¿Sospechas que tu bebé no escucha bien?

Gladys 2 julio, 2017

Cuando un bebé nace, ya el sistema auditivo está formado; sin embargo, siempre es importante estar muy pendiente de su evolución por si aparece cualquier anomalía

Antes de llegar al mundo, tu chiquitín ya conoce el sonido de tu voz. Esto es gracias a que su oído interno se fue desarrollando, poco a poco, al inicio del cuarto mes de gestación; posteriormente, a partir del quinto mes, empezó a experimentar la magia de escuchar las canciones de cuna y las palabras de amor que le dedicabas.

Pero si pensamos un poquito más en lo que ellos viven dentro de tu barriguita, descubres que los latidos del corazón, el ritmo del flujo sanguíneo y hasta los ruidos intestinales forman parte de los estímulos que recibe. Por esta razón, muchísimas investigaciones afirman que es fundamental hablarles a ellos con la firmeza de que te están escuchando.

El sentido de la audición en el bebé se desarrolla cuando están en tu barriguita

Y si te diste cuenta al final del embarazo, con cada ruido externo (voces, música, golpes, etc.) reaccionan con un movimiento corporal. Él te demostró que es capaz de escuchar y de tomar el entorno como una serie de factores que le motivan a dar una respuesta.

No obstante, algunos niños pueden experimentar problemas a medida que van creciendo y que afectan al sistema de audición de forma temporal o perenne. En este sentido, es importante que estés muy atento a los cambios irregulares que tenga en su comportamiento y se lo comentes al pediatra con tiempo.

Pruebas caseras para descartar que tu bebé no escucha bien

no escucha bien 3

Por lo general, a todos los recién nacidos les realizan unas pruebas que ayudan a comprobar las capacidades auditivas. Aunque estas arrojen resultados positivos, es normal que pienses que algo no anda bien con este sentido si tu retoñito no se asusta con un ruido fuerte o no se despierta por el sonido del timbre.

En estos escenarios, seguramente te preguntarás: ¿mi bebé oye bien? ¿Tendrá problemas auditivos? Por eso, queremos recomendarte las siguientes pruebas para que logres descartar estas sospechas:

En el primer trimestre:

Fíjate si se sobresalta por un ruido que nadie se esperaba o si cierra rápidamente sus ojitos cuando das una palmada fuerte. Otra señal infalible es si notas que se calman con tu voz o una suave canción.

En el segundo trimestre:

Notarás que deja a un lado lo que estén haciendo para prestarte atención, para tratar de comprender una conversación que tienes con otra persona, que busque de dónde está saliendo esa melodía que tanto le gusta o que te sonría si le hablas o cantas.

Si no obtienes respuesta de su parte con alguna de estas pruebas, no pierdas de vista esta situación. Intenta hacer varios intentos para ver si cambia la reacción y si no tienes éxito, pídele al pediatra que le dé una evaluación especial y le remita aun otorrino infantil para que le haga ciertos exámenes, como los potenciales evocados auditivos automatizados o las otoemisiones acústicas.

Si observas que no responde a los estímulos externos, pregúntale al pediatra

En cualquiera de los casos, te recomendamos que no te preocupes de inmediato. En primer lugar, mientras más pequeñitos estén, más fuerte tendrá que ser el sonido para que los despierte o los asuste. Y segundo, en el caso de que verdaderamente tenga una anomalía, tendrá un buen pronóstico si es menor de seis meses.

Sordera temporal: causas

no escucha bien 2

A pesar de que tu hijo escuche bien, es posible que sufra una sordera temporal sin que nadie se dé cuenta de este inconveniente. Estas son algunas de las causas que la originan:

Otitis media:

La inflamación de la zona, el dolor y la pérdida de la audición son los principales síntomas. Esto desaparece al atacar de forma correcta la infección.

Exceso de cera:

No intentes sacarlo con bastoncillos por nada del mundo, ni objetos punzantes, puesto que podrías ocasionarle una otitis externa por la inflamación de las paredes del conducto.

Alergias:

Estas reacciones del cuerpo pueden inflamar la mucosa nasal y originar una dificultad para escuchar bien.

Catarros:

Al igual que en el caso anterior, la congestión nasal produce sordera temporal, sobre todo, por la cercanía de la trompa de Eustaquio.

Uso constante de audífonos:

El uso descontrolado de estos dispositivos pueden causar problemas permanentes en la adultez.

La audición es un sentido importantísimo para los chiquitines porque les permite acercarse con seguridad al mundo que les rodea. Por eso, no dudes en preguntarle al médico todas las dudas y de fomentarle hábitos que no atenten en contra de sus oídos.

Te puede gustar