¿Por qué es tan adictivo el azúcar para los niños?

9 mayo, 2017
Este artículo fue redactado y avalado por la psicopedagoga María José Roldán
Según los médicos, la sal y el azúcar son dos sustancias que deben consumirse con suma moderación para prevenir problemas de salud de todo tipo, no solo la obesidad o la hipertensión. 

El azúcar es una sustancia que está presente en muchos alimentos. Desde golosinas y refrescos hasta productos en conserva, como el maíz de lata. Por si fuera poco, puede estar presente incluso en la salsa kétchup. Por ello, si no se presta atención a las etiquetas de los productos ni se siguen buenos hábitos alimenticios, se puede consumir de forma excesiva, sin estar consciente de ello.

Los niños son uno de los sectores de la población más expuestos al consumo excesivo de azúcar y otras sustancias no nutritivas. Y aunque los médicos no dejan de hacer llamados de atención, aún hay mucho que hacer al respecto.

El azúcar, una sustancia muy adictiva

Para nadie es ningún secreto que el azúcar es una sustancia muy adictiva. En el momento en que se toma, cuesta mucho moderar su cantidad y, con demasiada frecuencia, al poco rato de consumirla ya se desea más. Si no se está consciente de esto y la fuerza de voluntad se ve cada vez más mermada, esto viene a suponer un problema.

Lejos de satisfacer las necesidades nutricionales del organismo, el azúcar constituye más bien un perjuicio para la salud en varios ámbitos, tanto en niños como en adultos, fuera de lo estético. Así pues, las caries, el sobrepeso y el envejecimiento prematuro son apenas tres de los múltiples problemas que puede causar.

El azúcar es una sustancia adictiva.

El azúcar produce un aumento brusco de adrenalina, lo cual conlleva a la excitación. Por ello, impide la relajación y, en su lugar, promueve la irritación y la falta de concentraciónAdicionalmente, el azúcar interfiere con el mecanismo de saciedad del organismo, haciéndole creer que tiene hambre todo el tiempo y que necesita más alimento.

Cuando se consume de forma excesiva, el azúcar puede llegar a producir alteraciones en el estado de ánimo y favorecer la aparición de problemas como la ansiedad y la depresión. La razón de ello es que la glucosa estimula la secreción de serotonina (la llamada »hormona del placer») de forma continua y, por ello, resulta más difícil sentirse bien a menudo sin azúcar.

Los expertos de Action on Sugar alertaron que se trata de la droga del siglo XXI y el »alcohol de la infancia».

Consejos para reducir el consumo de azúcar

Para poder reducir el consumo de azúcar en el hogar de manera exitosa es importante no pretender eliminarlo del todo de la noche a la mañana, ya que esto podría resultar contraproducente.

Al verse privado de azúcar, el organismo procederá a exigirla de diversas maneras, con lo cual, se pueden llegar a experimentar diversos síntomas, como dolor de cabeza, mareos, debilidad muscular e incluso ansiedad. Cabe destacar que estos síntomas suelen desaparecer una vez que el cuerpo se acostumbra a funcionar sin dicha sustancia.

Lo ideal es reducir progresivamente la cantidad y buscar sustitutos saludables (como la miel orgánica, el jarabe de agave, entre otros).

Los batidos de frutas para niños son ideales para las calurosas tardes de verano.

A continuación, presentamos algunos consejos que pueden ser de gran utilidad. Sin embargo, invitamos a todos los padres a consultar con el pediatra, médico de cabecera o nutricionista antes de realizar cambios en la dieta familiar.

  • Cuida sus comidas. Evita que los niños pasen muchas horas seguidas sin comer y que se salten comidas, ya que esto solo hará que, al momento de comer, se excedan en las cantidades y se elijan opciones poco saludables.
  • Enseña a los niños a no añadir azúcar a sus alimentos. Si están tomando un plato de avena u otro cereal, o bien un vaso de leche, es necesario enseñarles a no agregar azúcar. Para no privarlos del gusto dulce del todo, se les puede dar media cucharadita de miel de abejas orgánica (sin azúcar, conservantes o aditivos).
  • Sé un buen ejemplo a seguir. Tus hijos necesitan tomar alimentos saludables para aprender a comer bien y para hacerlo, deberás ser un buen ejemplo. Recuerda que ellos siempre buscan imitar a los mayores.
  • Facilita opciones sanas. Una vez los niños tienen edad suficiente para tomar las meriendas por sí solos, es importante que puedan encontrar en la cocina opciones sanas para realizarlas. Así pues, evita comprar golosinas, bollería y otros productos poco nutritivos.
  • Prepara tus propias mermeladas y snacks saludables y déjalos a la mano.
    • Hay muchos alimentos que no tienen azúcar procesada y aportan energía. Las frutas, los frutos secos o las verduras son un buen ejemplo.
    • En lugar de brindarles a los niños meriendas con golosinas, bollería y comestibles del estilo, se recomienda darles una pieza de fruta que les guste.

Conclusión

Según la Organización Mundial de la Salud el consumo de azúcar no debería superar el 5% de la ingesta habitual de alimentos. En un adulto, esto se traduciría a unos 25 gramos (6 cucharaditas de café).

Es fundamental que los padres proporcionen a sus hijos una dieta balanceada y les inculquen hábitos alimenticios saludables, según la edad que tengan. En este sentido, al moderar el consumo de azúcar, cuidará la salud de los pequeños y, a su vez, se favorecerá incluso su desempeño académico.

  • Hidden in plain sight: added sugar is hiding in 74% of packaged foods. Sugar Science. [Online].
  • Nota informativa sobre la ingesta de azúcares recomendada en la directriz de la OMS para adultos y niños. Organización Mundial de la Salud. 2015