¿Cuáles son las necesidades nutritivas de los adolescentes?

Corina González · 1 julio, 2018
Una adecuada alimentación en la adolescencia es fundamental para contribuir de manera positiva con los cambios físicos y hormonales que ocurren en esa etapa de crecimiento.

Cuando la niñez abre paso al siguiente nivel, los padres comienzan a tener dudas, una de las más comunes es: ¿Cuáles son las necesidades nutritivas de los adolescentes?.

En la adolescencia comienzan a conformarse las estructuras y características corporales que se tendrán nuestros hijos para siempre. Es por ello que, una buena alimentación es la base para poder enfrentar adecuadamente los cambios fisiológicos en la adolescencia.

Las necesidades nutritivas de los adolescentes son puntuales e importantes, por ello debemos asegurarles una alimentación balanceada y con aportes energéticos apropiados.

Cuando se le da inicio a la pubertad, periodo en el cual se producen cambios para alcanzar la madurez sexual. Cada género experimenta los cambios a distintas edades. Las niñas inician su desarrollo de los 8 hasta los 11 años y los niños desde los 10 a los 14 años de edad.

Necesidades nutritivas de los adolescentes

La correcta alimentación es esencial para afrontar los cambios que se presentan en la adolescencia. Una dieta ideal para suplir las necesidades nutritivas de los adolescentes debe contener lo siguiente:

Calorías

Las calorías son las unidades de energía que contienen los alimentos; los adolescentes que practican actividades físicas necesitan cantidades importantes de comida con contenido calórico. Cuando los chicos están en esta etapa por lo general hacen más actividades y, por ende, consumen muchas más calorías.

En algunos casos los adolescentes suelen ser más sedentarios y los padres deben vigilar con más atención su alimentación, en términos calóricos, para evitar la obesidad. Al final de la adolescencia, las niñas ingieren menos calorías diarias que los niños. Por ello pueden experimentar deficiencia de algunos minerales y vitaminas.

Proteínas

El 50% del peso corporal está formado de proteínas. Los alimentos que contienen más proteínas son: carne de res, pollo, pavo, cerdo, pescado, huevos y el queso.

En la búsqueda de un pleno desarrollo, los adolescentes no deben prescindir de las proteínas. Estas no sólo le ayudarán a sentirse satisfechos a la hora de comer, sino que además aportan al fortalecimiento de la masa corporal y al funcionamiento de los órganos del cuerpo.

Para el atleta adolescente, su óptimo rendimiento siempre dependerá de la fuerza muscular, y eso lo obtendrá con una dieta balanceada rica en proteínas.

Carbohidratos

Los encontramos en almidones, azúcares y se convierten en el principal combustible del cuerpo, azúcar simple: glucosa. En la dieta de un adolescente se debe incluir alimentos con carbohidratos complejos y limitar los simples. Los carbohidratos complejos proporcionan energía continua, es por eso que los atletas los consumen en grandes cantidades. Mientras que los simples ofrecen pocos beneficios por lo que deben reducirse en la dieta.

Las necesidades nutritivas de los adolescentes.

Grasas

Se recomienda que los adolescentes no consuman más de un 30% de grasas en su dieta. Esta proporciona energía y absorbe vitaminas A, D, E y K. Si se consume más grasa de lo indicado, el chico aumentará de peso así se practique deporte.

Los alimentos grasos contienen colesterol, la cual es una sustancia cerosa que obstruye las arterias y las endurece. Existen 3 tipos de grasas en la dieta común de un adolescente:

  • Mono insaturada: la más sana, están en las aceitunas, aceite de oliva, maní, mantequilla de maní,  nueces y los aceites de nuez y de canola.
  • Poli- insaturada: se pueden encontrar en los aceites de maíz, girasol, soya, semilla de algodón y semilla de sésamo.
  • Saturada: la más cargada de colesterol. Se encuentra en los productos lácteos: mantequilla, queso, carne de res, cerdo, cordero, yemas de huevo, aceite de coco y aceite de palma.

Es recomendable reducir la ingesta de grasa saturada a no más de un 10 % del total de calorías diarias. El otro 20 % de las calorías deben venir de dos tipos de grasas insaturadas.

Minerales

Son tres los minerales que tienen especial importancia: el calcio, el hierro y el cinc. Están relacionados directamente con el crecimiento. Por lo que la dieta debe contener alimentos ricos en este tipo de minerales: leche, almejas, carnes rojas, frutos secos, chocolate, semillas de ajonjolí, carne de cordero, ostras, entre otros.

Introducir la fruta a los niños es muy positivo para su salud.

Vitaminas

Para suplir las necesidades nutritivas de los adolescentes es necesario que no se deje al azar el consumo de vitaminas. La vitamina A interviene en los procesos de crecimiento, diferenciación, proliferación y reproducción celular. La vitamina D es necesaria para el proceso de calcificación de los huesos.

Las vitaminas B12, B6, riboflavina, niacina y tiamina están implicadas en el metabolismo energético. Participan en el metabolismo de los aminoácidos y en la maduración de eritrocitos. Teniendo en cuenta todos estos datos nutricionales, es más sencillo brindarles una alimentación balanceada y dar el ejemplo para así poder evitar cualquier posible trastorno u cualquier otra dificultad.

Recordemos que al dar el ejemplo y acompañarlos, nuestros hijos aprenderán a llevar y mantener una buena alimentación en las diferente etapas de su desarrollo. Una vida sana se traduce en múltiples beneficios, así que vale la pena invertir esfuerzo en ello.