Alimentos funcionales en niños

Marta Guzmán · 29 octubre, 2019
Los alimentos funcionales en niños son, principalmente, los probióticos y los prebióticos, que contribuyen a mejorar la salud del pequeño.

Los alimentos funcionales son alimentos que, independientemente de su valor nutritivo, ejercen un efecto beneficioso para la salud, bien mejorando o reduciendo el riesgo de enfermedad. Existen alimentos funcionales destinados a la población infantil. Descubre los alimentos funcionales en niños y qué efectos tienen.

¿Qué alimentos funcionales hay en niños ?

Un alimento funcional puede ser:

  • Un alimento natural.
  • Al que se le ha agregado o eliminado un componente por alguna tecnología o biotecnología.
  • Donde la naturaleza de uno o más componentes ha sido variada.
  • La biodisponibilidad de uno o más de sus componentes ha sido modificada.
  • Cualquier combinación de las anteriores posibles.

En este conjunto de alimentos funcionales se encuentran los probióticos y los prebióticos; son los más usados en nutrición infantil. Los probióticos y prebióticos modifican la flora intestinal con objeto de conseguir efectos beneficiosos en el niño.

También existe la combinación de pro y prebióticos, como son los simbióticos. Todos ellos estimulan el crecimiento selectivo de un número limitado de bacterias en el colon.El yogur es uno de los alimentos funcionales para niños.

Probióticos

En este grupo se incluyen los microorganismo vivos (bacterias y levaduras) que ejercen un efecto positivo sobre la salud. Se utilizan en alimentos como el yogur, otros derivados lácteos fermentados o incluso productos cárnicos fermentados.

Los microorganismos más utilizados son bacterias acidolácticas (Lactobacillus, Streptococcus y Bifidobacterium). Los mecanismo por los que ejercen acciones beneficiosas son:

  • Mayor equilibrio de la microbiota cólica y prevención de la diarrea por rotavirus en el lactante.
  • Competencia con microorganismo patógenos por sus receptores y lugares de unión.
  • Producción de citoquinas (proteínas capaces de coordinar la respuesta del sistema inmunológico).
  • Aumento de respuesta de la IgA secretora. 

Actualmente, hay un gran interés en demostrar una relación entre los probióticos y las siguientes acciones:

Yogur

Constituye un excelente medio para incrementar el aporte de calcio y otros nutrientes, especialmente en el lactante y niños con insuficiente ingesta de fórmula o leche.

El yogur es un tipo de leche fermentada, acidificada y coagulada por la acción L.bulgaricus y Str. Thermophilus. La adición de Lactobacillus casei o de otros lactobacilos al yogur parece aumentar la proporción fecal de lactobacilos, por lo que podría conseguir efectos beneficiosos.

Fórmulas infantiles suplementadas con probióticos

En el mercado existen distintos tipos de fórmulas infantiles que las podemos clasificar según lleven adicionados prebióticos únicamente, prebióticos más probióticos, o probióticos de forma exclusiva.

La declaración de la European Society for Paediatric Gastroenterology Hepatology and Nutrition (ESPGHAN) aprueba la adición de probióticos a las fórmulas de continuación, pero no las de inicio, ya que son especies diferentes de las propia flora intestinal del niño, por lo que, debido al estado del sistema inmunológico del recién nacido, solo puede haber fórmulas de continuación con probióticos.Yogures y lácteos como alimentos funcionales para niños.

Prebióticos

Otro grupo de alimentos funcionales en niños son los prebióticos. Los prebióticos son sustancias no digeribles por el ser humano y que, formando parte de los alimentos, puede aportarle beneficios por estimulación selectiva de del crecimiento o actividad de un grupo de bacterias intestinales.

La inulina y los fructooligosacáridos (FOS) proceden, a nivel industrial, de la achicoria, pero también están presentes en el trigo, la cebolla, los plátanos, el ajo y los puerros. Los FOS desempeñan un papel en el desarrollo de la flora bacteriana intestinal. Su fermentación en el colon produce ácidos grasos de cadena corta tales como el acético, el propiónico y el butírico:

Fórmulas infantiles suplementadas con prebióticos

La leche materna contiene una elevada cantidad de galactooligosacáridos (GOS) complejos que funcionan como prebióticos naturales, promoviendo el desarrollo de bifidobacterias. Por eso, existen fórmulas infantiles con prebióticos para imitar la composición de la leche materna.

Las fórmulas con FOS y GOS favorecen el crecimiento de bifidobacterias y lactobacilos propias del niño, tanto en la parte superior del colon como en la parte inferior. Debido a que el desarrollo de la flora es propia de cada niño, se pueden incluir tanto en fórmulas de inicio, de continuación y de crecimiento.

  • Ewaschuk, J. B., & Dieleman, L. A. (2006). Probiotics and prebiotics in chronic inflammatory bowel diseases. World journal of gastroenterology12(37), 5941–5950.
  • Manual práctico de nutrición en pediatría. (2007) . Asociación española de pediatría.
  • Moro, G., Minoli, I., Mosca, M., Fanaro, S., Jelinek, J., Stahl, B., & Boehm, G. (2002). Dosage-related bifidogenic effects of galacto-and fructooligosaccharides in formula-fed term infants. Journal of pediatric gastroenterology and nutrition34(3), 291-295.
  • Oliveros Leal, L., & Moreno Villares, J. M. (n.d.). Prebióticos en fórmulas infantiles. Anales de Pediatría, Unidad Clínica del Hospital12.
  • Vitoria Miñana I. (2006). Alimentos funcionales en pediatría. En:AEPap ed. Curso de Actualización Pediatría 2006. Madrid: Exlibris Ediciones; 2006. p. 111-7.