¿Cómo aliviar la acidez en el embarazo?

Agetna 18 mayo, 2016

La acidez en el embarazo es uno de los agregados que pueden llegar junto a esa nueva etapa de la vida. Si nunca antes sufriste de “quemazones” en el estómago, durante la gestación, no es de extrañar que sobre todo a partir del segundo trimestre, tengas que lidiar con ellas.


En el presente texto nos gustaría explicarte cuáles son los orígenes estas molestas agruras y ofrecerte algunos consejos para mitigarlas.

La acidez en el embarazo

La pirosis o acidez en el embarazo puede ser uno de los resultados de los muchos cambios hormonales que sufre el organismo femenino.

Te explicamos.

La placenta: el órgano que protege al feto hasta su nacimiento, produce progesterona.

La progesterona causa cierta relajación del esfínter esofágico: una especie de válvula que separa el esófago del estómago.

Cuando esta parte del sistema pierde “fuerza” permite que pasen al esófago restos de comidas y los ácidos gástricos que normalmente quedarían en el estómago; luego que esto sucede, la mujer embarazada siente esa tan desagradable acidez.

En términos médicos este trastorno se conoce como reflujo gastroesofágico.

Otro de los orígenes de las agruras durante la gestación se debe al crecimiento del feto.

Ten en cuenta que a medida que pasan las semanas, el bebé va creciendo hasta ocupar un gran espacio dentro de la región abdominal.

El útero, cada vez más grande, aprieta los órganos, entre ellos, el estómago; y es esta presión la que hace que sus jugos gástricos suban hasta alcanzar el esófago.

Consejos para aliviar la acidez durante el embarazo

Futura mamá, por todas las explicaciones que te dimos antes es importante que entiendas que la acidez durante el embarazo no pocas veces es imposible de eliminar.

Ahora bien, existen algunos consejos que sí podemos darte para aliviar y, en algún que otro momento, quitarte la acidez.

Presta atención.

Durante la gestación las digestiones se vuelven más lentas; por ese motivo, te recomendamos no excederte en ninguna comida. Mejor aliméntate varias veces al día de manera moderada y sana.

cuidados-alimentacion-para-el-embarazo

Consume abundante agua, pero no junto con la comida. Recuerda que estando embarazada debes alimentarte mejor y si bebes mucha agua enseguida vas a llenarte; cosa que también provocará que el estómago se ponga más grande y por ello, suban los jugos gástricos hasta el esófago.

Si no te molesta dormir con el tronco ligeramente levantado intenta acostarte siempre así, sobre todo durante las noches, cuando pasarás más horas horizontalmente. Para eso puedes usar varias almohadas que te calcen, o si te es posible, también puedes elevar la cabecera de la cama.

Así evitarás, mientras estés dormida, que los flujos lleguen al esófago y te produzcan la quemazón. La gravedad los mantendrá en su sitio.

Mujer, si estás embarazada te recomendamos evitar:

• Las bebidas gaseosas
• El consumo excesivo de cítricos y alimentos ácidos (limón, pomelo, naranja, mandarina, toronja, vinagre, salsas picantes, pimienta)
• La cafeína (presente en el café, el té negro y el té verde, el chocolate, los helados de café y chocolate, y los derivados de la nuez de cola ej. refrescos de cola)

Los vicios 3

Otra cosa, en el mercado existe un sinnúmero de medicamentos de venta liberada o que se expiden bajo prescripción, que se usan contra las agruras.

Sea uno u otro tipo ninguno de ellos es recomendable si antes no pasaron la revisión de tu gineco-obstetra. Si necesitas tomar algún antiácido, primero, consulta a tu médico para que te indique cuál debes comprar. No te auto mediques en esta etapa tan sensible de tu vida.

Algo importante. Nunca bebas o fumes. Si bien durante el embarazo está “prohibido” hacerlo, por todos los contratiempos que estas drogas legales le acarrean tanto a tu salud como al desarrollo del feto, debes entender que las bebidas alcohólicas y la nicotina también aumentan la acidez.

Para finalizar te dejamos dos sencillas recomendaciones:

Después de alimentarte no flexiones el cuerpo hacia adelante. Si tienes que recoger algo del piso te recomendamos flexionar las piernas y bajar en cuclillas.
Si te sientes con sueño luego de las comidas no te acuestes inmediatamente después de levantarte de la mesa. Camina un poco dentro de casa, siéntate a conversar…, mantente en posición vertical para que des tiempo a hacer la digestión.

Te puede gustar