3 dudas frecuentes sobre la alimentación en el embarazo

Te vamos a comentar cuáles son las dudas más frecuentes sobre la alimentación en el embarazo para que no cometas errores al diseñar la pauta dietética.
3 dudas frecuentes sobre la alimentación en el embarazo
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 14 septiembre, 2022

Durante el embarazo puede generarse una serie de dudas sobre la alimentación que es bueno aclarar para evitar alteraciones en el desarrollo del feto. Y es que en este período es clave optimizar la dieta para asegurarse de que todo vaya según lo esperado. No solo hay que evitar los comestibles tóxicos, sino que será preciso garantizar un buen aporte de nutrientes.

Antes de comenzar, es clave destacar que ante cualquier duda lo mejor será acudir a un experto en nutrición. En líneas generales, conviene iniciar el proceso de embarazo con un estado de composición corporal adecuado. De lo contrario, se incrementará el riesgo de experimentar diabetes gestacional, algo que compromete la salud metabólica de la madre.

Dudas frecuentes sobre la alimentación en el embarazo

A continuación vamos a comentar las principales dudas que suelen surgir respecto de la alimentación en el embarazo. Recuerda que la pauta dietética es mejor que sea lo más personalizada posible, pues cada uno contará con unos requerimientos concretos según el estilo de vida que plantee.

Un esquema de 3 a 5 comidas diarias suele ser lo más recomendado para las embarazadas. Por su parte, el ayuno intermitente no es perjudicial, siempre que se cubran todos los requerimientos dietéticos al concluir la jornada.

1. ¿Puedo hacer ayuno intermitente?

Esta es una de las cuestiones más frecuentes hoy en día, dado que los protocolos de ayuno se han puesto de moda. Lo cierto es que la respuesta genera cierta controversia. Hasta hace pocos años se afirmaba que las mujeres embarazadas debían comer cada poco tiempo, aunque ahora mismo ya contamos con evidencias que confirman que mantenerse un cierto tiempo en ayuno no es perjudicial.

Al fin y al cabo, lo determinante es cubrir los requerimientos dietéticos al final del día. Aunque suene llamativo, el momento de la ingesta parece menos importante. Se han descartado ya ciertos mitos al respecto, como es el caso de la ventana anabólica, que hacía referencia al metabolismo de las proteínas. Ahora bien, como norma general, suele ser más sencillo para la dieta de la mujer embarazada plantear un esquema de 3 a 5 comidas diarias.

2. ¿Se pueden incluir embutidos en la pauta?

Los embutidos son alimentos con poca calidad nutricional que presentan cierto riesgo a nivel microbiológico. Por este último motivo deben excluirse la mayoría de ellos durante el embarazo, ya que cualquier intoxicación generaría un problema grave en el desarrollo y en la salud del feto. Por eso, lo mejor será evitar su consumo.

Ahora bien, en el caso del jamón serrano se puede hacer una excepción si este se cocina o si se ha superado ya la toxoplasmosis antes de la gestación. Digamos que este alimento puede funcionar como una buena fuente de proteínas de alto valor biológico. Se considera positivo siempre y cuando no cuente en su interior con aditivos como los nitritos. De acuerdo con una investigación publicada en la revista Nutrients, estos podrían incrementar el riesgo de desarrollar cáncer a medio plazo.

Los embutidos deben ser excluidos de la pauta de la embarazada, ya que tienen poca calidad nutricional y presentan riesgo a nivel microbiológico.

3. ¿Cuánta energía hay que comer?

Existe un mito que dice que la mujer embarazada tiene que comer por dos. Esto no es cierto. Durante el primer trimestre los requerimientos energéticos apenas se incrementan. Una vez alcanzada la segunda etapa de la gestación, sí que habrá que garantizar un superávit de unas 300 o 500 calorías diarias para satisfacer las nuevas demandas por parte del feto.

Eso sí, será determinante incluir en la dieta suficientes proteínas de alto valor biológico. Estos elementos son fundamentales para conseguir que los tejidos se desarrollen correctamente. De lo contrario, se podrían sufrir alteraciones en el manejo del apetito y de la saciedad.

Resuelve la dudas sobre alimentación en el embarazo

Como has visto, hay una serie de dudas sobre la alimentación en el embarazo que resultan bastante frecuentes entre las madres primerizas. Hablamos de una etapa en la que se debe prestar especial atención a los hábitos de vida para evitar que tanto la mujer como el feto sufran problemas de salud que puedan condicionar su bienestar. Sin embargo, no es difícil plantear una pauta que cubra con los requerimientos diarios cuando esta se basa en el consumo de alimentos frescos.

Para terminar, habrá que hacer mención a la importancia de mantener otras costumbres adecuadas, como el hecho de dormir bien cada noche. Unas 8 horas de sueño conseguirán marcar la diferencia, ya que durante este período se llevan a cabo los procesos de adaptación y de recuperación del desgaste de la jornada. Incluso, una siesta diurna de 20 minutos sería beneficiosa.

Te podría interesar...
¿Se puede comer jamón en el embarazo?
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
¿Se puede comer jamón en el embarazo?

Comer jamón en el embarazo es posible siempre y cuando haya sido sometido a un proceso de curación extenso o de congelación previo.



  • Ali AM, Kunugi H. Intermittent Fasting, Dietary Modifications, and Exercise for the Control of Gestational Diabetes and Maternal Mood Dysregulation: A Review and a Case Report. Int J Environ Res Public Health. 2020;17(24):9379. Published 2020 Dec 15. doi:10.3390/ijerph17249379
  • Song P, Wu L, Guan W. Dietary Nitrates, Nitrites, and Nitrosamines Intake and the Risk of Gastric Cancer: A Meta-Analysis. Nutrients. 2015;7(12):9872-9895. Published 2015 Dec 1. doi:10.3390/nu7125505