¿Qué es la ooforitis?

La ooforitis es un tipo de enfermedad pélvica inflamatoria femenina que afecta principalmente a los ovarios. Es causada por una infección bacteriana, generalmente como resultado de una enfermedad de transmisión sexual. Te contamos más en el siguiente artículo.

La ooforitis es un proceso inflamatorio que ocurre en el área de las trompas de Falopio. La patología afecta a chicas de entre 15 y 35 años y mujeres con menopausia. Por lo general, se desencadena por una infección bacteriana.

Como resultado del desarrollo de esta enfermedad, las trompas de Falopio están soldadas a los ovarios; esto puede llevar a la infertilidad.

Si la condición se detecta rápidamente, se dañará menos el sistema reproductivo de una mujer y la infección no tendrá la posibilidad de propagarse a ningún otro lugar del cuerpo y causar más problemas de reproducción. Los casos más leves pueden tratarse con un tratamiento con antibióticos, mientras que los más graves requieren cirugía.

Los ginecólogos verifican la presencia de ooforitis y enfermedades de transmisión sexual realizando exámenes físicos y extrayendo muestras de moco y tejido uterino para su análisis en el laboratorio.

Las pruebas de laboratorio revelan la naturaleza de una infección bacteriana. Los médicos usan esta información para confirmar el diagnóstico y prescribir un tratamiento.

¿Qué es la ooforitis?

La ooforitis es un tipo de enfermedad pélvica inflamatoria femenina que afecta principalmente a los ovarios. Es causada por una infección bacteriana, generalmente resultado de una enfermedad de transmisión sexual.

Puede ocurrir en mujeres de cualquier edad, aunque es más común en mujeres que tienen entre 15 y 35 años de edad. La mayoría de las infecciones se pueden tratar con antibióticos orales, aunque los casos severos pueden requerir hospitalización para cuidados  más agudos.

Las infecciones bacterianas causan esta afección. Al igual que con muchos tipos de infección, es crucial tratar el problema antes de que se vuelva más dañino para el sistema reproductivo y se propague por todo el cuerpo.

Desafortunadamente, esta afección generalmente acompaña a otras enfermedades inflamatorias pélvicas a medida que la infección se propaga.

Hay varias precauciones que las mujeres pueden tomar para ayudar a reducir sus probabilidades de desarrollar ooforitis.

Hay varias precauciones que las mujeres pueden tomar para ayudar a reducir sus probabilidades de desarrollar ooforitis. Entre otros cuidados, conocer la historia sexual de la pareja y usar preservativos puede reducir significativamente el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual.

A menudo, los ginecólogos recomiendan que las mujeres sexualmente activas programen chequeos regulares para controlar la salud de su sistema reproductivo. También pueden reducir aún más la probabilidad de infecciones bacterianas manteniendo una buena higiene.

¿Cuáles son las causas y quién está en riesgo?

Los principales factores que contribuyen al desarrollo de la ooforitis son:

  • Infecciones crónicas en el cuerpo.
  • Fumar.
  • Situaciones estresantes y fatiga excesiva.
  • Promiscuidad.
  • Trastornos del sistema genitourinario.
  • Enfermedades del sistema endocrino.
  • Relaciones sexuales sin protección.

“Si la ooforitis se detecta rápidamente, se dañará menos el sistema reproductivo de una mujer y la infección no tendrá la posibilidad de propagarse a ningún otro lugar del cuerpo”

¿Cuáles son los síntomas de la ooforitis?

Los síntomas de la ooforitis varían según la gravedad de la infección, pero pueden incluir:

  • Dolor severo en la parte baja del abdomen —ocurre alrededor del período en que termina la menstruación o en los primeros 10 días después de la menstruación; por lo general, dura menos de 7 días—.
  • Sangrado vaginal abundante durante el ciclo menstrual.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.
  • Fiebre alta y escalofríos.
  • Flujo vaginal inusual.
  • Malestar estomacal y vómitos.
  • Una sensación general de malestar.
  • Dolor de espalda.
  • Sensibilidad al movimiento cervical.
  • Dolor al orinar.
Los vómitos son uno de los síntomas de la ooforitis.

¿Cuál es la relación entre la ooforitis y la infertilidad?

Como los ovarios son el hogar de las células de huevo, cualquier inflamación puede ser una mala noticia para la fertilidad futura. Si la ooforitis causa adherencias ováricas con los órganos circundantes y las trompas de Falopio bloqueadas, se cree que disminuye las probabilidades de un futuro embarazo.

La ooforitis puede causar adherencias en el área alrededor de los ovarios o puede bloquear las trompas de Falopio, que causa que un óvulo no se libere del ovario.

Sin embargo, el aspecto positivo es que las futuras mamás tienen dos ovarios, por lo que el daño a un lado no siempre afecta al otro. Aun así, la ooforitis puede provocar un embarazo ectópico si no se trata.

El diagnóstico precoz y el tratamiento de la ooforitis aumentan las posibilidades de poder quedar embarazada en el futuro. Por esa razón, no se debe posponer la realización de las pruebas.

En definitiva, recuerda que incluso las infecciones aparentemente leves pueden causar daños graves a los órganos reproductivos. Asimismo, la oorforitis necesita un tratamiento rápido para prevenir complicaciones de salud y preservar su fertilidad

Te puede gustar