3 ejercicios para bebés que les ayudan a aprender a caminar

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicopedagoga María José Roldán al
03 Febrero, 2020
Enseñar a tu hijo a caminar sin exigirle demasiado, puede ser una buena manera de compartir un tiempo extra con él, participar más en su desarrollo y afianzar el vínculo afectivo madre-bebé.

Los ejercicios para bebés que les ayudan a aprender a caminar, ante todo, deben ser ejercicios con los que ellos se sientan cómodos. Si un menor no desea realizarlos por ningún motivo se le debe obligar. Se deben respetar sus deseos y su ritmo evolutivo.

Todo lo que tenga que ver con un niño, y sobre todo, con un niño pequeño, debe ser interesante para él y estar relacionado con el juego. Así que si tu hijo llora cada vez que lo pones en el suelo e intentas que camine, busca una nueva alternativa o añádele algún elemento extra al ejercicio para despertarle su curiosidad.

A continuación te vamos a ofrecer varias ideas de juegos para que puedas estimular a tu bebé a través del juego a caminar. Podrás escoger el que más se adecue a vosotros y sobre todo, podrás valorar cuál resulta más efectivo en cada caso. 

Las etapas de un bebé

Desde las más tempranas etapas los bebés comienzan su desarrollo psicomotor: fortalecen su musculatura y van aprendiendo a coordinar mejor sus movimientos. Las primeras peripecias de un bebé son ejercitaciones que le posibilitarán el dominio de otras habilidades.

Poco a poco el niño levantará la cabecita, se moverá en la cuna, se sentará, gateará, se pondrá de pie, caminará y correrá. Todo a su tiempo y con mucho empeño de tu parte… Cada vez que el bebé alcance una nueva etapa necesitará practicar bien para sentirse completamente seguro y poder avanzar hacia otro hito del desarrollo.

Por ejemplo, para poder caminar primero tendrá que aprender a ponerse de pie, pero antes de ponerse de pie tendrá que haber aprendido a sentarse… y así el bebé es como va alcanzado los hitos, pero siempre a su ritmo y con sus propios tiempos.

3 ejercicios para bebés que les ayudan a aprender a caminar

Cuando tu pediatra te indique que tu niño tiene sus músculos y columna vertebral preparados, que está desarrollado físicamente y puede afrontar el rigor, incentívale el andar. Recuerda que tú puedes ser un ente activo en esta etapa que debe vencer tu hijo. Ten presente también que el sentirse seguro puede ayudarle a dominar los movimientos mucho más rápido.

¡Muy importante! Antes de ponerlo a caminar cerciórate de calzarlo con tenis o zapatillas cómodas y de suela suave. También puedes dejarlo descalzo. Como creas que mejor se va a sentir, pero si optas por el calzado debe ser apto para sus primeros pasos. 

Primer ejercicio

Pon de pie a tu pequeño delante de ti. Deja que se ponga bien en el suelo y sujétalo de las manos. A continuación, comienza un conteo de: uno, dos; uno, dos a la vez que, con la punta de tus pies, le empujas suavemente hacia adelante cada uno de sus piecitos. Recuerda: el número uno siempre va a coincidir con el apoyo del pie derecho y el número dos con el del pie izquierdo. Avanza hasta que tu hijo lo desee.

Es lógico que él no sepa lo que significa tu conteo, ni lo que está haciendo en realidad. Pero los fonemas le servirán para relacionarlos con el movimiento y el hecho de avanzar de pie por la casa le supondrá una experiencia muy interesante que pronto querrá repetir.

ID-100339517

Segundo ejercicio

Pon al bebé en el suelo y deja que se sujete bien de algún mueble. Busca el chupete, su juguete preferido o cualquier objeto que le llame la atención y colócalo cerca de él, pero donde no pueda agarrarlo aun estirando las manitas. De manera insistente incítalo a que lo alcance. Sonríe y da algunas palmas para estimularlo aún más. Verás que el bebé ríe, chilla y hasta puede comenzar a gorjear de tanta emoción.

Después de unos segundos, después de medir la distancia entre él y el objeto, tu niño comenzará a dar pasitos hacia su meta. Cuando llegue deja que coja su premio. Halágalo con palabras dulces, ponte alegre y vuelve a hacer lo mismo con otro elemento.

ID-100366401

Tercer ejercicio

Pon al bebé en un parque infantil o redil de madera. Coge un juguete que quiera mucho y colócalo en un extremo alejado de él. Animadamente, invítale a alcanzarlo. Al principio el niño le dará la vuelta al parque infantil mientras se agarra de sus barrotes.

A medida que logre confianza puedes señalarle el camino más corto hacia su objetivo. Para eso, deberá soltarse de las barandas y estar sin sujetarse mientras llega al otro extremo donde se encuentra su trofeo. ¡Lo pasará en grande!