¿Mi hijo puede comer cebolla?

Agetna 15 diciembre, 2016

La cebolla es uno de los condimentos más utilizados para darle sabor a las comidas. En todo el mundo es incluida no solo dentro de diferentes platillos, sino que se usa como ingrediente principal de disímiles remedios caseros contra la caspa, el acné juvenil tan común durante la adolescencia, la eliminación de la tos, el tratamiento contra las picaduras de mosquitos, entre otros.

Además de lo rica que resulta, la cebolla es un alimento con un alto valor nutricional que no hay que desaprovechar, sobre todo si se quiere comer de manera sana y brindarle, a esa personita que apenas comienza a “probar” el mundo, un condimento nutritivo.

Ante la duda de si tu hijo puede comer cebolla, pregunta que mueve este post, y sobre todo a qué edad debes comenzar a suministrársela, te respondemos:

Sí, tu hijo puede comer cebolla; y no solo puede, sino que debería hacerlo de forma regular.

En cuanto a la segunda interrogante te convidamos a quedarte con nosotras para que sepas el momento ideal para incluir este aderezo en sus comidas.

En el presente artículo te hablaremos además sobre las principales propiedades nutricionales de la cebolla.

nino-cebolla_n-640x640x80

Propiedades de la cebolla que la hacen apta para los niños

La cebolla contiene:

  • Vitamina A
  • Vitamina B
  • Vitamina C
  • Potasio
  • Azufre
  • Yodo
  • Hierro
  • Fósforo
  • Silicio

Estos componentes contribuyen con:

  • La producción de anticuerpos y la prevención de las infecciones, los resfriados, la bronquitis y la gripe. Aumenta la función inmunitaria en general
  • El crecimiento óseo
  • La buena salud de la vista
  • La producción de glóbulos rojos
  • El crecimiento durante la niñez
  • La maduración del sistema nervioso central
  • El crecimiento de los tejidos epiteliales (ojo, aparato grastrointestinal y respiratorio)
  • La formación de los dientes y su mantención
  • La buena salud de la piel
  • El rendimiento físico
  • La cicatrización de las rozaduras y heridas
  • La prevención de la anemia ferropénica infantil
  • El combate de las bacterias y los hongos perniciosos
  • La eliminación de los parásitos intestinales (lombrices).

¿Cómo debe ser incorporada la cebolla en la dieta del niño?

Por su aroma y sabor fuertes, la inclusión de la cebolla en la alimentación infantil debe ser moderada y siempre usada como condimento, no como ingrediente en sí; a no ser que se trate de un niño más grandecito, casi adolescente, digamos, y le guste mucho el sabor del vegetal. Pero, si tu hijo tiene uno, dos, tres años y más, debe comer la cebolla usada solo para darle sabor a su comida, tal y como te comentamos antes.

Para ello, el bulbo de cebolla debe ser previamente pelado, lavado y cortado; posteriormente, se triturará la porción que se va a echar a la comida, sea el puré, la carne, u otro tipo de plato.

enero-comida-644x362

¿Qué pasa cuando el niño es un bebé?

En caso que tu hijo sea un bebé puede que prefieras ofrecerle sabores suaves y comidas con poco condimento porque ese es un conocimiento que ha pasado de generación tras generación y así has visto que se hace.

Sin embargo, no podemos dejar de decirte algo importante que responde también a la segunda pregunta que nos hacíamos: – ¿A qué edad puedes comenzar a incluir la cebolla en las comidas de tu niño? – Tu hijo puede comer cebolla desde que comienza a comer puré.

La cebolla es fácil de digerir, si desde el principio aderezas con ella sus comidas estarás educando su paladar y preparándolo para aceptar mejor y no ponerse melindroso cuando llegue la hora de asimilar otros platillos. Pero lo fundamental es que si no la usas estarás desaprovechando todas las propiedades nutricionales que ella puede brindarle a tu pequeño.

Por eso enfatizamos en la idea. Nuestra más sana recomendación es que si tu hijo es un bebé con más de 6 meses de edad, (momento en el que, por lo general, los pediatras sugieren comenzar a incorporar sólidos a la dieta de los niños y no solo alimentarlos con la leche materna o la que se le prepara en el biberón) incluye este vegetal como uno de los condimentos que le da sabor a sus primeras papillas; empleando, claro está, porciones moderadas tal y como haces con el ajo, el ají u otras especias.

Te puede gustar