Los abuelos: los mejores amigos de tu hijo

Gladys · 30 abril, 2016

 

Las personas más confiables para que cuiden a nuestros hijos, sin duda son los abuelos, muchos son inmensamente felices al cuidar de sus nietos, ya que en esta relación cabe solo amor, bondad y amistad.

Como bien sabemos, en su mayoría los abuelos son personas de edad avanzada y es por ello que su manera de contribuir o ayudar es la de divertir a nuestros hijos. Algunos aceptan  por completo tomar el cuidado de los niños pero muchas veces la salud y fuerza no es la suficiente para lidiar con algunas de las etapas de nuestros hijos.

No por esto pierden el derecho de disfrutar de sus nietos. Esta relación nietos-abuelos termina siendo tan fuerte que solo el amor, los mimos y los consentimientos se vuelven determinantes dejando a un lado la parte que nos toca a los padres, “el  disciplinar”.

El mejor lugar en compañía de los abuelos

Los abuelos los mejores amigos de tu hijo 2

No hay mejor lugar para descansar que en el regazo de los abuelos. La imagen que tenemos de un abuelo es la más tierna y sublime que no se compara con otro integrante de la familia, su entrega, amor y devoción para con el nieto lo convierte en lo más preciado.

Un abuelo no es exactamente un papá, este puede llegar a convertirse en el mejor amigo de nuestros pequeños

En la vida de los niños, los abuelos llegan a convertirse en unos segundos padres, transformando tu vida y la de tus hijos, son indispensables en el cuidado, la educación y protección del tesoro más preciado, nuestros hijos, sin duda, los abuelos son las personas con plata en el pelo y oro en el corazón.

Los abuelos asumen su papel con gran alegría, es una función que los hace sentirse útiles para ayudar a sus hijos cuando sus obligaciones laborales lo requieren. Necesitan dar lo mejor de sí, les darán a sus nietos una calidez y una dedicación insustituibles, no solo se beneficia el niño, el abuelo recibe lluvia de beneficios, es una relación de ganar, ganar.

Mis mejores amigos, los abuelos

Los abuelos los mejores amigos de tu hijo

Sentirse consentidos, mimados y protegidos por los abuelos generalmente se vuelve habitual cuando están, aun cuando corrigen un error a los nietos suelen hacerlo con mucho amor y sutileza.

Existen casos donde los padres son divorciados y los abuelos actúan como fuente de apoyo y consuelo. En un momento tan difícil para el niño, desde temprana edad se debe fomentar una buena relación del niño con el abuelo y poder tener la experiencia más hermosa y enriquecedora que existe.

Cada vez es más común que la pareja requiera de cuidadores para sus hijos, considerando que el sistema y las necesidades han cambiado y nos obligan a buscar otras alternativas que se adapten mejor a todo lo que se necesita. Por ello, en muchas familias cuando mamá y papá no están en casa los abuelos cuidan de lo niños.

La gran pregunta que muchas madres se hacen es: ¿con quién dejo a mi hijo? Se puede optar por guardería o abuelos, quizás si dejáramos que nuestros hijos escogieran, los abuelos serían los primeros de la lista.

Dejar al cuidado de tus hijos a otra persona que no seas tú, siempre genera mucha ansiedad  y angustia. Los niños que van a las guarderías tienen muchos beneficios porque están más preparados a la hora de ir al colegio, pero ten presente que los abuelos son una parte vital y solo les mueve el amor y un interés real por su nieto.

Me divierto y me siento protegido

Los abuelos suelen consentir a los nietos, les dan dulces, les cantan, les cuentan cuentos, ven películas con ellos y los dejan dormirse tarde

Sumado a las múltiples actividades que los niños suelen hacer con un abuelo o una abuela, ellos pueden llegarles a transmitir muchos conocimientos, buenos recuerdos y grandes lecciones de vida a través de sus experiencias.

Para un niño es muy importante contar con un confidente, alguien consentidor y cariñoso, pero que al mismo tiempo sea capaz de decirle en dónde se ha equivocado.

Otro aspecto esencial de ser agradecidos es aprender a valorar lo que de verdad es importante en nuestras vidas. Si los niños comprenden esto en edades tempranas, les ayudaremos a crecer en madurez y en sabiduría.