Problemas familiares podrían dejar secuelas en el embarazo

Amanda · 7 junio, 2016

Nueve meses se pueden pasar volando, pero durante este período son muchas cosas las que podrían causarnos estrés. Vivir dentro de un hogar donde abunden los problemas familiares no solo nos puede causar estrés, también pude dejar secuelas en el embarazo.

No siempre las peleas o discusiones familiares pasan sin dejar huella, en el caso del embarazo esta situación podría ser perjudicial; por eso en conveniente mantenernos alejados de problemas constantes. Evitar los disgustos o altibajos emocionales durante el embarazo podría ser de mucho beneficio para el bebé y para la madre.

Muchas veces los disgustos se pueden evitar, pero a veces los problemas nos superan sin importar si estamos o no embarazadas; aunque se recomienda alejarnos de todas aquellas cosas que podrían afectar nuestro embarazo, no siempre es posible. En ocasiones la situación económica o los desacuerdos de pareja son constantes, pero esto es algo que podría afectarnos más de lo que creemos; si estamos esperando un bebé, es recomendable mantener el equilibrio emocional en lo posible.

 

Angry couple arguing

¿Cómo perjudican al embarazo los problemas familiares?

El momento en que nos sentimos agobiados por los problemas familiares puede ser riesgoso para nuestra salud de acuerdo a los antecedentes que tengamos; sin embargo, a veces no pasa de un mero disgusto que no nos afecta gravemente. En el caso de las embarazadas podría haber consecuencias más allá del momento, pues la salud y estabilidad del bebé está condicionada al bienestar de la madre.

Las situaciones de estrés pueden provocar daños a las personas en todos los sentidos, en el caso de las embarazadas cualquier alteración por discusiones o constantes disgustos provocan serias alteraciones hormonales. Cualquier desequilibrio hormonal puede afectar al feto en su sistema físico y mental. Las afecciones pueden manifestarse de diferentes maneras; por ejemplo, podrían provocar un parto prematuro o dejar secuelas visibles después del nacimiento y en su vida futura.

Entre las principales consecuencias de vivir problemas familiares durante el embarazo tenemos.

  • Tanto el nivel hormonal como los nervios de la embarazada podrían provocar el adelantamiento del parto debido a un incremento en la presión arterial que a su vez ocasiona problemas de desarrollo al bebé. Por lo general esta situación causa alteraciones en la placenta, razón por la cual el riesgo sobre el feto se eleva y por lo tanto es inducido el parto prematuro.
  • Cuando las peleas son constantes y las situaciones de estrés familiar se presentan a lo largo del embarazo, el bebé comienza a ser afectado también de manera constante, lo que podría provocar que el desarrollo del feto se haga más lento, pues es una condición relacionada con los problemas de depresión en la madre, un posible efecto de los problemas frecuentes.
image

  • Un bebé que durante el proceso de gestación sufrió el estado depresivo, de estrés o problemas familiares de la madre, es posible que nazca con bajo peso; esto como producto de las alteraciones hormonales que trae como consecuencia las dificultades emocionales durante el embarazo.
  • El desarrollo cerebral del bebé también puede verse afectado por los cambios brucos en las emociones de la embarazada, tanto episodios de estrés como problemas constantes desequilibran las hormonas.
  • Algunas veces los problemas de comportamiento del niño fueron provocados durante la gestación, la conducta puede ser afectada por los altibajos emocionales de la futura madre, algo que se puede observar en los primeros dos años de vida del pequeño.
  • En caso de estrés muy elevado y problemas emocionales crónicos, la madre podría sufrir incluso un abortoLa muerte fetal es una de las consecuencias más graves de llevar un embarazo donde los problemas sean frecuentes
  • La obesidad en el niño es una secuela a futuro, está también relacionada con los desequilibrios hormonales en el embarazo cuando existen disgustos y altos niveles de estrés. Como sabemos, la obesidad infantil muchas veces podría ser desencadenante de la obesidad en la adultez u otros trastornos alimenticios
  • Debido al lento desarrollo prenatal, los niños podrían presentar casos de asma y otras afecciones pulmonares. Se estima que al menos un 13% de bebés cuyas madres tuvieron embarazos con altos niveles de estrés, presentan asma al nacer y durante su infancia.