Cómo distinguir las infecciones bacterianas de las virales en los niños

14 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la médica Elisa Martin Cano
Existen muchas infecciones bacterianas y virales en los niños. Muchas veces, es difícil distinguir cuál es la causa real. Aquí hablamos sobre ello.

Hay muchos virus y bacterias en nuestro entorno capaces de causar infecciones, tanto a adultos como a niños. Muchas veces, distinguir la causa de una de estas infecciones es muy complicado incluso para los especialistas, ya que, sintomáticamente, pueden llegar a ser muy similares. Aquí te contamos cómo distinguir entre infecciones bacterianas y virales en los niños.

¿Qué son los virus y las bacterias?

Tanto los virus como las bacterias son microorganismos capaces de producir enfermedades en las personas. Mientras que una infección por un virus siempre provoca enfermedades, esto no es así en el caso de las bacterias. Hay muchas bacterias presentes de forma natural en nuestro organismo que realizan importantes funciones para el mismo. Un ejemplo de esto sería la flora intestinal.

Sin embargo, no todo es blanco o negro. Un descontrol en la cantidad de estas bacterias, o algunos tipos de ellas que son más agresivos, también pueden producir enfermedades diferentes. Además, los avances científicos, por otra parte, han permitido usar ciertos tipos de virus conocidos como bacteriófagos como terapia.

¿Cuáles son sus diferencias?

Probablemente, la diferencia que más nos interesa en la clínica a la hora de determinar si es una infección producida por un virus o por una bacteria, es el tratamiento. Mientras que las infecciones bacterianas deben tratarse con el antibiótico adecuado, no es así en el caso de los virus. La mayoría de las veces, una infección viral se trata de forma asintomática hasta que el cuerpo es capaz de eliminar el virus por completo.

Madre con su hijo en la cama enfermo con alguna de las infecciones bacterianas o virales.

Por lo tanto, detectar de forma rápida si es una infección producida por uno u otro microorganismo va a ser crucial, sobre todo en el caso de las bacterias, para comenzar de forma inmediata el tratamiento antibiótico.

Te puede interesar: 5 infecciones infantiles frecuentes en el verano

¿Qué infecciones bacterianas y virales existen?

Las infecciones víricas más comunes en los niños son catarro, laringitis, gripe, varicela, sarampión, rubeola, paperas, herpes o mononucleosis. Sobre todo en los niños, las gastroenteritis y las anginas suelen estar producidas por virus la mayoría de las veces.

Por otro lado, las infecciones bacterianas más comunes en los pequeños son la escarlatina, la tos ferina y las infecciones urinarias y otitis, tan comunes en estas edades. Además de estas, hay enfermedades que pueden estar producidas tanto por virus como por bacterias. Dos ejemplos de ello son la meningitis y la conjuntivitis.

Por último, hay algunas enfermedades víricas que pueden sobreinfectarse y complicarse con infecciones bacterianas. Por ejemplo, las otitis y las sinusitis son procesos producidos por este mecanismo.

¿Cómo distinguir las infecciones bacterianas de las virales?

Hay algunas de estas enfermedades que producen una clínica específica, como puede ser el caso de la escarlatina, producida por un determinado virus. En estas circunstancias, el diagnóstico es claro y se comienza de forma inmediata con el tratamiento adecuado.

Sin embargo, en otras muchas infecciones, es muy difícil diferenciar por la clínica. Muchas de estas enfermedades pueden producir en los niños fiebre, malestar general, cansancio, dolores musculares y otros síntomas inespecíficos que hacen que sea muy complicado distinguir la causa exacta.

En estos casos, el especialista será el que solicite las pruebas necesarias para llegar al diagnóstico exacto. Algunas de estas pruebas pueden ser, por ejemplo, un análisis de sangre con cultivo para comprobar la presencia de determinadas bacterias.

Otros ejemplos de pruebas diagnósticas pueden ser el cultivo del exudado o de mucosidad, en el caso de infecciones respiratorias, o el cultivo de heces, en el caso de algunas gastroenteritis.

Quizá te interese: Cómo son las primeras vacunas del bebé

Muchos pediatras reciben la siguiente consulta: ¿Hay niños que se enferman con más facilidad que otros?

Cómo prevenirlas y tratarlas

Para muchas de estas infecciones, existen vacunas que evitarán que tus hijos las padezcan. Algunos ejemplos de esto pueden ser la tos ferina o algunos tipos de meningitis. Por lo tanto, acudir a las revisiones establecidas por el pediatra y llevar al día el calendario vacunal del niño será extremadamente importante, ya que algunas de estas enfermedades pueden llegar a ser muy peligrosas.

Una vez que esto se ha tenido en cuenta, en el caso de que nuestro hijo presente cualquier síntoma, deberemos acudir al pediatra para que realice el diagnóstico.

Como ya hemos comentado, la mayoría de los virus en los niños serán leves y se tratarán únicamente sus síntomas con analgésicos y antipiréticos. En el caso de infecciones bacterianas, dependerá de cuál sea para elegir el antibiótico más adecuado además del tratamiento sintomático.

En lo que a distinguir las infecciones bacterianas de las virales se refiere…

Pueden ser muchas y muy diferentes las infecciones producidas por virus y bacterias. Algunas de ellas, además, pueden ser realmente graves para nuestros hijos.

Por lo tanto, lo más importante será mantener al día el calendario vacunal para evitar todas las infecciones posibles, y, por supuesto, acudir al especialista en cuanto notemos algún síntoma en nuestro hijo, ya que será quién mejor decida cómo actuar en cada caso.

  • Olvera DPR, Sanchez FJ, Gutiérrez CC, Zavala MEM. (2002). Patogenia de las infecciones respiratorias por virus. undefined.
  • Vila J, Álvarez-Martínez MJ, Buesa J, Castillo J. (2009). Microbiological diagnosis of gastrointestinal infections. Vol. 27, Enfermedades Infecciosas y Microbiologia Clinica. Ediciones Doyma, S.L.; 2009. p. 406–11.
  • Fernández López A, Luaces Cubells C, Valls Tolosa C, Ortega Rodríguez J, García García JJ, Mira Vallet A, et al. (2001). Procalcitonina para el diagnóstico precoz de infección bacteriana invasiva en el lactante febril. An Esp Pediatr. 2001 Jan 1;55(4):321–8.