El desarrollo de los niños según su edad

A medida que crecen los niños adquieren habilidades, valores y conocimientos que les serán indispensables en la vida adulta
El desarrollo de los niños según su edad

Última actualización: 26 abril, 2022

Los niños tienen según su edad desarrollos distintos, en ritmo e intensidad. A dos semanas de nacidos crecen muy rápido, proceso que dura hasta los tres años, al que seguirá uno más lento o progresivo hasta la llegada del periodo puberal y el “estirón”, que en las niñas ocurre a partir de los 9 y en los niños a partir de los 10,5.

Al respecto, podrás ampliar si te quedas con nosotros.

El desarrollo de los niños de 0 a 3 años

Todos los bebés, al nacer, presentan similares características físicas:
– Cabeza más grande en relación con el resto del cuerpo.
– Párpados hinchados. Si se alza en posición erguida abrirá más los ojos.
– Cuello corto entre pliegues de piel y mejillas regordetas.
– Fosas nasales estrechas.



El desarrollo físico de 0 a 3 años es acelerado. De una semana a otra los bebés engordan, de 20 a 30 gr al día y en un mes pueden alcanzar un peso de 4,5 Kg. En ese mismo tiempo crecerá de 4,5 a 5 cm.

De manera gradual, durante este período, los bebés gorjearán, acrecentarán su control cefálico, se virarán por sí solos, emitirán sonidos más parecidos a las palabras, aprenderán a sentarse, cogerán los objetos pequeños haciendo pinzas con los dedos, gatearán…, en fin.

Desde que nace el avance de las actividades motrices es muy evidente. Al año ha pasado de controlar su cabeza a gatear y de manera sorprendente a dar sus primeros pasos. Esta Guía de Atención Temprana te será muy útil para conocer y ayudarlo en su desarrollo

En efecto, hay muchas formas en las que podemos estimular las capacidades motoras de nuestros bebés.

shutterstock_96238937

Con respecto al desarrollo emocional y psicosocial debemos aclarar que, apenas nacen, los bebés son capaces de comunicarse con el mundo que les rodea a través del llanto: una de las primeras emociones que experimentan.

Luego intentará balbuceos pasando de la imitación de sonidos básicos aprendidos de su entorno, a las primeras palabras que pronuncia al año de nacimiento.

Y es mediante esa interacción con el ambiente y la familia que los bebés acrecientan su desarrollo emocional.

El desarrollo de los niños de 3 a 6 años

Entre los 3 y los 6 años los niños progresan en cuanto a su desarrollo muscular y óseo. En la primera infancia, tal y como se le conoce a esta etapa, se hacen más fuertes y ejercen mayor control sobre sus habilidades motrices.

Crecen y se estilizan hasta que dejan de ser los “barrigones” de casa para parecerse más a los niños mayores.

En esta etapa tienen formado un vocabulario lo bastante amplio como para hacerse entender por los demás.

A nivel cerebral se produce la mielinización, que contribuye a la comunicación entre las neuronas que proliferan aumentando el encéfalo. Las áreas de la memoria y la reflexión son beneficiadas de este proceso en el que se desarrollan la memoria y la reflexión.

Los niños juegan, caminan, corren, trepan, colorean, bailan, cantan… todo, con más destreza que antes.

Comienzan a ir a la escuela, aprenden nuevas materias, intentan imitar a los mayores, quieren hacer las cosas por sí solos… los niños se van formando para la vida futura.

El desarrollo de los niños de 7 años en adelante

El cambio de los dientes de leche hacia la dentadura permanente es una de las más importantes transformaciones de este período. La nueva dentadura inicia entre los 7 años y termina alrededor de los 12.

También, a partir de los 7 años se produce una diferenciación entre los sexos con respecto a su desarrollo físico, que incluye una serie de pronunciadas transformaciones endocrinas y físicas: el estirón y el desarrollo sexual.

El estirón puberal

Ese crecimiento acelerado que de pronto nos convierte a nuestra princesita en casi una doncella llega a partir de los 9 años. En los varones el estirón ocurre alrededor de los 11; en unos, un poco antes y, en otros, algunos meses después.

El estirón aporta el 25 % de la talla adulta. La velocidad de crecimiento se ubica entre 6 a 11 cm en las niñas cuyo pico ocurre a los 12 y en los varones de 6 a 13 cm en un año, y el pico a los 14.

Debes saber que sobre todo desde los 9 y hasta los 12 años los cambios físicos en las hembras son más evidentes y acelerados que en los varones.

El desarrollo sexual

A partir de los 9 o los 10 años el cuerpo de las niñas comienza a secretar hormonas sexuales femeninas, algo que posibilita el crecimiento de los senos y la llegada de la primera menstruación (menarquía).

El desarrollo sexual de los varones es mucho más tardío que el de las mujeres (luego de los 10 años) y se caracteriza por la aparición de un ligero vello púbico y facial, el aumento de los testículos y los cambios en su voz.

shutterstock_286619324

Emocional y socialmente luego de los 10 años, los niños de uno y otro sexo se vuelven más independientes, sus amigos se hacen cada vez más importantes, acrecientan la confianza en sí mismos, o por el contrario, tienen una autoestima baja.

A esta edad la mente y el cuerpo de tu hijo estarán tomando las “últimas providencias” para dar el salto más importante de su vida: el salto hacia la pubertad. Vela porque a la hora precisa estén lo suficientemente preparados.

Adolescencia y nutrición

El crecimiento longitudinal y los cambios en la composición y la forma del cuerpo, hacen que la nutrición juegue un importante si no decisivo papel. La alimentación ha de proporcionar un balance de nutrientes que satisfagan la energía que precede a los cambios morfológicos, funcionales y psicológicos de la adolescencia.

Los alimentos actúan sobre la mineralización ósea que a su vez incide en el crecimiento. Debemos saber que los requerimientos de energía en esta etapa son superiores a los de cualquier otra edad.

Si el chico realiza una actividad física necesita unas 2.800 kcal diarias, mientras que las chicas unas 2.200.



La dieta y el desarrollo cerebral van de la mano

La nutrición determina el desarrollo cerebral y ejerce una poderosa influencia en aquellos momentos cuando el crecimiento, el desarrollo y la plasticidad son más intensos.

En ese sentido, las deficiencias nutricionales, de vitaminas y minerales afectan de manera perdurable la estructura cerebral y la función neurológica. Valga resaltar que el periodo de mayor desarrollo del cerebro ocurre desde el tercer trimestre de gestación hasta los 2 años de edad.

Afirma Mayela Marrero: “El cerebro necesita nutrientes especiales para conservar al máximo su rendimiento, por ello es fundamental conocer alimentos que no deben faltar en la dieta para mantenerlo activo”

¿Qué necesita comer el adolescente?

Debe potenciar el consumo de cereales (pan, pasta, arroz) y legumbres, antes que de carne. De frutas, frescas y enteras, antes que los zumos no naturales. Evitar grasas y embutidos y aumentar la ingesta de pescados. Privilegiar el consumo de aceite de oliva frenta a otros aceites o mantequillas.

Y sobre todo, tomar agua, antes que cualquier otra bebida.

Te podría interesar...
Niños de 12 a 14 años: cambios y evolución en esta etapa del desarrollo
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Niños de 12 a 14 años: cambios y evolución en esta etapa del desarrollo

Los niños de 12 a 14 años atraviesan una etapa de transición que conlleva grandes cambios. Descubre en qué consisten y cómo acompañar a tus hijos d...