Qué puede provocar un aborto involuntario

Tras la pérdida de un embarazo, es posible que llegues a echarte la culpa. Sin embargo, es necesario que sepas que la mayoría de los abortos involuntarios están relacionados con alteraciones en el feto y no con tu comportamiento.
Qué puede provocar un aborto involuntario
Eva Maria Rodriguez Diego

Escrito y verificado por la instructora fitness y yoga Eva Maria Rodriguez Diego.

Última actualización: 18 abril, 2022

Un aborto involuntario es la pérdida espontánea de un feto antes de que este sea viable, es decir, cuando el feto tiene la posibilidad de sobrevivir fuera del útero, lo cual no es posible antes de la semana 20 de gestación. El término solo se aplica cuando dicha pérdida se produce antes de la semana 20 del embarazo o cuando pesa menos de 500 gramos.

Después de la semana 20 se denomina parto prematuro, puesto que la posibilidad de sobrevivir existe. La mayoría de los abortos involuntarios ocurren durante los primeros meses de embarazo.

Algunos estudios establecen que los abortos involuntarios ocurren hasta en el 20 % de los embarazos. Además, se estima que un 75 % de los abortos involuntarios ocurren durante el primer trimestre de la gestación. Y, a pesar de aborto involuntario es relativamente común, puede ser una experiencia muy traumática y devastadora.

Síntomas  y causas de aborto involuntario

El principal signo de aborto involuntario es el sangrado vaginal, que puede variar desde una ligera secreción de color marrón a un sangrado muy abundante. Otros síntomas son calambres y dolor en el abdomen, secreción de líquido y/o tejidos de la vagina y sensación de desmayo o desvanecimiento. Si se tienen alguno de estos síntomas es importante acudir a urgencias inmediatamente.

Un aborto involuntario puede producirse por múltiples causas. En la mayoría de los casos, se tratan de malformaciones en el feto las cuales no dependen de la madre ni son culpa de ella. Dentro de las principales causas del aborto espontáneo o involuntario destacan las siguientes:

  • Problemas de placenta: si se produce un desarrollo anormal de la placenta que de lugar a que el suministro de sangre de la madre al bebé sea limitado.
  • Problemas en los cromosomas: en ocasiones el feto puede recibir demasiados cromosomas o no los suficientes en la concepción, lo que causa un desarrollo anormal del feto. Los abortos involuntarios que se producen durante el primer trimestre están principalmente relacionadas con anomalías cromosómicas en el bebé.
  • Anormalidades en la estructura de útero: un vientre de forma anormal y el desarrollo de los fibromas en el útero puede poner en grave riesgo el desarrollo del feto.
  • Síndrome de ovario poliquístico: esto ocurre cuando los ovarios son demasiado grandes, causando desequilibrios hormonales en el útero.
  • Cuello uterino debilitado: cuando los músculos del cuello uterino son demasiado débiles pueden abrirse demasiado pronto durante el embarazo, lo que daría lugar a un aborto involuntario.
  • Estilo de vida: hábitos poco saludables como fumar, beber alcohol o usar drogas puede dar lugar a un aborto involuntario.
embarazada bebiendo alcohol y fumando

Además, hay determinadas condiciones de salud subyacentes en las mujeres embarazadas que están asociados con aborto involuntario, como hipertensión, coagulopatías, enfermedad celíaca, diabetes, enfermedad del riñón, lupus, problemas de la glándula tiroides, VIH, malaria, rubeola, sífilis o gonorrea, entre otras.

Sobrepeso o bajo peso

Se sabe que la obesidad aumenta el riesgo de abortos involuntarios, tanto en el primer embarazo como en los siguientes. Pero además, tener bajo peso también favorece los abortos involuntarios. Las mujeres con un bajo índice de masa corporal antes del embarazo corren un mayor riesgo de aborto involuntario.

Según una investigación reciente, las mujeres con bajo peso eran más propensas a sufrir un aborto involuntario durante el primer trimestre de embarazo y otras complicaciones en comparación con las mujeres con un peso saludable.

