¿Qué hacer si a mi hijo le muerde un perro?

Óscar Dorado · 20 junio, 2018
Los niños aman a los perros, a pesar de que en ocasiones puedan sufrir algún tipo de incidente como pueden ser las mordeduras. En este artículo te ofrecemos toda la información que debes tener en cuenta si tu hijo sufre un incidente de este tipo.

Los perros son considerados el mejor amigo del hombre. No obstante, en ocasiones puede suceder que su condición de animal provoque algún que otro susto. ¿Qué acciones debo tomar si a mi hijo le muerde un perro?

Las mordeduras de perro pueden ocurrir por muchas razones. A pesar de que algunos animales callejeros u otros perros extraños pueden morder, en la mayoría de las ocasiones las personas son mordidas por un perro que conocen, como puede ser un perro amigo o la mascota.

Los caninos pueden ser excelentes mascotas familiares. De hecho, la mayoría de los niños adoran a los perros, ya que son lindos, tiernos y amigables. Crecer con un perro puede enriquecer la vida de los niños de muchas maneras.

Ciertamente, los pequeños necesitan supervisión constante y cercana cuando están con los perros para evitar las mordeduras. Por ello, queremos dedicar este artículo para que sepas cómo actuar si a tu hijo le muerde un perro.

¿Qué hacer si a mi hijo le muerde un perro?

Si tu hijo sufre una mordedura por parte de un perro en casa, puedes proporcionar primeros auxilios. Las mordeduras de perro pueden causar infecciones que deben tratarse con antibióticos.

Para llevar a cabo una correcta atención doméstica, te recomendamos llevar a cabo los siguientes consejos.

  • Coloca una toalla limpia sobre la herida para detener cualquier sangrado.
  • Intenta mantener el área lesionada elevada.
  • Limpia la herida cuidadosamente con agua y jabón.
  • Aplica un vendaje estéril en la zona afectada.
  • Haz que tome un antibiótico todos los días para prevenir la infección —consulta con el médico para ello—.
La pérdida de una mascota

¿Cuándo es necesario visitar a un médico?

Si a tu hijo le muerde un perro, debes tener en cuenta que es necesario visitar a un médico según la gravedad de la lesión. Asimismo, se recomienda visitar a un especialista en los siguientes casos:

  • Es un perro desconocido el que muerde.
  • La herida es profunda.
  • No consigues detener el sangrado.
  • Existen signos de infección como enrojecimiento, hinchazón, calor o pus.

Una vez acudas al hospital, el médico examinará la lesión para ver si la mordedura fue lo suficientemente profunda como para dañar los músculos, tendones, nervios o huesos.

Seguidamente, el doctor limpiará a fondo la herida con el fin de quitar la suciedad o las bacterias, además de eliminar los tejidos muertos. En algunos casos, se utilizarán las suturas para cerrar la herida por mordedura de perro.

Sin embargo, esta práctica es controvertida; el motivo es que suturar la lesión puede reducir las cicatrices, aunque puede aumentar el riesgo de infección.

“Los pequeños necesitan supervisión constante y cercana cuando están con los perros para evitar las mordeduras”

Ciertamente, el cuidado de las mordeduras de perro en los niños es un tema de controversia. Se recomienda que las heridas por punción no se cierren y que las heridas en las manos y los pies sean tratadas por un especialista quirúrgico.

Si a mi hijo le muerde un perro, es probable que desarrolle mucho miedo hacia ellos.

¿Cómo puedo prevenir que a mi hijo le muerda un perro?

Para evitar que suceda algún incidente desagradable, te recomendamos seguir los siguientes tips:

  • Al escoger un perro cómo mascota familiar, elige uno con buen temperamento.
  • Mantén al niño alejado de cualquier perro que no conozca.
  • Nunca dejes a tu hijo pequeño a solas con un perro, especialmente cuando es uno desconocido.
  • Obtén el visto bueno y consulta con el propietario antes de acariciar a un perro desconocido.
  • No permitas que el niño juegue con ningún perro que esté comiendo o alimentando a sus cachorros.
  • Si un perro se vuelve agresivo, no debe gritar ni salir corriendo. Mantener la calma, moverse despacio y no mirar al perro es esencial; los perros pueden asustarse o molestarse si un niño salta o grita a su alrededor.
  • Cuando toque a un perro, debe acariciarlo suavemente en el costado o la espalda y no golpearle en la cabeza.
  • Enséñale a ser amable cuando juegue con perros.
  • Entrena a tu perro para obedecer órdenes como sentarse, quedarse, caer y venir.
  • Recompensa tanto al niño como al perro cuando se comporten de la manera que deseas.

Finalmente, recuerda que la forma más importante de mantener a tu hijo seguro alrededor de un perro es la supervisión; un control adecuado significa estar lista para intervenir de inmediato si es necesario. Más allá de eso, puedes comenzar a enseñarle al pequeño algunas de las reglas básicas como las que hemos mencionado.