¿Cómo enseñar a tu hijo a asumir sus errores?

Si como adultos que podemos diferenciar entre el bien el y el mal nos resulta difícil, imagina qué tanto le puede costar a tu pequeño. Pero no te preocupes, en este post te mostraremos cómo enseñar a tu hijo a asumir sus errores a medida que crece.


Asumir sus errores no será fácil para ellos, pero parte de desarrollar la capacidad de reconocimiento y aceptación de las equivocaciones se liga a la integridad humana.

Si tu hijo sabe aceptar que no ha hecho bien, será una persona más responsable con cada una de sus acciones, aprenderá que si actúa mal puede afectar a quienes se encuentran a su alrededor.

Reconocer que hemos obrado de mala forma o cometido una falla a veces no resulta tan sencillo como parece. En ocasiones nos negamos a hacerlo por vergüenza o por orgullo, en cualquiera de los casos no está bien.

Equivocarse y asumir sus errores

“Errar es de humanos, pero reconocer es de sabios”

Esta frase es tan simple como verdadera, es cierto que todos estamos expuestos a cometer fallas, más aún cuando un niño experimenta nuevas emociones, conoce y se relaciona con otros, pero entender y asumir los errores aun cuando son pequeños, los ayudará ser mejores personas en el futuro.

asumir sus errores 2

Como tu pequeño no sabe reconocer qué está bien y qué está mal, los padres jugamos un rol protagonista como guías durante toda la etapa de crecimiento. En este camino en el que tratamos de guiar a nuestros hijos de la mejor forma posible, debemos recordar que mamá y papá son un modelo irrefutable a seguir.

Para tu hijo, lo que tú hagas estará bien, te imita por naturaleza, por instinto, allí radica la importancia de que actuemos conforme a los valores y principios que queremos que nuestro retoño desarrolle.

Tips para ayudar a admitir sus fallas

asumir sus errores 3

Es importante que nuestros hijos se den cuenta de los errores que cometen durante su crecimiento y los corrijan a tiempo, por esa razón te damos algunas recomendaciones que pueden facilitar a ambos la dinámica del reconocimiento de nuestros propios actos.

  • Predica con el ejemplo. Si has sido tú quien cometió el error, reconócelo delante de él, conversa con tu pequeño al respecto.
  • Muchas veces quienes somos padres tememos asumir un error porque creemos que perderemos autoridad, credibilidad o respeto frente a nuestros hijos, pero lo cierto es que asumir que hemos faltado es un acto de valentía y por supuesto, de sabiduría. El reconocer el error se transforma en un acto de humildad.
  • Enséñale que tiene derecho a equivocarse. Tu hijo no tiene por qué ser perfecto y debe saberlo. Hazle saber que de las equivocaciones también se aprende, eso creará un antecedente en él y le ayudará a no incurrir nuevamente en la misma falla.
  • Asumir también es madurar. Habla con tu hijo, muéstrale que asumir un error le hace ser una persona más madura, en crecimiento y consciente de que aunque haya allado siempre puede elegir hacer el bien o enmendar.
  • Vele el lado bueno a la acción cometida. Enseña a tu pequeño a ver el lado positivo de las situaciones, cada cosa que ocurre o hace es una experiencia de la que puede sacar provecho, un nuevo aprendizaje.
  • Ayuda a tu pequeño a tomar la mejor decisión. Ante una determinada situación es posible que tu pequeño necesite de tu apoyo para tomar una decisión, oriéntalo pero recuerda que debes dejarlo decidir, es él quien debe determinar qué acción emprenderá. Si se equivoca sabrá que es necesario asumirlo y responsabilizarse por ello.
  • Alaba su habilidad para reconocer sus errores. Valora que tu hijo realiza un esfuerzo para afrontar su error. En lugar de recordarle que ha hecho mal.
  • Enséñalo a disculparse. Haz que entienda que pedir disculpas no es un fracaso ni tiene por qué herir o debilitar su autoestima, al contrario lo hace un niño valiente y capaz.

Que tu hijo asuma sus errores no solo lo hará ser más consciente de todo lo que hace, también lo hará una persona más humilde y justa.