¿Qué quesos se pueden comer durante el embarazo?

Los quesos se caracterizan por presentar una elevada densidad nutricional, aunque no todos se pueden consumir durante la etapa de gestación.
¿Qué quesos se pueden comer durante el embarazo?
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias el 10 Marzo, 2021.

Última actualización: 10 Marzo, 2021

Los lácteos son alimentos con una elevada densidad nutricional, recomendables en el contexto de una dieta equilibrada. Sin embargo, muchas mujeres se preguntan qué quesos se pueden comer durante el embarazo, ya que en este momento las necesidades dietéticas varían.

Hay que tener en cuenta que durante el periodo de gestación es imprescindible tener cuidado con los alimentos que presentan un riesgo microbiológico alto o con aquellos que pueden causar malas digestiones. En este sentido, hay que hacer algunas restricciones al respecto para garantizar el buen desarrollo del feto.

En el embarazo se puede comer queso pasteurizado

Uno de los puntos clave a la hora de comer quesos en el embarazo es que estos hayan sido pasteurizados. Así se elimina el riesgo de que el alimento contenga listeria, una bacteria presente en la leche cruda capaz de causar una intoxicación de tipo alimentaria.

Mujer embarazada junto a una porción de queso.

En este sentido, se pueden consumir quesos de oveja, de cabra o de vaca que hayan sido elaborados con leche pasteurizada, pasando, así, un proceso térmico previo. Esta clase de productos se consideran totalmente seguros desde el punto de vista microbiológico.

Los quesos cheddar, edam, emmental, feta, gouda, mascarpone, mozzarella, provolone, requesón, queso crema y queso fresco se consideran seguros para la salud de la madre y del feto durante el embarazo.

Evitar la ingesta de queso no blando en el embarazo

Si bien estos lácteos que hemos comentado se pueden introducir en la alimentación durante la gestación, habrá que evitar la presencia de quesos blandos, frescos y azules. Dichos productos no cuentan con los tratamientos térmicos pertinentes para reducir totalmente el riesgo de que se desarrollen bacterias en su interior.

Aunque es poco probable que originen una intoxicación alimentaria, en el embarazo hay que minimizar todos los riesgos a este respecto, por ello, no han de aparecer en la dieta.

Hay que evitar el consumo de queso mozzarella (cuando está elaborado con leche sin pasteurizar), el queso de burgos, el camembert, el roquefort, el gorgonzola o el de Cabrales.

¿Es bueno el consumo de quesos durante el embarazo?

La ingesta de productos lácteos y de queso es adecuada durante el embarazo. Esta serie de comestibles contienen calcio, un mineral que ha demostrado ser capaz de mejorar el desarrollo y la salud ósea.

Asimismo, cuentan con proteínas de alto valor biológico. Estas presentan en su composición todos los aminoácidos esenciales, además de unos buenos valores de digestibilidad. Dichos nutrientes son esenciales para garantizar un buen estado de salud y un funcionamiento óptimo de la masa magra, según un estudio publicado en la revista Food & Functions.

Siendo más específicos, existen ensayos, como el publicado en Advances in Nutrition, que afirman que la ingesta de productos lácteos durante el embarazo se asocia con un mayor peso del bebé al nacer.

La importancia de otros lácteos además de los quesos durante el embarazo

No solo se recomienda que aparezcan quesos en la dieta de la mujer embarazada, sino que también es fundamental que se consuman lácteos fermentados. Estos contienen bacterias probióticas en su interior, capaces de colonizar selectivamente el tubo digestivo, ejerciendo un beneficio sobre el huésped.

Así, es posible reducir el riesgo de desarrollar patologías metabólicas o digestivas. Ejemplos de las mismas serían las diarreas y los estreñimientos, bastante comunes durante el periodo de gestación. Esta clase de alteraciones causan incomodidad a la mujer embarazada y pueden condicionar negativamente su estilo de vida.

Algunos de los quesos que se pueden comer durante el embarazo.

Es seguro comer queso durante el embarazo

Como has podido comprobar, es seguro comer queso en el embarazo, siempre y cuando se elijan productos elaborados con leche pasteurizada. De esta manera, se reduce el riesgo microbiológico de los alimentos, lo que hace muy improbable que se desarrollen intoxicaciones que condicionen negativamente la salud del feto.

Si tienes dudas acerca de si un queso se puede comer o no, lo mejor es que lo evites. Durante el periodo de gestación, el mejor consejo que se puede dar es asumir los menores riesgos posibles a nivel dietético. Por ello, te animamos a leer las etiquetas de los quesos de forma previa a su consumo para comprobar si la leche que sirve de ingrediente ha sido sometida a tratamientos térmicos. Si tienes más dudas al respecto, consulta con el médico o con el nutricionista para ajustar la dieta.

Te podría interesar...
Alergia a la proteína de leche de vaca en niños
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
Alergia a la proteína de leche de vaca en niños

¿Sabías que la primera causa de alergia en niños es la alergia a la proteína de leche de vaca? Por eso, es importante que sepas cómo actuar.



  • Vannucci L, Fossi C, Quattrini S, Guasti L, Pampaloni B, Gronchi G, Giusti F, Romagnoli C, Cianferotti L, Marcucci G, Brandi ML. Calcium Intake in Bone Health: A Focus on Calcium-Rich Mineral Waters. Nutrients. 2018 Dec 5;10(12):1930. doi: 10.3390/nu10121930. PMID: 30563174; PMCID: PMC6316542.
  • Wu G. Dietary protein intake and human health. Food Funct. 2016 Mar;7(3):1251-65. doi: 10.1039/c5fo01530h. PMID: 26797090.
  • Achón M, Úbeda N, García-González Á, Partearroyo T, Varela-Moreiras G. Effects of Milk and Dairy Product Consumption on Pregnancy and Lactation Outcomes: A Systematic Review. Adv Nutr. 2019 May 1;10(suppl_2):S74-S87. doi: 10.1093/advances/nmz009. PMID: 31089739; PMCID: PMC6518133.

Graduado en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad de Santiago de Compostela, con un postgrado en Condicionantes Genéticos, Ambientales y Nutricionales del Desarrollo y el Crecimiento y un curso de Experto Universitario en Nutrición Deportiva por la UNIR.
Actualmente, trabaja como nutricionista en una clínica y en el Real Club Deportivo de La Coruña S.A.D.