¿A qué edad un niño puede usar cuchillo y tenedor?

Corina González · 28 junio, 2018
A partir de los doce meses, una vez que el niño comienza a ingerir alimentos sólidos se presenta la oportunidad de educarlo en cuanto al adecuado uso de los cubiertos. Conoce los plazos para el desarrollo de esta habilidad y de qué depende específicamente.

A la par de la lactancia, el niño comienza a alimentarse con comidas semisólidas. En esta etapa, su madre lo ayudará a comer hasta que su capacidad motora le permita tomar los cubiertos y tenga edad para usar cuchillo y tenedor.

El buen desempeño de esta capacidad motora va a depender de la maduración del sistema nervioso. Esta no es exacta en todos los niños, ya que depende de diversos factores —genéticos, hormonales, ambientales— que lo rodean.

Con la práctica, entonces, el pequeño se familiarizará con el uso de los cubiertos. Así, cada vez más su coordinación motora evolucionará de forma extraordinaria.

Una de las ventajas que obtiene el niño al mostrarse hábil con la manipulación de los cubiertos es la facilidad de desenvolverse al momento de iniciarse en la escritura. Los padres o responsables del niño deben estar seguros de que haya adquirido suficiente dominio motor sobre el uso de los cubiertos. Hasta que esto no suceda, es imprescindible la ayuda.

Iniciación del niño para usar cuchillo y tenedor

A través de los padres o del adulto responsable, el infante aprenderá determinadas conductas, comportamientos o hábitos. Existen algunos que no se deben permitir, como por ejemplo hurgar la comida con los dedos y masticar con la boca abierta. Este tipo de conductas se deben evitar y corregir en caso de que el pequeño las repita.

La adquisición de hábitos o rutinas a edades tempranas resulta beneficiosa. Se propicia así un desempeño óptimo a la hora de sentarse a la mesa y usar cuchillo y tenedor. Sin embargo, no se debe forzar al niño a utilizar ambos cubiertos a la vez.

Entre los doce y los dieciocho meses de edad, el infante ya comienza a alimentarse por sí sólo. Por eso, a esta edad ya se le debe inculcar el hábito de manipular los cubiertos, específicamente el tenedor.

La capacidad motora le permite a los niños tomar y usar cuchillo y tenedor.

Su manipulación será de manera progresiva y gradual, como inicialmente se hizo con la cuchara para sopas y cremas. Luego de este primer cubierto, se incorpora el tenedor y, por último, al conseguir más destrezas, el cuchillo.

El uso de los cubiertos a la hora de ingerir los alimentos debe ser un hábito diario. De esta manera, el niño conseguirá un aprendizaje eficaz; estos deben estar adaptados en peso, tamaño e incluso en material.

Cuando se plantea usar cuchillo y tenedor, es necesario considerar algunas características físicas recomendables para estos implementos. El mango debe ser ancho y de goma antirresbalante para facilitar el agarre, por lo menos hasta que el niño tenga dos años.

Materiales según su uso

El tipo de material a evitar es el plástico rígido, ya que el niño, en su etapa de curiosidad e intranquilidad, podría morder, partir e ingerir algún trozo. Las partes de las piezas plásticas resultarían nocivas a su salud; además, este tipo de cubiertos no es preciso a la hora de pinchar y cortar los alimentos.

Los cubiertos de metal son los más recomendables, ya que no resultan perjudiciales a la salud del niño. En cuanto al tipo de cuchillo, es conveniente comenzar con uno liso, que solo sirva para manipular junto al tenedor los trozos de alimentos.

Mientras tanto, el adulto deberá ayudarle en el proceso, trocear los alimentos y facilitar el manejo de ambos cubiertos.

“Los padres deben estar seguros de que el niño haya adquirido suficiente dominio motor sobre el uso de los cubiertos. Hasta que esto no suceda, es imprescindible la ayuda”

Edades recomendadas para usar el cuchillo y el tenedor

Es a la edad comprendida entre los cuatro y los seis años cuando el chiquillo podrá hacer uso del cuchillo de sierra. Con este implemento, podrá cortar los alimentos más sólidos, como por ejemplo pollo, carne, verduras, entre otros. De este modo, se debe ir adaptando el tipo de material al uso y las necesidades que se presenten en el momento.

A partir de los seis años, el niño ya debe usar cuchillo y tenedor conjuntamente. En ocasiones, se presentan dificultades en la coordinación de estos; no hay de qué preocuparse, es normal.

Este proceso se hace mucho más fácil siempre y cuando los padres, con mucha paciencia y supervisión, acompañen al infante en este nuevo reto de la vida.

A partir de los seis años, el niño ya debe usar cuchillo y tenedor conjuntamente. 

Oportunidades de aprendizaje para su implementación

Con el uso de estos nuevos utensilios, los padres deben inculcar hábitos de convivencia, entre los que se encuentran:

  • Posturas de las manos para su uso.
  • Comer a la misma hora.
  • No lamer los cubiertos.
  • Utilizar la mano derecha para el uso del cuchillo y la mano izquierda para sostener el tenedor. En el caso de niños zurdos, será al revés.
  • Recordar que las comidas blandas —por ejemplo la pasta— no se debe cortar con el cuchillo, sino directamente con el tenedor.

Los niños aprenden por imitación y los primeros años de vida son cruciales para su aprendizaje. Se recomienda que los padres compartan la hora de la comida con el pequeño y lleven a cabo la práctica adecuada y constante de la manipulación de los cubiertos. El pequeño estará observando para repetir posteriormente las mismas acciones.