en los músculos. Algunas de estas son:

  • Sal común —cloruro de sodio— y potasio: Presentes en las patatas, las legumbres, la leche, las frutas y el pan, entre otros.
  • Ácido fosfórico: Sus sales abundan en las coliflores, los pepinos, las lechugas, los rábanos y en la yema del huevo fresco.

“Los hidratos de carbono, el almidón y el azúcar, por medio de acciones digestivas, se transforman en azúcar de la sangre o dextrosa. Esta sustancia se encarga de proporcionar energía muscular”

Alimentos complementarios recomendados

Otros alimentos que no deben faltar en la dieta de un niño deportista son: frutas ricas en fibras, granos, vegetales (cocidos preferiblemente al vapor), lácteos enteros, pollo, pescado y carnes rojas.

Hay algunas recomendaciones para días cercanos a alguna competición, en los que se deben evitar los alimentos fibrosos o flatulentos, como las alcachofas y coles, con el fin de evitar malestares estomacales.

El huevo es elemento importante dentro de la alimentación adecuada para niños deportistas.

Debemos tener sumo respeto con las características y cantidad de alimentos que consumen nuestros niños deportistas. Una dieta altamente calórica, es decir, una comida copiosa, limita la capacidad de asimilación del aparato digestivo y, por ende, disminuye el rendimiento atlético.

Se trata de hallar el equilibrio: una digestión pesada puede entorpecer considerablemente la acción deportiva y, por el contrario, comer demasiado ligero antes del ejercicio puede originar sensación de hambre por falta de azúcar en la sangre.

Bien sea que tengamos niños que ya se han iniciado o que están por hacerlo en alguna disciplina deportiva, debemos consultar con un nutricionista para que nos ayude a diseñar el plan de alimentación ideal para ellos. Como mencionamos, este dependerá de su edad, contextura, deporte a practicar y demás características.