Mi hijo es adicto a la comida chatarra - Eres Mamá

Mi hijo es adicto a la comida chatarra

Saber que nuestro hijo es adicto a la comida chatarra nos puede generar sentimientos de preocupación y angustia. En este post aprenderemos cómo evitar esta adicción y a tomar las acciones necesarias para eliminar por completo la comida chatarra de su alimentación.

Generalmente la comida preferida de nuestros hijos son: las hamburguesas, pizzas, gaseosas, salchichas, etc. Estos alimentos suelen ser dañinos para su salud porque aportan grandes cantidades de grasa y calorías de baja calidad a su organismo.

La adicción de nuestros pequeños por la comida chatarra está asociada a una agradable experiencia basada en el sabor y atractiva presentación. Pero este tipo de comida es elaborada con altos niveles de azúcar, conservantes y aditivos definitivamente perjudiciales para su salud.

No hay nada más delicioso para un niño que los dulces, por lo cual siempre quieren comerlos. El exceso de azúcar, aditivos y grasa en la dieta de nuestros pequeños puede desarrollar enfermedades graves, tales como: obesidad, hipertensión, diabetes y problemas cardiovasculares. Es por esta razón que es importante  hacer un cambio en los hábitos alimenticios de nuestros hijos.

Nuestros pequeños deben tener buenos hábitos alimenticios, no solo por su salud, sino por su desarrollo cognitivo, dado que, al ingerir vitaminas y proteínas en mayor proporción que grasas y azúcar, el cerebro trabaja mejor y procesa información de manera más óptima

¿Cómo evitar que mi hijo sea adicto a la comida chatarra?

chatarra 1

Inculcar buenos hábitos alimenticios en nuestros tesoros a veces puede ser un poco complicado. Pero es  fundamental cuidarlos de la mejor manera para evitar que sean adictos a la comida chatarra. Con mucha paciencia y amor podemos lograrlo, solo hay que tener en cuenta una serie de aspectos para hacerlo lo mejor posible.

  • Conversar y comunicarnos con nuestro hijo. De esta manera le explicaremos la importancia de comer sano. Con alimentos ricos en vitaminas, fibras, minerales y proteínas, indispensables para su desarrollo físico y cognitivo.
  • Tener una dieta balanceada. Que incluya vegetales, proteínas magras, frutas, cereales, carbohídratos y leche entre otros.

Para que los niños coman su comida balanceada con apetito debemos evitar darles golosinas antes de comer ya que la idea es que disfruten todas sus comidas del día

  • Evitar darles a nuestros pequeños jugos con alto contenido de azúcar o bebidas gaseosas durante su comida. Lo mejor es ofrecerles agua o jugos naturales que más prefieran.
  • Estimular el apetito de nuestro hijo a que coma alimentos sanos y balanceados. Lo mejor es decorar el plato de comida con figuras o caritas de animalitos para llamar su atención, y lograr que se interesen en probar y comer toda su comida

Es probable que a nuestro niño no le guste un alimento específico, lo ideal es no obligarlo a comer y ofrecerle otra posibilidad que le guste más o cambiar la presentación haciendo la combinación con otro ingrediente.

¿Es bueno eliminar completamente la comida chatarra de su alimentación?

chatarra 2

Si bien es cierto que la comida chatarra y las golosinas no aportan ningún nutriente bueno al organismo tampoco esto significa que jamás puedan comerlos.

No es adecuado eliminarlos por completo de su alimentación ya que la idea es que tengan buenos hábitos alimenticios y no privarlos de las cosas que también les gustan. De vez en cuando podemos llevar a nuestro niño a comer su comida favorita, bien sea pizza, hamburguesas, helado o golosinas.

Es importante recordar que nada en exceso es bueno, así que debe ser en porciones adecuadas a su tamaño y edad. Es nuestra decisión elegir si eliminaremos o no por completo la comida chatarra de la alimentación de nuestro hijo. Ya sabemos lo que es bueno para su vida y las cosas que realmente lo hacen ser feliz y sano.

Nuestro pequeño se puede frustrar al no comer a menudo la comida chatarra, en este caso lo mejor que podemos hacer es hablar con él y explicarle con mucha paciencia que aunque es muy deliciosa no es buena para su alimentación.

También debemos recordar que los niños son como esponjas, absorben y aprenden todo lo que ven, por lo cual, es fundamental que toda la familia propicie una buena forma de alimentarse con alimentos más nutritivos y sanos.