¿Son los antibióticos eficaces contra los virus?

Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Olga Carbajo
21 julio, 2019
Los antibióticos no son efectivos frente a cualquier microorganismo. Solo deben ser utilizados en casos de infecciones bacterianas, pero debe evitarse abusar de ellos.

Muchos de nosotros, preocupados por la salud de nuestros hijos, acudimos al pediatra varias veces a lo largo del año por infecciones de garganta. Generalmente, esperamos que les receten antibióticos con el fin de acelerar su recuperación y nos llevamos una decepción al ver que lo único que obtenemos son unas indicaciones médicas. ¿Puede esto deberse a qué los antibióticos no son eficaces contra los virus?

¿Qué son los antibióticos?

Los antibióticos comenzaron a recetarse a principios de la década de los 40 del pasado siglo para combatir las infecciones bacterianas. Normalmente, actúan bien matando a las bacterias o impidiendo que se reproduzcan, ayudando, así, a que nuestro sistema inmune combata mejor la enfermedad. Son, por tanto, una herramienta de refuerzo para aquellos casos en los que las defensas naturales del cuerpo son insuficientes.

Fueron descubiertos por casualidad en 1928 por Alexander Fleming, quien observó los efectos de una sustancia producida por el hongo Penicillium notatum, la penicilina. Su laboratorio estaba casi siempre desordenado y, cuando se dispuso a tirar unos cultivos bacterianos, observó que en ellos había crecido un hongo y que las bacterias habían sido eliminadas por este.

¿Qué son los virus y las bacterias? Eficacia de los antibióticos

Para entender cómo actúan loas antibióticos y probar su eficacia frente a los virus, es necesario que conozcamos a los microorganismos que ataca. ¿Virus o bacterias?¿Son los antibióticos eficaces contra los virus?

Las bacterias son unos microorganismos procariotas unicelulares, microscópicos y carentes de núcleo. Suelen clasificarse según su forma en: cocos, bacilos, vibrios y espirilos. Y entre ellas encontramos algunas beneficiosas para el hombre, como el género Lactobacilus, y otras tremendamente patógenas, como Mycobacterium tuberculosis.

Por su parte, los virus son agentes infecciosos que precisan de otro ser vivo para poder reproducirse, por lo que no podemos considerarlos seres vivos. Es precisamente esta característica de seres acelulares la que los hace inmunes a los antibióticos.

Claramente, ambos organismos producen infecciones, pero son dos tipos muy diferentes de microorganismos. Es por sus diferencias estructurales por lo que los antibióticos son eficaces frente a las bacterias y no frente a los virus.

Los antibióticos son ineficaces frente a los virus

La mayoría de infecciones infantiles son víricas, por lo que solo podemos aminorar los síntomas de la enfermedad y no tratarla con antibióticos. Los virus producen enfermedades, en general, más benignas que las bacterias como, por ejemplo, catarros, sarampión, bronquitis, varicela y la mayoría de las anginas y las gastroenteritis.

Por otro lado, las bacterias son las causantes de enfermedades infecciosas mucho más graves, como la rubeola, neumonía, o la otitis. Sin embargo, existe un pequeño grupo de enfermedades que puede tener un origen tanto vírico como bacteriano: las anginas, la conjuntivitis y la meningitis.

Para identificar el origen de la infección, el pediatra puede hacer una prueba previa en su consulta y, de no estar seguro, puede solicitar al laboratorio un cultivo para confirmar el diagnóstico y ver si es conveniente la prescripción de antibióticos.

Peligros del abuso de los antibióticos

La organización KidsHealth nos advierte que tomar antibióticos para infecciones de origen vírico es inútil contra este tipo de enfermedades. Además, puede producir tanto efectos secundarios como una resistencia frente a posibles infecciones bacterianas en el futuro.¿Son los antibióticos eficaces contra los virus?

La administración continuada de antibióticos ocasiona cambios en el material genético bacteriano y de otros microorganismos patógenos. En consecuencia, dichos patógenos desarrollan una resistencia frente a la mediación convencional haciéndolos inmunes. A esto se le conoce como resistencia bacteriana o resistencia a los antibióticos.

Actualmente, esta resistencia se ha extendido mucho y la comunidad médica denomina a estos microorganismos como súper bacterias. De hecho, se precisa del uso de antibióticos muy potentes y peligrosos, en algunos casos, con severos efectos secundarios. Un ejemplo de ello son las infecciones causadas por neumococos (neumonías),  meningococos (meningitis) o las bacterias hospitalarias.

Recuerda…

Los antibióticos no son eficaces frente a los virus al ser formas acelulares. Solo combaten a las bacterias y otros microrganismos patógenos. Su abuso crea bacterias súper resistentes y, además, puede acabar con aquellas que son beneficiosas para nuestro organismo.

La Organización Mundial para la Salud (OMS) ha catalogado la resistencia a antibióticos como un problema para la salud pública que precisa de medidas urgentes. Para ello, en 2015, La Asamblea Mundial de la Salud aprobó un plan de acción que incluye:

  • Sensibilizar y concienciar a la población frente a su uso indebido.
  • Reforzar la investigación y la vigilancia.
  • Reducir la incidencia de las infecciones.
  • Pptimizar el uso de medicamentos antimicrobianos.

«Muchas veces nace la enfermedad del mismo remedio».

-Baltasar Gracián-

  • Ben-Joseph, E.P. (septiembre 2015). El peligro de abusar de los antibióticos [artículo en web especializado]Recuperado de: www.kidsheatlh.org
  • Daza  Pérez, D.M. (última consulta julio 2019). Resistencia microbiana a antimicrobianos . Recuperado de: Información terapéutica del sistema de Salud (vol22 nº3-1998)
  • OMS. (5 febrero 2018). Resistencia a los antibiótico). Recuperado de: www.who.int/es