Padres que retrasan la incorporación de alimentos sólidos

Amanda3 9 diciembre, 2016

Muchos padres deciden retrasar la incorporación de alimentos sólidos por muchas razones, por lo general es un tema de precaución, pero a veces pueden llegar a demorar mucho este proceso. El principal motivo por el cual se ha recomendado que se retrase la introducción de la alimentación complementaria, es proteger a los pequeños (menores de seis meses) de los agentes alérgenos presentes en ciertos grupos alimenticios.

No obstante, estudios recientes aseguran que esta práctica no reduce los riesgos de que en el futuro los niños padezcan alergias. Hasta el momento, la propia Organización Mundial de la Salud recomendó que se limitara el inicio de la alimentación con sólidos hasta pasados los seis meses de edad, razón por la cual el retraso ha sido justificado por los expertos.

En ocasiones el temor por iniciar esta etapa de alimentación puede provocar que se postergue un poco más. No saber qué alimentos darle o cómo debemos prepararlos, podría limitar a muchos padres para actuar en este momento de la vida de su pequeño; si a esto le sumamos que es una recomendación médica, podría convertirse en pánico.

¿Por qué retrasar la incorporación de alimentos sólidos?

La alimentación complementaria es obligatoria en cierta etapa del desarrollo del bebé, porque a medida que el niño crece, también aumenta sus necesidades nutricionales, retrasar el inicio de este tipo de alimentación podría perjudicar el crecimiento adecuado. Sin embargo, la recomendación de los expertos es muy puntual y acertada, porque la leche materna ofrece la mayoría de los nutrientes que lo van a acompañar en sus primeros meses de vida.

Para impedir que los niños padezcan alergias, es común que se recomiende la omisión de ciertos alimentos que contengan gluten. No obstante, no existen estudios que respalden el retraso de la administración de estos alimentos porque son alérgenos o predispondrán al pequeño a alergias.

a3d11f9a72a22f8b99a3608d24ceb6d1

De acuerdo con los datos de estudios específicos, la leche materna puede proporcionar la protección inmunológica y antialérgica suficiente. Pese a contar con la confianza de estar protegidos, no está de más evitar aquellos alimentos que podemos suponer que causen alergias o algún otro problema.

Expertos del Centro Nacional de Investigaciones para el Medio Ambiente y la Salud de Neuherberg han descubierto que no hay ventajas comprobadas sobre el retraso en la incorporación de sólidos a la dieta del bebé. La precaución con respecto a cierto grupos de alimentos como pescados y mariscos, grasas saturadas, azucares o gluten, es una obligación de los padres; sin embargo, existen todavía numerosas opciones para comenzar esta etapa.

Beneficios de retrasar la incorporación de alimentos sólidos

Un bebé que se alimenta exclusivamente de leche materna durante por lo menos seis meses, recibirá todos los beneficios de esta alimentación por el tiempo adecuado. Si se llegase a prolongar la lactancia el bebé recibirá mayor protección, pero dejará de recibir los nutrientes adicionales que necesita de acuerdo a su etapa de crecimiento.

No existen evidencias médicas de que alternar la lactancia con la alimentación a base de sólidos provoque obesidad infantil, por esta razón es una práctica que se puede realizar de manera segura. Sin embargo, es importante recordar que un bebé tiene necesidades nutricionales de acuerdo a su edad, por lo cual las medidas de comida deben ser adecuadas a su peso.

d58eb09376083d6605b4975668d84b25

Según los resultados de estudios recientes, no hay diferencias notables entre los bebés cuya alimentación sólida se retrasó y aquellos que la recibieron a partir de los seis meses. De acuerdo con las muestras de más de dos mil niños cuya edad oscilaba entre los tres y seis años, la aparición de alergias o asma no se redujo.

El único beneficio aparente en cuanto al retraso de la alimentación complementaria fue la posible reducción de  padecer ezcema cutáneo. En este sentido, los riesgos de padecer esta enfermedad se reducen siguiendo la recomendación de la OMS; todo lo demás es igual en cualquiera de los casos.

Pese a que existe una notable carencia de estudios que avalen el retraso de administración de sólidos, la recomendación sigue siendo que se alimente a los bebés durante sus seis primeros meses de vida exclusivamente con leche materna. No existen beneficios comprobados de retrasar la alimentación solida, pero es conveniente seguir las indicaciones de los especialistas.

 

 

Te puede gustar