¡Es hora de aprender a vestirse solos!

Viviana Schafer · 28 noviembre, 2018
Entre los 3 y 4 años, los niños están preparados para aprender a vestirse solos. Este es uno de los grandes retos que deben afrontar para, poco a poco, lograr más autonomía.

Aprender a vestirse solos es un paso fundamental en la madurez de los niños, ya que les permite demostrar su independencia y autonomía. Entre los 3 y 5 años de edad, la mayoría de los infantes comienza a vestirse y desvestirse por su cuenta; en tanto, a los 5 o 6 años ya son capaces de hacerlo todo solos.

Hay que tener en cuenta que cada niño tiene su propio ritmo de aprendizaje, pero no es una tarea que tenga que realizar solo. Es recomendable que los padres lo incentiven, sobre todo cuando noten que su hijo tiene intención de comenzar a desvestirse.

Los primeros días necesitará ayuda, pero luego cada vez menos. Practicar le permitirá dominar la habilidad, aunque hay que evitar apurarlo para que no se frustre en caso de que no le salga. Cada vez que lo haga bien, es bueno que lo feliciten; esta es una manera de motivarlo para que siga aprendiendo.

No importa cuánto tiempo tarde en lograrlo, cuando por fin consiga vestirse solo, ganará autonomía y se sentirá más seguro y satisfecho de sí mismo. Esto lo ayudará a desenvolverse mejor en el colegio y en otras de sus actividades.

Algunos niños aprenden a vestirse sin ayuda hacia los dos años, mientras que otros lo logran recién a los cuatro. En ambos casos, no hay nada de qué preocuparse, cada niño lo hace a su ritmo.

Debemos tener presente que a todos los niños les resulta mucho más fácil aprender a desvestirse que a vestirse, como así también les cuesta menos ponerse las prendas inferiores que las superiores.

¿Cómo y cuándo enseñar al niño a vestirse solo?

Es mejor empezar este proceso cuanto antes. Se recomienda hacerlo cuando el niño esté dispuesto a vestirse por sí mismo. A los dos años es cuando va a empezar a intentarlo, ya que es en esta época cuando quiere ser más independiente.

Los padres deben tener paciencia; es muy importante que no presionen al pequeño para que vaya más rápido. Es necesario empezar poco a poco y hacerlo cuando se disponga de tiempo.

Asimismo, recuerda elogiarlo cada vez que consiga avanzar un poco. Felicitarlo supone una motivación para el niño y un incentivo para superarse.

Al elegir la ropa de los niños debemos tener en cuenta las reglas básicas.

De lo más fácil a lo más difícil

Prueba comenzar con los calcetines y la ropa interior y dejar para último la parte de arriba. Cuando el niño aprenda a ponerse una prenda correctamente, continúa con la próxima. Otra sugerencia es que aprenda a vestirse con prendas sencillas y con broches fáciles, para que no le resulte tan complicado.

Lo más acertado es empezar con ropa que él mismo pueda gestionar. Es importante que elijas zapatos anchos, fáciles de sacar y de poner. También evita los cordones, es preferible comenzar con velcro. En cuanto a la parte de arriba, procura que las camisetas tengan cuello flexible y lo suficientemente grande como para que el niño pueda ponérsela sin dificultad.

Por otra parte, escoge los pantalones sueltos con goma y, poco a poco, pasa a pantalones con corchetes. En el caso de que elija ponerse un vestido, procura que sea fácil de poner y sacar, que no lleve botones o cierres a la espalda y que sea ancho y elástico, para que la niña pueda bajarlo sin dificultad.

“A todos los niños les resulta mucho más fácil aprender a desvestirse que a vestirse, como así también les cuesta menos ponerse las prendas inferiores que las superiores”

Consejos para enseñar a los niños a vestirse solos

Es imprescindible establecer una rutina y un mismo horario todos los días. De esa manera, los niños asocian lo que deben hacer en cada momento.

Una vez que hayamos empezado a enseñarle a vestirse solo, así debe continuar. Si un día se pone los calcetines él y al otro se lo ponen sus padres, no aprenderá que él es quien tiene que hacerlo.

Hay que tener paciencia, ya que al principio el niño puede vestirse lentamente. Por eso, lo ideal es calcular el tiempo que precisa para que no lo terminen haciendo los padres por prisa.

Lo más conveniente es que los adultos elijan la ropa que va a ponerse el niño. Sin embargo, es sugerible dejar que el pequeño elija una prenda para motivarlo y que se sienta más independiente.

En último lugar, utilizar canciones y juegos es una buena forma de que el niño aprenda a vestirse sin ayuda mientras se divierte. También se le puede enseñar vistiéndose delante de él; al estar en una etapa de imitación, le va a resultar fácil copiar mientras se le explica el proceso para que intente seguirlos.

Reutilizar ropa para mi segundo hijo es una excelente idea por muchos motivos.

Manejar la frustración mientras un niño aprende a vestirse solo

Es natural que el niño sienta un poco de frustración, pero es un obstáculo que debe aprender a saltar solo. Brindarle pequeñas dosis de autonomía es la única manera de elevar su umbral de frustración.

Si tu hijo no te pide ayuda, no lo interrumpas ni intervengas. Cuando te diga que no puede, intenta alentarlo para que él mismo finalice su tarea sin ayuda.

Finalmente, recuerda que nunca es demasiado tarde para que los niños aprendan a vestirse solos. Ellos tienen una mente absorbente, están siempre abiertos a aprender. Como madre, solo necesitas algo fundamental: confiar en tu hijo.