¿Cómo enseñar a un niño a no ser irresponsable?

Si diariamente te cuestionas sobre la crianza que le das a tu hijo o te preocupa cómo enseñar a tu niño a no ser irresponsable, lo primero que debes saber es que no existen fórmulas mágicas, ni vidas perfectas. Sin embargo, lo que sí podemos hacer es procurar que crezcan en un ambiente en el que predomine el amor, el respeto y los buenos hábitos. Herramientas que serán tus mejores aliados para sentar las bases y principios de sus vidas. 

Hay que tener siempre en cuenta que aunque cada niño nace con su personalidad, los padres las moldeamos de buena o mala manera con nuestras acciones. Razón por la que debemos ser un buen ejemplo de personas, pues siempre seremos el modelo a seguir de los hijos; para muchos pequeños inclusive sus ídolos o súper héroes.

Por lo general, un niño no se vuelve irresponsable de la noche a la mañana. Si cuenta con supervisión, hábitos y una vida organizada es muy poco probable que esto suceda. En cambio, si no tiene rutina, y lo que ve es desorden en su hogar y desastre en la vida de sus padres, resulta muy probable que el niño empiece a tener problemas no solo de responsabilidad sino en diversas áreas de su vida como concentración, autocontrol y la manera como se relaciona con el mundo.

shutterstock_10029688

¿Qué es la responsabilidad?

La responsabilidad es un valor que nos permite orientar nuestro comportamiento de manera correcta teniendo en cuenta la consecuencia de todas nuestras acciones. Esto es lo que nos permite vivir a todos los seres humanos con la estructura para cumplir nuestras metas y además, poder vivir en comunidad respetando y cumpliendo con lo acordado con todas las personas que influyen en nuestro entorno.

En tal sentido, resulta imprescindible ayudar a nuestros hijos a ser niños responsables para que puedan lograr un buen desenvolvimiento en su vida, ya sea cumplir sus compromisos escolares, con las tareas establecidas en el hogar o lograr un buen comportamiento en general.

5 consejos claves para que tu niño no sea irresponsable

A continuación te daremos algunas recomendaciones claves para ayudar a desarrollar el principio de la responsabilidad sin que esto sea una tarea titánica y que tu niño no sea irresponsable:

  • Crear hábitos es una práctica que debemos hacer desde el primer día de vida de todo niño, pues esto ayudará tanto a padres como a hijos a tener una rutina en casa a las que todos se acostumbrarán y llegará un momento en que no se cuestionará el por qué debe hacerse cada cosa. Por ejemplo: al levantarse hay que cepillarse los dientes, sentarse a comer el desayuno y vestirse para ir a la escuela. Al regreso hay que tomar un baño, comer el almuerzo y tomar una siesta.
shutterstock_268495205

  • En caso de que el nivel de concentración del niño no sea muy elevado aprende a trabajar por objetivos. Ejemplo: es preferible llevar paso a paso la hora de las tareas. “Es hora de hacer el dibujo de la clase de ciencias y cuando termine es momento de estudiar matemáticas”.
  • Explicar acciones y consecuencias: debemos tomarnos un minuto y explicar a nuestros hijos el por qué hay que hacer cada tarea para que puedan comprender que sólo podemos disfrutar de los frutos que sembremos a lo largo de nuestro camino. Siempre opta por decir frases como: debes ir al colegio para que no te atrases con la clase y puedas pasar el año con buenas calificaciones.
  • Que tu vida sea el ejemplo: es una forma de ir moldeando a nuestros hijos e inculcarles nuestros valores de responsabilidad, ética y compromiso. Aprovecha cada oportunidad para demostrárselo siempre.
  • Asignar tareas, según corresponda por edad: Opta porque tu niño siempre tenga alguna responsabilidad comenzando por las de casa, pídele que haga su cama o que te ayude a regar las plantas. Ve incrementando o cambiando estas tareas según su edad, pero siempre vela porque no consiga todo hecho.

Siempre ten presente que la responsabilidad constituye un valor primordial en el desarrollo de todo niño. Fomentando este principio les estaremos entregando en sus manos las llaves del éxito. La mejor manera que tenemos para cooperar con su futuro es ofrecerles una vida digna, llena de amor y de principios. No te cuestiones por cada error que puedas cometer, sigue adelante, aprende a vivir enseñando y convierte sus debilidades en fortalezas.

 

Categorías: Educación Etiquetas:
Te puede gustar