La hiperhidrosis infantil, cuando el niño suda mucho

12 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la dermatóloga Maria del Carmen Hernandez
Cuando los niños sudan en exceso puede impactar de manera negativa en su autoestima. Existen algunos aspectos para tener en cuenta de la hiperhidrosis infantil.

Dentro de las preocupaciones de los padres, podemos encontrar que el niño suda mucho, esto se llama hiperhidrosis infantil. Es una patología que no se observa con tanta frecuencia, pero a los pequeños que la padecen les genera una gran alteración en la calidad de vida.

Esta desregulación de la temperatura corporal que se observa en los niños está generada por las glándulas sudoríparas ecrinas. Así pues, a continuación, te contamos todo lo que debes saber sobre la hiperhidrosis infantil.

¿Qué es la hiperhidrosis?

La hiperhidrosis es la sudoración excesiva por parte de las glándulas ecrinas. Incluso, según un estudio prospectivo, se concluyó que puede acompañarse de síntomas vinculados a la sobreestimulación del sistema simpático, como los siguientes:

  • Cefalea.
  • Temblor.
  • Enrojecimiento facial.
    Niño con sudor en la frente porque padece hiperhidrosis infantil.

En la mayoría de los casos se comienza a evidenciar en la infancia, pero es en la pubertad cuando se termina de manifestar. Asimismo, la persona puede persistir con el síntoma toda la vida sin tener un tratamiento específico.

Se suele presentar una sudoración abundante ante cualquier actividad habitual o en ambientes en los que la temperatura no es extrema en absoluto.

Localizaciones más frecuentes

Una de las zonas del cuerpo con mayor frecuencia de afectación e intensidad son las palmas de las manos. A su vez, cuando se desencadena, lo hace de manera simétrica y bilateral y entorpece las actividades habituales.

Además, se suele relacionar o incrementar con componentes emocionales o situaciones de estrés. Por lo tanto, provoca en el niño una situación de malestar e inseguridad con respecto al entorno.

Incluso, se puede presentar en las plantas del pie, en el cuero cabelludo, en la espalda y las axilas. La hiperhidrosis está vinculada, en la mayoría de los casos, con la bromhidrosis, también llamado mal olor del sudor.

Lee también: ¿Cómo influye la alimentación en el olor corporal?

Causas de la hiperhidrosis infantil

La hiperhidrosis primaria es una patología benigna de origen aún no comprobado. Se desencadena por la disfunción del sistema nervioso simpático autónomo, que es el encargado de controlar la producción de sudor proveniente de las glándulas exócrinas.

Una de las causas más relevantes de la hiperhidrosis infantil es la hereditaria, ya que se encuentra en un 40 % de los casos. A su vez, se pueden observar excesos de sudoración que se manifiestan de manera secundaria a otros procesos orgánicos:

Quizás te interese: Mi hijo suda mucho, ¿qué le pasa?

Consecuencias de la sudoración excesiva

Uno de los efectos mas importantes se ve evidenciado en el plano emocional del niño, debido a que suele provocar alteración del humor y del ánimo y afectar la seguridad en sí mismo.

El pequeño transcurre todo el día con las palmas de sus manos húmedas y se ve afectado su autoestima para realizar actividades escolares, deportivas o en la convivencia diaria en la integración con sus amigos y compañeros.

La humedad constante de ciertas zonas donde hay hipersudoración puede contribuir a que se desarrollen dermatitis irritativas o infecciones secundarias en la piel ,de acuerdo a estudios publicados por Journal of the American Academy of Dermatology.

¿Cómo se puede tratar la hiperhidrosis infantil?

Debido a que aún se desconoce su origen, no se puede plantear el tratamiento de la causa que lo ocasiona, sino de los síntomas que desencadena.

Medidas higiénicas y dietéticas

Se recomienda el uso de polvos absorbentes, vestimenta y calcetines 100 % de algodón para no estimular aún mas las glándulas sudoríparas. A su vez, se debe evitar el uso de materiales sintéticos en el calzado o en las prendas de vestir.

Evitar que el niño tenga sobrepeso ayudará a regular la temperatura corporal sin provocar valores altos de temperatura y consecuente generación de sudor.

Medicación tópica

La medicación tópica es la primera línea de tratamiento de la hiperhidrosis infantil, ya que contiene productos específicos para disminuir la generación de sudor. El cloruro de aluminio, el glutaraldehido, el ácido tánico y el permanganato de potasio son algunos de los compuestos que se encuentran en los aerosoles antitranspirantes.

Anticolinérgicos sistémicos

Este tipo de opción terapéutica no es de las más eficaces, ya que con el paso del tiempo disminuye su efectividad. A su vez, se han identificado algunos efectos no beneficiosos que desaconsejan su uso, como:

  • Retención urinaria.
  • Taquicardia.
  • Retortijones.
  • Visión borrosa.
  • Sequedad vaginal, bucal y ocular.
    Niño bebiendo agua porque está sudando.

Iontoforesis

La iontoforesis consiste en el uso de energía galvánica para electrocoagular las glándulas sudoríparas ecrinas. Además, se puede realizar en simultáneo con alguna otra opción terapéutica, como antitranspirantes o inyecciones de  toxina botulínica.

Toxina botulínica

La inyección intradérmica de toxina botulínica en las palmas de las manos de los niños es una terapia dolorosa y temporal, ya que debe repetirse a los 6 meses, aproximadamente.

Cirugía simpatectomía

La cirugía simpatectomía debe considerarse en casos graves o en aquellos cuadros que no han respondido de manera favorable a tratamientos tópicos o médicos.

Lo que debemos saber de la hiperhidrosis infantil

En definitiva, la hiperhidrosis infantil no es una patología de las mas frecuentes, sin embargo, puede ocasionar alteraciones en el autoestima y en la calidad de vida de los más pequeños.

Se desconoce su causa exacta. No obstante, existen pautas higiénicas y opciones terapéuticas que ayudarán a mejorar las relaciones sociales y emocionales de quienes la padezcan.

  • Gelbard CM, Epstein H, Hebert A. Primary pediatric hyperhidrosis: a review of current treatment options. Pediatr Dermatol. 2008 Nov-Dec;25(6):591-8. doi: 10.1111/j.1525-1470.2008.00782.x. PMID: 19067862.
  • Bohaty BR, Hebert AA. Special considerations for children with hyperhidrosis. Dermatol Clin. 2014 Oct;32(4):477-84. doi: 10.1016/j.det.2014.06.005. Epub 2014 Jul 23. PMID: 25152340.
  • Ramos, R., Moya, J., Pérez, J., Villalonga, R., Morera, R., Pujol, R., & Ferrer, G. (2003). Hiperhidrosis primaria: estudio prospectivo de 338 pacientes. Medicina Clínica, 121(6), 201–203
  • Walling HW. Primary hyperhidrosis increases the risk of cutaneous infection: a case-control study of 387 patients. J Am Acad Dermatol. 2009 Aug;61(2):242-6. doi: 10.1016/j.jaad.2009.02.038. Epub 2009 Apr 23. PMID: 19395123.
  • Pariser DM, Ballard A. Iontophoresis for palmar and plantar hyperhidrosis. Dermatol Clin. 2014 Oct;32(4):491-4. doi: 10.1016/j.det.2014.06.009. Epub 2014 Jul 24. PMID: 25152342.
  • McConaghy JR, Fosselman D. Hyperhidrosis: Management Options. Am Fam Physician. 2018 Jun 1;97(11):729-734. PMID: 30215934.