La amistad entre mascotas y niños

27 julio, 2018
Las mascotas pueden ayudar a enseñar a los niños innumerables valores y habilidades sociales. Te contamos todo lo que debes saber acerca de la amistad entre mascotas y niños en el siguiente artículo.

Las mascotas son parte de la vida de muchos niños. De hecho, un niño que aprende a cuidar a un animal y lo trata con amabilidad y paciencia puede recibir un entrenamiento invaluable para aprender a tratar a las personas de la misma manera. Lo que demuestra, entre otras cosas, que la amistad entre mascotas y niños es muy positiva.

Si bien todo tipo de mascotas puede brindar placer a los niños, es importante elegir un animal que sea el adecuado para el hogar y estilo de vida de la familia. Incorporar una mascota a la familia no es una decisión que deba tomarse a la ligera.

Primero, debe ser un compromiso de los padres, no del niño, ya que él será el responsable del bienestar de la mascota en última instancia. Una vez que se ha encontrado el animal ideal para la familia, las alegrías y los beneficios de la relación son a largo plazo.

Si bien las mascotas han sido identificadas como una fuente directa de compañía y apoyo para sus dueños, su papel como catalizador para la formación de amistades o redes de apoyo social entre los humanos ha recibido especial atención.

Un estudio ha investigado el papel indirecto de las mascotas como facilitadoras de tres dimensiones de la relación social: conocer gente, formar amistades y redes de apoyo social.

Beneficios de la amistad entre mascotas y niños

A continuación, se enumeran las ventajas que supone tener una mascota en casa para los niños:

1. Favorece la confianza y la autoestima

Los niños pueden ganar confianza teniendo la responsabilidad de cuidar a una mascota. Los pequeños de hasta 3 años de edad pueden empezar a realizar tareas simples, como llenar el agua del animal y los tazones de comida. A medida que crezcan, puedan tomar el control de otras tareas.

La amistad entre mascotas y niños puede ser beneficiosa para ambos.

2. Dan amor incondicional

Especialmente para los niños solitarios o cuando hay rivalidad entre hermanos, una mascota les da a alguien con quien hablar y pasar buenos momentos. El animal puede consolar, brindar apoyo y escuchar los problemas del pequeño sin ningún tipo de juicio ni consecuencia.

Y, al jugar, una mascota puede convertirse en la mejor compañía del pequeño. Muchas veces, la amistad entre mascotas y niños es tan sanadora como la que puede tener con sus pares.

3. Desarrollo infantil, desarrollo social y responsabilidad

Las mascotas son buenas para el desarrollo infantil, social y emocional, además de ayudar a enseñar a los niños que suponen las responsabilidades.

Al darle al pequeño la responsabilidad de cuidar a la mascota, le ayudamos a saber lidiar con las obligaciones y prepararlos para el futuro.

De hecho, es muy importante que hables con tu hijo las responsabilidades que supone el hecho de tener una mascota antes de obtenerla. Debe tener claro cuáles son sus tareas y no confiar en que los padres hagan todo el trabajo.

“Los animales son muy buenos amigos; no hacen preguntas y no critican”
–George Eliot–

4. Las mascotas fomentan la actividad física

Cuando los niños interactúan con sus mascotas, significa que no están pegados a la televisión o la pantalla de la computadora. Además, una ventaja adicional de tener mascotas es que permite que los niños pasen más tiempo fuera de casa.

Ya sea para pasear al perro o llevar al conejo a masticar verduras frescas, las mascotas fomentan que los niños pasen tiempo en entornos naturales y practiquen algo de ejercicio. Cualquier tipo de ejercicio físico es bueno para el aprendizaje y para la salud en general de los pequeños.

De hecho, una investigación ha mostrado que los niños que tienen perro se ejercitan un promedio de 11 minutos más por día que los otros niños que no tienen.

Los cachorros son una adorable mascota para los niños.

5. Una buena opción para niños con autismo

Por último, debes saber que los estudios han demostrado que los niños con autismo han logrado progresos sustanciales relacionados con la interacción social cuando pasan tiempo con una mascota.

En esa línea, los investigadores de la Universidad de Queensland, en Australia, han demostrado un aumento significativo en la capacidad de hablar, sonreír, mirar caras, hacer contacto táctil y lograr enfoques sociales cuando los niños con autismo juegan con animales.

Además, las mascotas no solo son buenas para los niños con autismo, sino que también pueden ayudar a todos los niños a desarrollar habilidades sociales adecuadas. Luego, estas pueden traducirse en interacción humana.

Finalmente, recuerda que la amistad entre mascotas y niños es algo enternecedor. Como habrás podido observar, comporta numerosos beneficios. Si todavía no tienes una, puede ser importante que lo consideres y se lo propongas a tu hijo.

Te puede gustar