Decálogo para educar niños felices

Los diez “mandamientos” que te ofrecemos en el presente texto son una muestra de cómo debe ser la crianza que todas las madres le den a sus hijos. Aunque cada quien tenga su método, existen principios que nunca deben obviarse toda vez que una mujer se encuentra en la enrevesada pero hermosa misión de educar y llevar por el mejor camino a una criatura.


Los preceptos que te ofrecemos a continuación no solo están pensados para educar niños felices, también para lograr la armonía y la felicidad en el núcleo familiar al que pertenezcan.

Ama a tu hijo más que a ti misma

Amar a tu hijo significa darle todo el cariño que puedas y un poco más. Es avivar con tu actuar cotidiano el apego que comenzó desde que lo tenías en tu vientre.

La ternura con que lo tratas, los besos y caricias que le das, cómo te ocupas de él y de todas sus necesidades, el tiempo que dedicas en compartir sus juegos… eso es amarlo.

Amar es también ofrecerle la seguridad que necesita: ampararlo tanto afectiva como económicamente, darle la mejor educación para que aprenda a cuidarse, y velar por su salud e integridad física.

Si tu hijo se siente querido por ti y quienes conviven con él, crecerá feliz.

Dale libertad para que aprenda a volar

los deportes 3

Educar niños felices es darles la confianza necesaria para que tengan libertad de actuar por su cuenta.

Basándonos en este saber te recomendamos guiar a tu hijo cada vez que lo necesite, pero nunca hacer por él.

Déjalo que cometa errores para que sepa sacar partido y aprender de ellos. Permítele experimentar, aventurarse y saciar sus deseos de conocimientos aunque con el rabillo del ojo te mantengas siempre alerta.

Ensénale a confiar en sí mismo

Confiar en sí mismo es la única manera de enseñarle a tu pequeño a perder su timidez y el miedo al fracaso.

Teniendo seguridad en sus destrezas y en lo que es capaz de hacer es como únicamente va a lograr las metas que se proponga a lo largo de su vida.

“Nadie nace sabiendo”. Recuérdale este dicho popular cada vez que necesite reponerse de un golpe y ganar confianza para retomar el camino.

Aplaude su esfuerzo y premia sus logros

Educar niños felices es también mostrarles la importancia del esfuerzo, porque el esfuerzo los fortalece.

Si quieres tener un hijo dedicado, que ame triunfar por sus medios, obrar de manera incansable y luchar por su felicidad… entonces háblale sobre la dedicación y el cariño que hay que ponerle a cada proyecto.

Toda vez que tu hijo se esfuerce y triunfe prémialo por ese logro y hazle saber lo feliz y orgullosa que te sientes por él. Eso lo mantendrá motivado.

Pero si tu hijo se esfuerza y no alcanza su objetivo, prémialo igual. Edúcalo en que el valor de las empresas no está solo en si se consiguen o no, sino en el esfuerzo que se puso en ellas para llevarlas a cabo.

Enséñale a ser tolerante

Muéstrale a tu hijo que es su deber aceptar y amar a sus iguales, tal y como son.

Edúcalo para que aprenda a apreciar la diversidad de criterios, sentimientos y maneras de ser de las personas. Solo así podrá integrarse, vivir en paz con todos y ser feliz en una sociedad tan heterogénea.

Edúcalo en valores: Respeto, sinceridad, honestidad, gratitud…

El aprender a dar las gracias y valorar el comportamiento de los otros para con su persona, el respetar a los demás y darse a respetar, ser honesto y sincero, lo convertirá en alguien digno, que sus compañeros quieran y admiren.

Enséñale a amarse y a aceptarse como es

Si le hablas a tu hijo sobre el amor propio, la importancia de aceptarse como es y darse valor, le estarás estimulando su autoestima.

Instrúyelo para que se sienta merecedor del amor de los otros: familiares, amigos y personas con las que se relaciona a diario.

Explícale que cada quien es diferente pero maravilloso y especial como él solo. Nadie tiene que parecerse a nadie y menos vivir comparándose con los otros.

deporte413

Enséñale lo que es la disciplina

Complacer todos sus gustos y ceder a sus caprichos no es amarlo y educarlo bien. Ese no es el camino hacia su felicidad.

Tu hijo debe aprender a valorar la disciplina y a conocer que los límites van a fortalecerlo.

Enséñale a vivir en santa paz

Vivir en paz con su familia, vecinos, amigos, compañeros de clase…

Debes ilustrarle a tu pequeño la importancia de establecer relaciones cordiales con quienes le rodean.

Muéstrale que expresar sus desacuerdos y defenderse también puede hacerse de manera respetuosa.

Ni hay que bajar la cabeza ni hay que llegar a la violencia. Todo tiene un equilibrio.

Prepáralo para la vida real: el último precepto para educar niños felices

Educar niños felices es prepararlos para la vida real.

Para lograr esto, primero que todo, debes romper la burbuja sobreprotectora que, por años, ha mantenido a tu hijo.

Ábrele lo ojos y muéstrale lo bueno y lo malo del mundo. Tarde o temprano en ese mundo le tocará defenderse, triunfar, llorar, amar, reponerse…

Ya es tiempo de que lo dejes por su cuenta y sea responsable de sus propias acciones. De esta manera podrás constatar si todo lo que le has enseñado va rendir sus frutos.

En eres mamá confiamos que así sea.

Categorías: Niños Etiquetas:
Te puede gustar