Tratamientos dermatológicos en el embarazo: lo que debes saber

Durante el embarazo hay determinados medicamentos que no se pueden consumir. Incluso, existen limitaciones en los tratamientos dermatológicos. ¿Lo sabías?
Tratamientos dermatológicos en el embarazo: lo que debes saber
Maria del Carmen Hernandez

Revisado y aprobado por la dermatóloga Maria del Carmen Hernandez.

Última actualización: 18 marzo, 2022

Existen muchos tratamientos dermatológicos que no presentan las evaluaciones ni los estudios específicos para ser considerados seguros durante el embarazo. Por lo tanto, hay tener en cuenta en qué etapa de la gestación te encuentras para utilizar determinados fármacos.

Los tratamientos dermatológicos durante el embarazo

Los medicamentos dermatológicos de uso tópico son uno de los más prescriptos, luego de los medicamentos gastrointestinales. Es muy importante que tanto la paciente como el médico tengan perfecto conocimiento de las alternativas terapéuticas apropiadas para la gestación, a fin de no poner en riesgo la salud del bebé.

Tratamiento de la psoriasis

Si bien algunos medicamentos se deben evitar, es posible tratar la psoriasis durante la lactancia y el embarazo.

De acuerdo a una publicación de la American Academy of Dermatology Association las opciones terapéuticas más seguras para las mujeres encinta incluyen las siguientes:

  • Emolientes y humectantes: si bien son opciones que no eliminan por completo la psoriasis, protegen la piel y disminuyen el riesgo de sufrir brotes o irritaciones.
  • Corticoides tópicos: los corticoides de baja o mediana potencia no aumentarían el riesgo de provocar defectos congénitos ni partos prematuros.
  • Fototerapia: este tipo de tratamiento es más fuerte que los medicamentos tópicos. De hecho, solo dos tipos de fototerapia son seguros en las embarazadas, la UVB de banda estrecha y la UVB de banda ancha.

Los tratamientos dermatológicos que se deben evitar en el embarazo se detallan a continuación:

  • Metotrexato.
  • Acitretina.
  • Tazaroteno.

Acné durante el embarazo

El acné es una condición común del embarazo, pero debes tener cuidado con el tratamiento que utilizas para no dañar al bebé.

La opción terapéutica preferida para el acné de las mujeres embarazadas es el tratamiento tópico, pues muchos fármacos orales están contraindicados en esta etapa. Por ejemplo, la isotretinoína, el tazaroteno y la espironolactona pueden provocar defectos de nacimientos graves.

La American Academy of Dermatology Association describe que los antibióticos que se suelen utilizar para el acné, como la claritromicina y la azitromicina, parecen ser seguros durante el embarazo. No obstante, se recomienda dejar de tomar doxiciclina, minociclina o tetraciclina para la semana 15 del embarazo.

Además, el uso de terapias con láser y luz se consideran relativamente seguras para las mujeres encinta. De igual modo, siempre se recomienda realizar la consulta con el dermatólogo u obstetra antes de comenzar cualquier tratamiento para el acné.



Infecciones de la piel en embarazadas

Las infecciones de la piel son aquellas en las que los gérmenes (virus, bacterias u hongos) infectan el tejido cutáneo y lo penetran en su espesor. Se pueden contraer cada vez que se lastima la piel, ya sea por un tatuaje, un corte, un pinchazo, una perforación, una mordedura o una picadura de insecto.

1. Infecciones bacterianas

Es importante intentar evitar la prescripción de antibióticos a las mujeres embarazadas, a menos que exista una evidencia contundente de que hay una infección bacteriana en curso. De hecho, el uso de antibacterianos durante la gestación debe superar a los riesgos, lo cual difiere según el trimestre de gestación.

En general, las cefalosporinas, las penicilinas y los macrólidos se consideran seguras, mientras que las fluoroquinolonas y las tetraciclinas se contraindican en esta etapa.

2. Infecciones virales

Las infecciones virales son bastante comunes durante el embarazo y el virus herpes simple es uno de los más frecuentes.

Las mujeres embarazadas que cursan una recurrencia o un primer episodio clínico pueden ser tratadas con valganciclovir o aciclovir en las dosis recomendadas y aceptadas. No obstante, el uso de estos fármacos queda a criterio del especialista y del caso particular.

El tratamiento con valganciclovir y aciclovir a partir de la semana 36 reduce la frecuencia de transmisión vertical y las manifestaciones clínicas de la enfermedad.

3. Infecciones fúngicas

Las infecciones provocadas por hongos son bastante frecuentes durante el embarazo, ya que los cambios hormonales pueden modificar el pH de la piel y de las mucosas. Los fármacos indicados para tratar las infecciones por hongos se presentan como ungüentos, cremas o pastas.

Los siguientes productos se pueden utilizar en cualquier momento del embarazo, sin que esto represente un riesgo de complicaciones gestacionales:

  • Clotrimazol.
  • Miconazol.
  • Terconazol.

No se aconsejan las presentaciones orales en las mujeres embarazadas, en especial durante el primer trimestre de la gestación.



Clasificación de riesgos de medicamentos

joven mujer embarazada toma medicinas medicamento pildoras mano vaso con agua
En general, los medicamentos dermatológicos de preferencia durante el embarazo son tópicos. No obstante, según el caso, tu médico podrá prescribir píldoras orales.

La clasificación utilizada por la Food and Drug Administration (FDA) es la más conocida y utilizada en los Estados Unidos. En ella, los riesgos de los medicamentos durante el embarazo se clasifican de la siguiente manera:

  • A: los estudios realizados no demuestran ningún riesgo para el feto.
  • B: los resultados con animales demuestran cierto grado de riesgo, mientras que en las personas no.
  • C: no se pueden descartar riesgos sobre el feto.
  • D: existen evidencias reales de riesgo para el feto.
  • X: hay riesgos fetales demostrados, por lo que están absolutamente contraindicados durante el embarazo.

La seguridad de los tratamientos dermatológicos en el embarazo

En conclusión, aunque muchos medicamentos tienen un riesgo mínimo durante el embarazo y la lactancia, algunos profesionales médicos deciden no indicar cualquier medicamento en esta etapa. Incluso, tanto el especialista como la embarazada deben conocer qué fármacos se pueden administrar con seguridad y cuáles deben evitarse por completo en este período.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.