Waterpolo para niños

Paco María García 30 julio, 2018
La práctica del waterpolo les aporta muchos beneficios físicos y también mentales a los niños. Además de tratarse de una actividad similar a la natación, con este deporte el infante se acostumbra a trabajar en grupo, aprende a comer bien para competir y a sociabilizar.

El waterpolo para niños trae consigo una gran cantidad de beneficios, tanto a nivel físico como emocional. Realmente, se trata de una de las actividades deportivas más recomendadas para los más pequeños de la casa.

Es un deporte divertido, por lo que resulta ideal para que los niños adquieran hábitos saludables y se acostumbren a realizar una actividad física de forma regular. Para aquellos pequeños deportistas que les apasione la natación y todo lo que tiene que ver con el agua, el waterpolo es su deporte ideal.

¿Por qué es bueno el waterpolo para niños?

El waterpolo para niños constituye uno de los mejores deportes para que los más pequeños de la casa adquieran hábitos saludables; entre ellos, el amor por el deporte y la práctica de actividades físicas de forma regular.

El waterpolo tiene, además de los beneficios conocidos de la natación, otras ventajas a nivel emocional. Entre otras cosas, porque se trata de un juego en el que debe participar todo un equipo para poder ganar.

Beneficios físicos del waterpolo para niños

La práctica de este deporte trae consigo una gran cantidad de beneficios físicos. Entre estos aportes saludables al niño, podemos destacar la mejora considerable de la fuerza, resistencia y velocidad del niño y la estimulación de la coordinación, orientación y equilibrio.

De igual forma, y al igual que con la práctica de la natación, también se desarrolla la capacidad pulmonar de la persona que se entrena en el waterpolo.

Enseñar a los niños a nadar es una actividad con muchos beneficios para ellos.

Adicionalmente, con la práctica regular de esta disciplina, se puede mejorar la postura corporal, así como reducir las probabilidades de sufrir determinados tipos de lesiones. También es una disciplina que ayuda mucho en la corrección de diferentes anomalías óseas.

Beneficios emocionales del waterpolo para niños

El waterpolo también ofrece a quienes deseen practicarlo numerosos beneficios emocionales. Una de sus principales ventajas es el hecho de realizar un deporte divertido y apasionante. No es lo mismo una actividad monótona y repetitiva que la combinación de ejercicio y diversión.

Por otro lado, es una disciplina que estimula al niño a seguir practicándola. Se trata de un deporte divertido, cuya práctica en equipo lo hace ideal para fomentar valores como el compañerismo, la entrega, el respeto y la sana competitividad, entre otros.

Junto a las virtudes anteriores, por tratarse de un juego en equipo, el waterpolo también favorece el desarrollo de las relaciones sociales. Así, hace que el niño se integre mucho mejor en su entorno y en la sociedad en general.

“Al igual que con la práctica de la natación, también se desarrolla la capacidad pulmonar de la persona que se entrena en el waterpolo”

La alimentación y el waterpolo

El waterpolo es un deporte de alta exigencia; por ello, es fundamental que el niño lleve una alimentación saludable. Esto influye en que los niños aprendan a comer bien y saludable, tanto cuando se encuentran dentro de casa como fuera.

En este sentido, la práctica de esta disciplina deportiva trae consigo una mejora considerable en la dieta diaria del niño; es muy probable que el entrenador indique a los padres ciertas pautas mínimas que deben seguir en cuanto a la dieta del pequeño deportista.

La alimentación indicada por los nutricionistas y entrenadores incluye todos los nutrientes, las proteínas y las vitaminas que los pequeños necesitan para estar sanos y fuertes en todas las áreas de su vida.

Para el waterpolo para niños, nadar es una necesidad indispensable.

Medidas de seguridad

Los menores de edad siempre deben ser supervisados por adultos en todo momento durante la práctica de todo tipo de deporte. Sin embargo, el waterpolo requiere de una supervisión aún mayor, por tratarse de una actividad que se desarrolla dentro de la piscina.

Es muy importante que los padres se informen bien sobre los centros que imparten esta disciplina y si estos cuentan con todos los permisos necesarios para ello.

Otra recomendación es que los padres busquen opiniones sobre los diferentes centros. Estas pueden buscarse por internet o también a través de otros padres.

En el momento de visitar un centro, es importante que los padres hagan todas las preguntas, observaciones e inquietudes que surjan a las personas encargadas. Algunos aspectos a tener en cuenta son: quienes son los profesores, cuál es su preparación y cuáles son las medidas de seguridad.

Como vemos, el waterpolo es una de las actividades físicas más completas y recomendadas para los niños. Se trata de una disciplina con numerosos beneficios, tanto físicos como emocionales y nutricionales.

Te puede gustar