¿Se les debe permitir el móvil a los adolescentes en la escuela?

María José 22 junio, 2017

Cada vez son más los niños y adolescentes que poseen un móvil propio y que hacen uso de él cada día. En ocasiones, cuando no existen unas normas claras en el uso de estos dispositivos, les gusta tenerlos consigo mismos a cada momento creando tal dependencia que incluso lo utilizan en la escuela. 

Un estudio en 2010 del Pew Research Center  encontró que el 65% de los adolescentes tenían un móvil y lo llevan a la escuela a pesar de las prohibiciones del centro o de sus padres.

La mayoría de las escuelas e institutos se adaptan a las nuevas generaciones y empiezan a permitir que los estudiantes lleven sus teléfonos móviles mientras que no interrumpan el ritmo normal de la clase ni tampoco su tiempo de estudio. Lo que piden es que tengan los teléfonos apagados o en silencio para que no interrumpan ni tampoco les distraigan.

Es necesario conocer los pros y los contras de permitir que los teléfonos móviles en la escuela a los adolescentes y así poder tomar una decisión correcta en cuanto a si se debe permitir o no que los hijos adolescentes lleven sus móviles a la escuela o instituto. Cuando el centro educativo permite llevarlo a sus instalaciones, será la decisión familiar final la que pese más.

Permitir el móvil a los adolescentes en la escuela, ¿sí o no?

adolescentes con móvil 3

Lo ideal es no prohibir a los adolescentes que se lleven el teléfono a la escuela puesto que si quieren hacerlo lo harán a tus espaldas. Para mantener una buena comunicación y confianza con los hijos, lo ideal es que sí puedan llevarlo a la escuela pero respetando algunas normas para que realmente le den un uso adecuado en los momentos en los que tienen que dedicarse a otras cosas, como el estudio.

La tecnología nos acerca a quienes tenemos lejos y nos aleja de quienes tenemos cerca.

-Anónimo-

 

Para hacer llamadas de emergencia

Hacer llamadas de emergencia puede ser una necesidad en algunos momentos dados. Por eso es importante que en la sociedad actual tus hijos puedan estar comunicados. No significa que deban usar el teléfono a cada momento para comunicarse sin sentido con los demás, sino que sepan la diferencia de poder hacer una llamada de emergencia y totalmente necesaria.

Apagarlo o ponerlo en silencio

Mientras sean horas lectivas y estén en el centro de estudio, es importante que los adolescentes se muestren responsables y apaguen el teléfono o lo mantengan en silencio para evitar distracciones innecesarias.

Si en algún momento te enteras de que tu hijo no sigue estas normas tendrás que valorar con él algunas consecuencias para que aprenda a seguir esta norma si quiere tener el móvil en la escuela.

Utilizarlo de forma conveniente

El uso inteligente y responsable de los teléfonos móviles es necesario para que los adolescentes puedan hacer uso del mismo. En este sentido, deberán tener una responsabilidad y usar el terminal de forma conveniente cada día. Por ejemplo, puede usarlo para quedar a una hora, para preguntar cosas académicas, para saludar a alguien importante en su vida…

No mandar mensajes en horario lectivo

Quedará prohibido mandar mensajes a sus amigos o familiares mientras esté en clase o en el centro educativo. Únicamente podrá hacerlo si es un tema necesario o por algún motivo urgente. Pero hablar por hablar y distraerse de sus responsabilidades diarias no puede ser una opción aceptable. Deberá mostrar responsabilidad y ser coherente con sus acciones.

adolescentes con móvil 2

No usar el teléfono de forma malintencionada

Desgraciadamente, en ocasiones los adolescentes utilizan el teléfono de forma malintencionada para hacer daño a otros o para difundir rumores. El bullying y ciberbullying es un problema cada vez mayor y los teléfonos móviles facilitan que esto ocurra. Es necesario que los adolescentes se basen en el respeto al prójimo siempre que usen el teléfono móvil.

Es necesario que los adolescentes a los que se les permite el uso del teléfono móvil en las escuelas tengan un uso responsable del mismo, que no lo usen para hacer daño a otros, ni para copiar en un examen, ni tampoco para distraerse.

Puedes dar un voto de confianza a tus hijos y permitirles que lleven el móvil a la escuela, siempre y cuando respeten las normas. En caso de no respetarlas, deberán haber consecuencias como requisar el teléfono durante un tiempo determinado con antelación.

Te puede gustar