Cuidado con los medicamentos

Las mujeres debemos tener mucho cuidado con los medicamentos que tomamos, tanto si sabemos que estamos embarazadas como si la posibilidad existe. Es crucial que consultar con su médico qué medicamentos son seguros durante el embarazo, pero también hay que evitarlos si no se toman medidas para evitar un embarazo. Algunos medicamentos puede afectar gravemente al embrión antes de saber siquiera que anida en el vientre materno.

Los medicamentos que se deben evitar durante el embarazo incluyen antiinflamatorios no esteroideos (incluido el ibuprofeno, el naproxeno y la aspirina), los parches de nicotina, antihipertensivos, antidiabéticos secretagogos, estatinas, cortisona, anticonceptivos, omeprazol.

También hay que evitar el bicarbonato y la cafeína. El bicarbonato produce alcalosis metabólica, es decir, un aumento del pH natural de la sangre en la madre y en el feto. La cafeína en grandes dosis aumenta el riesgo de perder su bebé a través de aborto involuntario.

embarazada tomando medicamentos

El diagnóstico de aborto involuntario

Las pruebas utilizadas para diagnosticar aborto involuntario son las siguientes:

  • Ecografías transvaginales: incluyen la colocación de una pequeña sonda en la vagina para comprobar el latido del corazón del feto.
  • Análisis de sangre: son útiles porque pueden determinar si los niveles de gonadotropina coriónica humana beta (hCG) y la progesterona son normales. Estas hormonas están asociadas con un embarazo saludable.
  • Exámenes pélvicos: determinan si el cuello uterino se ha estrechado o abierto.

Cabe destacar que se pueden producir errores de diagnóstico. Por eso es importante que los médicos estén seguros del resultado aplicando varias pruebas.

Cómo prevenir el aborto involuntario

Hay varias formas de reducir las posibilidades de aborto involuntario. De hecho, con algunos cambios de estilo de vida sencillos se pueden reducir drásticamente las posibilidades de perder el feto antes de las 20 semanas. Dentro de los principales cambios que se pueden realizar destacan los siguientes:

  • Evitar fumar.
  • No beber alcohol.
  • No consumir drogas durante el embarazo.
  • Comer una dieta saludable.
  • Mantener un peso saludable antes y durante el embarazo.
  • Tener cuidado para no contraer enfermedades infecciosas.
  • Limitar el consumo de medicamentos y no tomar ninguno sin supervisión médica.

También es importante someterse a un examen ginecológico antes de quedarse embarazada, aunque no se esté buscando aún el embarazo, para determinar si existen riesgos debido a problemas de la madre y, si es posible, actuar en consecuencia a través de intervención médica.

Una situación común con múltiples causas

Como puedes ver, el aborto involuntario es una condición muy frecuente, la cual suele ocurrir incluso antes de notar que se está embarazada. Las causas de este tipo de aborto son muy variadas y la mayoría de ellas está relacionada con el desarrollo del feto. Por fortuna, tomando las medidas adecuadas es posible reducir su probabilidad de aparición y tener un nuevo embarazo exitoso.

Te podría interesar...
El duelo tras un aborto espontáneo
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
El duelo tras un aborto espontáneo

Perder un bebé que todavía estaba en camino es verdaderamente duro. Enumeramos algunos posibles sentimientos del duelo tras un aborto espontáneo.



  • Griebel CP, Halvorsen J, Golemon TB, Day AA. Management of spontaneous abortion. Am Fam Physician. 2005 Oct 1;72(7):1243-50.
  • Noack A, Quiroa M, Chocó A. Estado nutricional de embarazadas con complicaciones obstétricas y neonatales atendidas en el Hospital Roosevelt. Rev. cient. (Guatem.); 28(1): 44-56, 20181107.
  • Li D, Zheng L, Zhao D, Xu Y, Wang Y. The Role of Immune Cells in Recurrent Spontaneous Abortion. Reprod Sci. 2021 Dec;28(12):3303-3315.
  • Van Leer P. Preventing Spontaneous Abortion with Progestin Therapy. Am Fam Physician. 2019 Jul 1;100(1):Online.
  • Hu CY, Yang XJ, Hua XG, Jiang W et al. Risk factors for spontaneous abortion from a prevention perspective in rural China: a population-based follow-up study. J Matern Fetal Neonatal Med. 2021 Aug;34(16):2583-2591.