Cómo saber si tus hijos te tienen miedo o respeto

Sabrina Iturbide · 10 octubre, 2015

¿Eres de los que intenta disciplinar a sus hijos con autoritarismo? Debes saber que no es la mejor forma de educarlos. ¿O eres en cambio de ese tipo de padres al que sus hijos respetan por encima de todas las cosas?

Para saber si tus hijos te tienen miedo o respeto, aquí dejamos algunas pautas que te ayudarán. Sigue leyendo este artículo.

 

Ser autoritario te puede funcionar una, dos, tres veces. Quizás algunas más, dependiendo del niño. Sin embargo, en el medio y largo plazo eso sólo genera consecuencias negativas. Si siempre estás imponiéndote, en vez de escuchándole, tu hijo puede empezar a tenerte miedo y a responder ante ti sólo de esa forma.

Para que entiendas, la relación entre un padre que inspira miedo y un padre que inspira confianza es similar a la de un jefe y un verdadero líder.

La autoridad debes ganártela a través de tus actos. Ser padre te confiere la autoridad por derecho, pero que tus hijos lo sientan como tal tienes que ganártelo día a día.

Inspirar miedo para que actúen como esperas es actuar de la misma manera que un jefe autoritario en tu trabajo. Imagínate a tu superior diciéndote que hagas algo muy difícil y que no sabes cómo hacer. Luego imagínate a tu jefe diciéndote que necesita que hagan algo juntos para que lo aprendas y luego lo hagas tú solo, ¿ves la diferencia?

Está claro que tú eres el que tiene el conocimiento y la experiencia. ¡Debes aprender a trasmitirla a tus hijos! Sólo sabiendo cómo se hacen las cosas no sirve de nada si le pides algo y no explicas cómo se hace.

  • Demuestra a tus hijos que les tienes respeto y enséñales también a respetar a los demás. ¿Cómo? Pon el ejemplo. Tratarlo bien a él y a las personas que les rodean generará un entorno en el que tus hijos aprenderán a actuar de forma correcta. Recuerda siempre pedirle las cosas por favor y agradecerle. Esto le ayudará a incorporarlo.
  • Sé cariñoso. No hay mejor forma de enseñar a un niño que mostrándole afecto.
shutterstock_270277715

  • Escucha todo lo que tenga para decirte. No menosprecies sus comentarios o sus opiniones. Demuestra que lo que piensa y siente es importante para ti. Así entenderá que tú le valoras y además aprenderá a valorarte a ti también.

¿Qué actitudes debo evitar para que mi hijo no me tenga miedo?

  • Golpearles
  • Amenazarles
  • Gritarles
  • Insultarles
  • Mostrar odio
  • Hacerles sentir mal
  • Ser intolerante
  • Castigarles constantemente o sin razón
  • Criticarles negativamente

Siempre ten presente que los chicos son criaturas frágiles y que absorben todo lo que pasa a su alrededor como una esponja. Si el ambiente es un ambiente violento, eso facilitará la incorporación de actitudes violentas en el niño. Si le muestras un lugar lleno de amor y comprensión, tu hijo incorporará eso en su interior.

Te recomiendo leer 5 heridas emocionales de la infancia que persisten cuando somos adultos

¿Cómo me doy cuenta de que mis hijos me tienen miedo?

Debes evaluar tu comportamiento con el niño para saber qué es lo que ve a partir de lo que tú le muestras.

Si tienes una actitud autoritaria, correctiva, si sueles hacer algunas de las cosas que te aconsejamos evitar, es probable que tus hijos sientan más miedo que respeto.

Para ganarte su respeto debes mantener una sana convivencia en tu hogar, conversar con tus hijos, mostrar comprensión y cariño. Recuerda que todo lo que va, vuelve. Si eres respetuoso con ellos, ellos aprenderán eso, y serán respetuosos contigo.

¿Y si dejo de ser autoritario y no me respetan?

Debemos hacer entender a nuestros hijos que nosotros somos los que tenemos la experiencia y el conocimiento que ellos luego adquirirán a lo largo de su vida. Cuando son pequeños o jóvenes aún desconocen muchas cosas, y es necesario que nosotros estemos ahí para asistirles, para guiarles y darles consejo.

shutterstock_214547947

No ser autoritario no significa no poner límites. Y poner límites tampoco es quitarles todo derecho o libertad a sus hijos. Los límites deben ser coherentes, y deben tener un sentido.

Por ejemplo, si tu hijo debe levantarse a las 6 de la mañana para ir al colegio, es lógico que no le permitas salir hasta tarde, puesto que tiene responsabilidades que asumir. Los chicos cuando son pequeños no tienen sentido de responsabilidad. Por eso debemos ayudarles a entender estas cosas.

También debemos considerar poner límites para protegerle físicamente y, de ser necesario, protegerle de otros.

Siempre antes de realizar alguna acción de este tipo piensa en qué es lo que buscas conseguir, y si crees que es la mejor forma de hacerlo.