Qué es la menometrorragia funcional

Si has presentado sangrados vaginales abundantes durante la menstruación o fuera de tu ciclo, es posible que padezcas menometrorragia funcional. A continuación, te describimos las causas que desencadenan esta condición.

La menometrorragia funcional es un trastorno en el organismo femenino asociado principalmente a alteraciones hormonales. Estas causan sangrados vaginales abundantes acompañados de dolor abdominal intenso y mucha debilidad.

Esta afección se asocia a problemas hormonales en la mayoría de los casos que se presentan. No obstante, también se vincula a casos de intoxicación por medicamentos, a conatos de aborto, a embarazadas con placenta previa y muchas patologías más. A continuación, profundizaremos sobre los pormenores de esta patología.

Qué es la menometrorragia funcional

Existen dos tipos de patologías llamadas menometrorragia. Una es llamada menometrorragia orgánica, mientras que la segunda es denominada menometrorragia funcional.

La menometrorragia orgánica se produce por infecciones genitales, fibromas, inflamación del cuello del útero,  tumores, endometriosis, vaginitis o pólipos.

La menometrorragia funcional, por otra parte, se asocia más directamente a problemas hormonales; puede ser por abortos, alteraciones por terapias hormonales con fármacos, problemas metabólicos y placenta previa.

Se trata de una condición que afecta a a mujeres en edad fértil y resulta ser bastante común. No representa un riesgo grave para la salud, a excepción de los casos en los que el sangrado se asocie a tumores cancerígenos.

Síntomas de la menometrorragia funcional

Los síntomas de la menometrorragia funcional se asocian a dolores abdominales intensos y sangrados abundantes que tienen una duración de siete u ocho días.  Se estima que la pérdida de sangre por día puede rondar los 100 mililitros; de allí se desprende que la mujer que sufra esta condición padecerá de una constante debilidad, anemia y deficiencia de hierro.

Existen también tratamientos alternativos para la menometrorragia funcional que pueden ayudar a aliviar o disminuir los molestos síntomas.

Los sangrados producidos por la menometrorragia funcional no necesariamente coinciden con las fechas de la menstruación. Es posible que estos sangrados se presenten en días diferentes, ya sea por el adelanto del ciclo inducido por el consumo de tratamientos hormonales o porque el sangrado no es una manifestación directa de la menstruación.

Tratamiento para la menometrorragia funcional

Existen varios tratamientos recomendados para la menometrorragia funcional, dependiendo de las causas que hayan causado el sangrado.

  • Suspensión de los medicamentos: el tratamiento más sencillo e inmediato es el que se vincula a los sangrados con la ingesta de fármacos vinculados a regulaciones hormonales. En estos casos, la simple suspensión del medicamento debería provocar que el sangrado se detenga o que el flujo se reduzca considerablemente.
  • Reposo absoluto: se recomendará si las causas del sangrado están vinculadas a embarazos de alto riesgo, cuando el feto esté en peligro de ser abortado o si la madre sufre placenta previa.
  • Anovulatorios: para mujeres muy jóvenes que presenten esta condición, se recomendará anovulatorios, o la ingesta de 10 gramos de progestágenos, conocidos como acetato de medroxiprogesterona. Estos se deberán consumir dentro del día 15 al 24 del ciclo, por un período de cuatro a cinco meses.

“La menometrorragia funcional se asocia más directamente a problemas hormonales; puede ser por abortos, alteraciones por terapias hormonales con fármacos, problemas metabólicos y placenta previa”

Tratamientos caseros alternativos

Existen también tratamientos alternativos para la menometrorragia funcional que pueden ayudar a aliviar o disminuir los molestos síntomas. Es importante aclarar que el consumo de estos remedios naturales por mujeres embarazadas puede acarrearle problemas de salud al bebé si no se consulta con el médico tratante antes.

  • Jugo de tamarindo con ciruelas deshidratadas: esta bebida se le ofrecía a las mujeres como remedio casero para disminuir o parar el sangrado menstrual. Es rica en antioxidantes y beneficia las funciones cardíacas.
  • Jugo de rábano: se conoce como un tubérculo que ayuda a regular los desórdenes hormonales y también suprime los sangrados excesivos. El jugo se puede preparar con agua o se puede comer directamente el rábano, al menos unas cuatro unidades al día.
Se aconseja a la mujer que esté presentando síntomas análogos con la menometrorragia funcional que acuda a su médico ginecólogo.

  • Jugo de naranja y limón: esta bebida es una de las más conocidas como coadyuvante para reducir los sangrados vaginales. Aporta, además, grandes dosis de vitamina C y antioxidantes.
  • Berenjena y remolacha: la bebida de berenjena y remolacha, también conocida como betabel, es considerada la bebida más efectiva para parar los sangrados abundantes. Se debe tomar al menos unos 350 mililítros al día para lograr efectos inmediatos.

Como recomendación final, se aconseja a la mujer que esté presentando síntomas análogos con la menometrorragia funcional que acuda a su médico ginecólogo para que éste pueda determinar cuál es la causa específica de la alteración hormonal. Asimismo, será el encargado de indicar el tratamiento más idóneo para su caso particular.

Categorías: Enfermedades Etiquetas:
Te puede gustar