El embarazo ectópico: causas, síntomas y tratamiento

Fernando Clementin · 2 noviembre, 2017
El embarazo ectópico es aquel en que el óvulo se implanta fuera del útero y se sitúa en otras zonas peligrosas para el desarrollo del futuro bebé.

El embarazo ectópico es aquel en el que el óvulo fertilizado se implanta fuera del útero. “Ectópico”, según el diccionario de la Real Academia Española, justamente es definido como aquello ‘que se produce fuera del lugar propio’. El ejemplo que cita es, precisamente, el del embarazo ectópico.

Estos lugares “impropios” donde el óvulo fertilizado puede implantarse son:

  • Las trompas de falopio (el más común).
  • En la unión de las trompas de falopio con el útero.
  • Uno de los ovarios.
  • El cuello de su útero (cerviz).
  • El abdomen.

Según el lugar donde el óvulo se implanta, el embarazo ectópico también puede denominarse: embarazo tubárico (el óvulo anida en las trompas de falopio), embarazo cervical (en el cuello del útero o cerviz) o embarazo abdominal (en el abdomen). Ninguno de estos lugares es el apropiado para que el feto se desarrolle. Primero, porque no cuenta con el espacio suficiente y, segundo, porque tampoco tiene los tejidos nutricionales necesarios para alimentarlo.

Causas del embarazo ectópico

La razón más frecuente es un daño, inflamación o estrechamiento en las trompas de falopio. Esto genera mayor dificultad al óvulo para descender hasta el útero, por lo que muchas veces no lo logra. Puede deberse a varios factores, como una operación previa en la zona del abdomen, el haber padecido alguna enfermedad que haya producido inflamación en la zona pélvica o por alguna infección de transmisión sexual, como la clamidia o la gonorrea.

Ejemplo de un embarazo ectópico.

La endometriosis puede llegar a ser otra causante de un embarazo ectópico. Esto se da cuando las células que recubren el interior del útero se implantan y crecen en otras partes del cuerpo.

También existen otros factores, como el tabaquismo, el haberse sometido a tratamientos por infertilidad o incluso haber tenido otro embarazo ectópico previamente.

¿Cuáles son los síntomas y signos de un embarazo ectópico?

Los síntomas que indiquen la posible presencia de un embarazo ectópico son:

  1. Ausencia del periodo menstrual: es posible que no notes esta ausencia del periodo si el embarazo ocurre al comienzo del ciclo menstrual.
  2. Dolor o sangrado vaginal: es otra de las razones por las que podría no advertirse la ausencia del periodo.
  3. Dolor en la pelvis, el abdomen e incluso hasta los hombros: esto último puede ser causado por la irritación de ciertos nervios debido al acumulamiento de sangre.
  4. Mareos, náuseas o desmayos: causados por la pérdida de sangre.
  5. Hipotensión: también relacionado con la pérdida de sangre.
  6. Incremento de la frecuencia de micción: es decir, orinar más que de costumbre.

El embarazo ectópico es aquel en el que el óvulo fertilizado se implanta fuera del útero.

¿Cómo se trata el embarazo ectópico?

Puede variar según varios factores, como el grado de avance del embarazo, los daños que puedan presentar las trompas de falopio y, lógicamente, la gravedad de los síntomas. De más está decir que todas estas variables deben ser analizadas por un médico profesional.

En ocasiones, cuando el embarazo es reciente, lo que se hace es inyectar metotrexato, lo que produce que el embrión detenga su crecimiento.

Si el embarazo está más avanzado, puede llegar a ser necesario una cirugía para extirpar el embarazo anormal. Gracias a la tecnología de hoy, y siempre y cuando no se presenten lesiones importantes en los órganos, este tejido ectópico puede removerse realizando una laparoscopia.

Este procedimiento consiste en la introducción de una cámara de video y los instrumentos quirúrgicos necesarios a través de una pequeña incisión en la zona baja del abdomen. Así, el médico puede extraer el tejido ectópico y reparar, si fuera necesario, los órganos lesionados por el embarazo ectópico. En los casos más graves incluso se extraen.

También puede existir la posibilidad de que el embarazo ectópico se interrumpa por sí solo en caso de que los síntomas se presenten con levedad. Sin embargo, esto conlleva un estricto seguimiento por parte del profesional, con análisis de sangre (para medir el nivel de GCH en sangre) y ultrasonidos.

¿Se puede prevenir un embarazo ectópico?

No, no es posible prevenirlo. Además, puede afectar a cualquier mujer. La posibilidad de padecerlo, sin embargo, es mayor en las mujeres con más de 35 años de edad o en aquellas que hayan sufrido alguna de las enfermedades descritas anteriormente.

¿Hay que preocuparse?

Lo más recomendable es consultar al médico lo más rápido posible ante la aparición de cualquiera de los síntomas mencionados. Además, durante el proceso de tratamiento es fundamental contar con la compañía de alguien con quien compartir nuestros sentimientos y sensaciones. Si el tratamiento resulta exitoso y no se producen lesiones de gravedad, la mujer puede tener un embarazo perfectamente normal tras haber pasado por un embarazo ectópico.

Sin embargo, esto bien podría no ser así si ya padecía problemas de fertilidad en el pasado o incluso si se sospecha que se puede llegar a tener un embarazo anormal por las causas ya citadas. En ese caso se recomienda hablar con el médico para consultar las formas de evitar estos inconvenientes. En cuanto a la estadística, los expertos sostienen que la posibilidad de que un embarazo ectópico se repita es de un 15%.