El embarazo y el chocolate, ¿aliados o enemigos?

Gladys · 31 julio, 2016

Cuando estamos embarazadas los antojos están a la orden del día y un delicioso chocolate casi siempre encabeza la lista, complacernos de vez en cuando no será perjudicial para nuestra salud ni la del bebé.

El chocolate más allá de su divino sabor tiene beneficios importantes que debemos conocer.

Infinidad de texturas y sabores se pueden extraer del cacao y el chocolate es uno de ellos y lo podemos encontrar en diferentes presentaciones y con diversos ingredientes.

Este alimento se ha convertido en el preferido de muchas mujeres y en el detalle por elección cuando se quiere agasajar a una persona.

Cuando estamos embarazadas pensamos que comer chocolate está contraindicado, por temas como la diabetes gestacional, y quizás por considerarlo un alimento que puede alterar al bebé.

El consumir chocolate así como cualquier otro producto durante el embarazo lo debemos hacer con moderación y sin exceso, solo de esta manera será un aliado perfecto.

El chocolate en el embarazo en muchas ocasiones ayuda a controlar el estado de ánimo que es tan cambiante por las hormonas que se tienen a flor de piel y logra hacernos sentir felices y complacidas.

A diferencia de otros alimentos dulces, el chocolate es considerado uno de los más sanos, teniendo en cuenta que el más recomendado es el chocolate negro por tener menor cantidad de azúcar y grasa.

Sus beneficios durante el embarazo

chocolate 2

Podemos mencionar algunos beneficios del chocolate no solo cuando estamos embarazadas sino cuando lo consumimos en cualquier momento de nuestras vidas.

  • El chocolate se le han atribuido efectos terapéuticos como disminuir la presión arterial o estabilizarla gracias a una sustancia que tiene en su composición llamada teobromina que actúa dilatando o elevando la tensión según sea el caso.
  • La preclamsia es considerado uno de los riesgos más temidos en el embarazo, la teobromina mencionada anteriormente también evitará estos picos de tensión alta, así que un poquito de chocolate de vez en cuando ayudará a protegernos.
  • Gracias a la feniletilamina que contiene el chocolate, que es un desinhibidor neuronal que también se produce en el cerebro, al consumirlo nos hace sentir sensación de alegría.
  • Nos libera de estrés y ansiedad, ya que aumenta la producción de serotonina y endorfinas generando sensación de bienestar y felicidad.
  • Si optamos por el chocolate oscuro puede ayudar a reducir el colesterol.
  • Aporta hierro, magnesio que son nutrientes súper importante durante el embarazo.

El estudio que fue publicado en la revista “New Scientist” demostró que comer chocolate disminuye los efectos negativos de las tensiones y la fatiga en el embarazo

Al consumirlo debemos cuidar:

chocolate 3

  • No consumirlo en exceso, dado que tiene grasas saturadas y azúcar y esto puede afectar el aumento de peso.
  • Dentro de sus componentes está la cafeína que sin duda alguna si lo comemos en exceso puede alterar la frecuencia cardíaca del bebé, también genera riesgo de aborto, parto prematuro y bajo pesos en los bebes.
  • En algunas mujeres puede ocasionar acidez estomacal y la mejor decisión será eliminarlo por un tiempo, dado que, este malestar es bastante incómodo.

¿Cómo elegir el mejor chocolate durante el embarazo?

Si hablamos de sabores, todos los chocolates son deliciosos, en cuanto a su calidad o marcas, existen algunos con procesos de elaboración que le dan mejor sabor y combinaciones exquisitas.

No obstante, estando embarazadas debemos velar por elegir las opciones más sanas y que sean las recomendadas por nuestro médico.

Generalmente se aconseja consumir el chocolate negro, su sabor es un poco amargo, no es a base de leche, ni está fabricado con altos niveles de azúcar. Quizás no es la primera elección de muchas pero es el que nos va mejor en esta etapa.

Esto no quiere decir que de vez en cuando no podamos comer alguno diferente, los chocolates con leche no son dañinos, la idea es equilibrar y no abusar de él.

De esta manera nos cuidamos físicamente, no aumentamos tanto de peso, y el bebé lo disfrutará tanto como nosotros sin ningún tipo de riesgo.

Disfrutar de un rico chocolate nos hará sentir a gusto y complacidas con esas cosas que tanto nos gustan. Además está demostrado que los bebés  nacen felices y más sonrientes. Finalmente nosotras somos quienes decidimos si el chocolate es nuestro enemigo o nuestro aliado.