¿Guardería o niñera?

Si te pones a investigar, encontrarás voces a favor y en contra de las guarderías y de las niñeras. Por eso, la elección debe ser personal, teniendo en cuenta las posibilidades y la situación del bebé y la familia.

A la hora de elegir un tipo de cuidado para nuestros pequeños, los padres debemos tener en cuenta cada detalle. Por supuesto, sus preferencias y la situación familiar tendrá mucho que ver. A continuación, analizamos las ventajas y desventajas de elegir guardería o niñera.

Sobre todo para las mamás, dejar al bebé en casa para volver al trabajo es una opción muy difícil. Una vez que se termina la licencia por maternidad y el periodo de lactancia ya está avanzado, llega la hora de retomar las actividades profesionales.

En ese momento, tanto ella como su pareja querrán estar seguros y tranquilos con la persona a cargo de su pequeño. La elección entre guardería o niñera suele plantear más de un interrogante. Se deben evaluar muchas cuestiones, como la calidad del cuidado, el horario, el servicio y, lógicamente, también el costo.

¿Qué elegir para el cuidado de mi hijo: guardería o niñera?

Con el objetivo de ofrecer una pequeña pero valiosa ayuda a las madres que afrontan esta decisión, elaboramos una lista de beneficios y aspectos negativos de ambas opciones.

Guarderías: ¿qué tienen de bueno y de malo?

Las guarderías son instituciones que se dedican de manera exclusiva y profesional al cuidado de los niños. Los principales beneficios que estas ofrecen a los padres son los siguientes:

A favor

  • Es una alternativa más económica que contratar una niñera que se quede en casa.
  • Quienes trabajan en ellas suelen ser personas capacitadas, con vocación y elegidas específicamente para hacer este tipo de trabajo.
  • Los requisitos de seguridad e higiene están regulados; de todos modos, es bueno que te des una vuelta de vez en cuando para verificarlo tú misma.
  • Control constante: hay establecimientos que cuentan con un circuito cerrado de cámaras; así, a través de un usuario y clave personal, puedes ver qué hace tu bebé desde un ordenador.
  • Puedes compartir opiniones y experiencias con otros padres.
Las guarderías para bebés y niños son lugares muy educativos para ellos.

En contra

  • Deberás sacarlo de casa a diario y exponerlo a condiciones climáticas adversas.
  • Puede contagiarse de resfríos u otras afecciones.
  • No tendrá una atención personalizada.
  • Puede sentirse intimidado ante un ambiente nuevo y tantas personas que no conoce.

Niñera: ventajas y desventajas

Contratar una niñera puede ser beneficioso en muchas situaciones. Estas son algunas de las ventajas principales que brinda este servicio:

A favor

  • El pequeño se queda en casa, lo que da mayor confort y seguridad.
  • Se previene el contagio de enfermedades y la exposición al sol, las lluvias y el frío.
  • El vínculo con la persona a cargo se creará mucho más rápido; de hecho, la unión entre los bebés y sus niñeras suele ser muy fuerte si el trato es el adecuado.
  • Puedes convenir horarios poco habituales para ocasiones especiales.

“Al decidir entre guardería o niñera, se deben evaluar muchas cuestiones, como la calidad del cuidado, el horario, el servicio y, lógicamente, también el costo”

En contra

No obstante, también tendrá sus desventajas. Por ejemplo:

  • Suele tomar bastante tiempo hallar una niñera que, además de ser responsable y hacer bien su trabajo, logre conectar con el pequeño.
  • Por lo general, este servicio personalizado es más caro que el de una guardería.
  • Más allá de la confianza que pueda haber, puede costarte tener a una persona que no conoces en tu hogar todos los días.
Los términos niñera y au pair no refieren al mismo tipo de trabajo.

¿Y si lo dejamos con un familiar?

Esta puede ser una salida transitoria que te saque del apuro si por alguna razón no consigues guardería o niñera, pero no es recomendable hacerlo de modo permanente. Claro que tiene sus ventajas: ellos quedarán encantados —al principio— y tu estarás muy tranquila.

Sin embargo, la razón por la que esto no resulta es sencilla: por más que una abuela, tía o cualquier otro familiar se ofrezca, tener un bebé a cargo exige dedicación completa.

Puede que al principio no caigan en la cuenta de la responsabilidad que esto conlleva, o que la subestimen. Sin embargo, con el paso del tiempo verán coartada su rutina de vida y ahí es cuando surgen los problemas. Además, el tema económico será una cuestión muy incómoda que discutir para ambas partes.

Finalmente, vale subrayar el hecho de que cada familia tiene sus propias preferencias y vivencias, por lo que una misma solución puede no aplicar para varias de ellas. En definitiva, la elección será de los padres, quienes también deberán evaluar la situación periódicamente para hacer los cambios que hagan falta.

Categorías: Disfruta de la maternidad Etiquetas:
Te puede gustar