Talleres de estimulación cognitiva para niños

Los talleres de estimulación cognitiva para niños constan de actividades y técnicas orientadas a entrenar y mejorar las capacidades intelectuales. Descubre más a continuación.

Los talleres de estimulación cognitiva para niños constan de actividades y técnicas orientadas a entrenar y mejorar las capacidades intelectuales.

Tales entrenamientos favorecerán el desempeño académico en niños y adolescentes. Además, les ayudarán a ser más ágiles, tener una buena memoria, así como a comprender mejor a los demás.

¿Te gustaría que tus hijos tengan un buen rendimiento académico? Para ello, es necesario que sepan centrar la atención, tengan buena memoria y aprendan a razonar correctamente.

Todos estos beneficios los ofrecen los talleres de estimulación cognitiva para niños. Lo mejor de todo es que lo proponen de una manera divertida mientras juegan con otros niños.

Los talleres de estimulación cognitiva.

¿Qué es la estimulación cognitiva?

La cognición está relacionada con todo lo relacionado al conocimiento. En otras palabras, podría decirse que es la capacidad de procesar la información. Tal información, bien puede deberse a un proceso de aprendizaje, la percepción o a la experiencia.

A su vez, la cognición implica la memoria, la solución de problemas, toma de decisiones, los sentimientos y la atención. Tales procesos permiten reconocer a los seres queridos, imaginar el futuro o recordar el pasado.

La estimulación cognitiva, es una técnica neuropsicológica que persigue fomentar la capacidad mental de los niños. Así es, con los métodos de aprendizaje cognitivo adecuados, se mejorará en gran manera su calidad de vida.

Por supuesto, tal estimulación es útil en todas las etapas. Sin embargo, aplicadas a bebés y niños, pueden potenciar a mayor grado la memoria, la atención y el razonamiento.

La importancia de los talleres de estimulación cognitiva

Su importancia depende en buena medida gracias a la gran plasticidad cerebral en los niños. Tal plasticidad significa que el cerebro de los niños se adapta fácilmente a las exigencias que lo rodean. Esto a su vez, favorece el aprendizaje y permite una mayor sensibilidad a la estimulación cognitiva.

Un taller con un buen programa de estimulación cognitiva, debe incluir ejercicios mentales que estimulen diferentes patrones de activación neuronal.

Por un lado, tal activación de estos patrones, de manera repetida, refuerza las conexiones existentes de las neuronas. A su vez, esto genera nuevas sinapsis.

Ejercicios más comunes en los talleres de estimulación cognitiva

Por supuesto, cada actividad dependerá del taller, así como de la capacidad que el niño deba reforzar. En muchos casos, tales actividades pueden realizarse en casa. Algunos de los ejercicios más comunes son:

  • Ejercicios de orientación. Invitar a los niños a realizar un dibujo sobre algún lugar específico o de las personas que lo rodean.
  • Ejercicios de lenguaje. Nombrar, repetir y hacer listas de objetos y palabras.
  • Ejercicios de lectura. Trabajar en textos cortos o incluso oraciones donde una de las palabras no encaje. Otra opción es elaborar una lista de palabras en la que los niños puedan escribir algunas frases relacionadas.
  • Ejercicios de reconocimiento. Un ejemplo de ello es invitar a los niños a describir un objeto. Otra es presentarles dos imágenes muy similares y pedirles que encuentren las diferencias.

¿A qué edad debe empezar la estimulación cognitiva?

El ser humano es social por naturaleza, por ello, se desarrolla gracias a la relación social y comunicación con los demás. Por tanto, conviene que se inicie la estimulación en los niños desde el momento de la concepción. Efectivamente, los niños entre cero y seis años son más sensibles a la estimulación cognitiva.

Los talleres de estimulación cognitiva.

9 beneficios de los talleres de estimulación cognitiva para niños

  1. Fomentan la autonomía.
  2. Mejorará la calidad de sus relaciones interpersonales.
  3. Despiertan la motivación y evitan el aburrimiento.
  4. Aprenderá a razonar y a enlazar las secuencias de manera lógica.
  5. Aprenden a controlar y dirigir la atención, lo que a su vez resulta en mejorar la memoria. Al potenciar la memoria, se verá beneficiada la compresión y la adquisición de los conocimientos.

Consejos para los padres

Como padres tienen que tener presente que cada área del desarrollo debe potenciarse al máximo, más no forzarse. También, es importante que procuren reducir la influencia de factores negativos que puedan afectar el desarrollo cognitivo.

La estimulación temprana de las capacidades cognitivas, es decir, en los primeros años de vida es un proceso lento, arduo y prácticamente invisible.

A diferencia de la capacidad de hablar o caminar, este proceso puede ser difícilmente observable. Sin embargo, como padres, deben convertir esta estimulación cognitiva en una rutina.

Los niños ameritan mucha atención y esta debe proceder principalmente de la familia. Especialmente, en los primeros años cuando el niño todavía no va a la escuela.

De ahí que la familia comprenda el importante papel que juega en la estimulación cognitiva de manera temprana. Así es, como padres son los primeros educadores de sus hijos. Por tanto, deben ser la principal fuente de amor y cariño.

Categorías: Educación Etiquetas:
Te puede gustar