¿Cómo influye la alimentación en el olor corporal?

Mónica Heras Berigüete · 22 diciembre, 2018
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Ramos el 22 diciembre, 2018
Mientras que los alimentos picantes hacen que sudemos más, la ingesta de frutas y verduras favorece el buen olor corporal. ¿Quieres conocer más datos y consejos? Sigue leyendo.

Ya lo dijo Ludwig Feuerbach: “Somos lo que comemos». Y, a su vez, olemos a lo que comemos. En el estudio Evolution & Natural Behavior, realizado por un grupo de investigadores de la Universidad Macquarie, en Australia, determinaron que el tipo de dieta que tenemos determina el olor que desprendemos.

Y tú, ¿a qué hueles?

La función de la piel

La piel es el órgano más grande que tenemos. Su función consiste en protegernos, ayudarnos a regular la temperatura, almacenar el agua y comunicarnos con el exterior a través del estímulo sensorial. Por los poros eliminamos las toxinas en forma de sudor, de ahí la importancia de favorecer que esas sustancias nocivas salgan de nuestro cuerpo.

Por lo tanto, resulta lógico concluir que sí influye la alimentación en el olor corporal y que dependiendo de lo que comamos, así será el aroma que desprenderemos.

La influencia de las hormonas

Cada persona emite un olor muy distinto y esto tiene que ver con las hormonas. Depende tanto del sexo como de la genética. Como hemos dicho, los alimentos afectan nuestra transpiración y lo hacen cuantitativa o cualitativamente. Dicho de otro modo, algunos pueden aumentar la sudoración y otros alteran su composición, haciendo que huela distinto.

Alimentos que provocan un olor desagradable

Entre los alimentos que hacen que sudemos más están todos aquellos picantes, ya que contienen capsaicina, lo que nos hace sentir ardor. Se activan los receptores del sistema nervioso, que actúan de la misma manera que lo hacen pleno verano. Por eso cuando comes algo picante notas cómo tu temperatura corporal sube.

Las carnes rojas

Un estudio publicado por la Revista Oxford Academic concluyó que un exceso en el consumo de carnes rojas provoca un esfuerzo extra del cuerpo para quemar grasa y obtener energía. Esto hace que la sudoración esté llena de toxinas y que causen un olor desagradable.

Hidratos de carbono refinados

Existe una relación directa entre las personas que consumen un exceso de este tipo de productos y el mal olor corporal.

Las especias

El curry, el comino, el fenogreco o la cúrcuma hace que desprendamos un olor muy particular. Pero si te gusta comer este tipo de condimentos, no te molestará en absoluto este olor.

El ajo y la cebolla

Más allá de sus cualidades curativas, ambos contienen sulfóxidos. Se trata de un compuesto que pasa muy fácil a los tejidos y que nos hace desprender ese particular y desagradable olor por cada poro de nuestra piel.

ajo-y-cebolla-olor-corporal

El pescado

Existe un trastorno metabólico llamado trimetilaminuria que provoca un fuerte olor a pescado en mal estado. Esto es debido a que las personas que lo padecen tienen una incapacidad para procesar la sustancia que desprende el pescado durante el proceso de descomposición.

Alimentos que favorecen el buen olor

En el estudio de Evolution & Natural Behavior anteriormente mencionado también se demostró que aquellas personas que ingerían más fruta y verdura desprendían un olor mucho más dulce, incluso floral. La piña y la naranja favorecen un olor más agradable, mientras que las hortalizas de hojas verdes —gracias a la clorofila que contienen— funcionan como desodorante natural.

Consejos para el buen olor corporal

  • Incluir probióticos en la dieta: promueven la digestión de las toxinas, reduciendo el olor de la transpiración.
  • La menta y el cardamomo: ayudan al sistema digestivo y nos da un aroma fresco al cuerpo.