Cómo vencer el sentimiento de culpabilidad por dejarlo con la niñera

Gladys 30 mayo, 2016

El vínculo que posees con tu bebé es especial e inigualable por lo que separarte de él es un proceso bastante doloroso. En esta oportunidad revisaremos cómo vencer el sentimiento de culpabilidad por dejarlo con la niñera.

En algún momento tendrás la necesidad de dejar a tu pequeño al cuidado de otra persona para poder ir a cumplir actividades como trabajar, y esta suele ser una situación que puede generar un gran sentimiento de culpabilidad.

El nerviosismo y culpabilidad es aún mayor cuando una mujer se convierte en madre por primera vez, pero en algunas ocasiones inevitablemente tendremos que recurrir al servicio de una niñera para cumplir con nuestras obligaciones.

Este sentimiento es completamente normal, pero para que te sientas aliviada debes tener presente que no estás dejando solo a tu bebé, solo has delegado la responsabilidad de su cuidado durante unas horas a otra persona.

Es probable que estés haciendo todo lo posible para ser la mejor mamá del mundo para tu hijo,  pero debes saber que separarse por poco tiempo lo hará menos dependiente de ti.  

Es importante que sepas que separarte de tu bebé, es un proceso complicado y frustrante, pero si no lo sabes controlar podrías transmitirle la inseguridad, las ansias y también desconfianza hacia la niñera.

“La dependencia de un bebé con sus padres es enorme. Pero la dependencia de los padres con su bebé puede ser más grande todavía”

-Anónimo-

¿Cómo reducir el sentimiento de culpabilidad?

culpabilidad 2

Ver la carita triste de tu bebé y sus pucheros cuando lo dejas con la niñera es algo que a cualquier madre le parte el alma y la hace sentir culpable, pero no te preocupes, con paciencia y amor los dos podrán adaptarse paulatinamente a este nuevo cambio.

Seguidamente te presentamos algunos consejos para lograrlo de forma menos traumática:

  • Todo proceso de adaptación requiere tiempo y paciencia. Por esta razón es recomendable familiarizar al bebé con la niñera unos días antes y si es posible durante algunas horas.
  • Crear un vínculo entre el bebé y la cuidadora es indispensable. Durante la adaptación carga a tu pequeño en brazos y deja que él la observe, en algún momento querrá jugar o acercarse a ella.
  • Proceso de familiarización. Cuando observes que el niño se encuentra cómodo, invita a la niñera a jugar con él y su juguete favorito, si él acepta, retírate de la habitación y déjalos interactuar.
  • Realiza una buena selección de niñera. Asegúrate de que esta persona sea cariñosa, atenta y responsable con los niños, antes que nada entrevístala y formúlale preguntas para conocerla mejor. Recuerda que estás dejando tu mayor tesoro a su cuidado.
  • Comunícate claramente. Exprésale al bebé lo mucho que lo amas y que pronto pasarás a recogerlo, de manera que logres que se quede tranquilo y lo hagas sentir seguro, sin sensación de abandono.
  • Despídete de él. Ten cuidado de prolongar la despedida o de irte muy rápido para evitar que sienta que desapareciste y que no cuenta con la protección de su mami.

¿Qué hacer si soy yo la que lloro por mi bebé?

Aprende a controlar la preocupación

Querida mamá, sabemos cómo puedes sentirte a dejar tu mayor tesoro al cuidado de la niñera, pero debes saber que estás haciendo lo mejor posible para salir adelante y cumplir con tus principales roles como madre y trabajadora.

Cada familia es distinta y cada una posee una realidad diferente, por lo que salir a trabajar o cumplir con cualquier otra responsabilidad no te hace ser la peor mamá, al contrario, estás eligiendo el mejor futuro para tu bebé y tu familia.

Aunque te encantaría dedicar todo tu tiempo a cuidar a tu pequeñín y verlo crecer, en muchos casos las circunstancias no lo permiten, así que debes aceptarlo y tratar de experimentar esta situación de la forma más tranquila posible.

Ten en cuenta que los primeros días serán difíciles, te encontrarás con un revuelo de emociones, pero al pasar los días, todo marchará perfectamente y el proceso de separación no será tan difícil. Solo debes darte tiempo.

Todas las madres hacemos lo posible por ver felices a nuestros hijos, no llores al dejarlo con la niñera o lugar de cuidado diario, cada vez que sientas que te derrumbas recuerda que haces lo mejor para su bienestar

Te puede gustar